Saltar a: navegación, buscar

Central 1ro de mayo

Central Primero de Mayo
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Central perseverancia.JPG
Antiguo central azucarero 1892-2002
Descripción


Central 1ro de mayo: Antiguo Central Perseverancia, ubicado en Aguada de Pasajeros. Actualmente desarticulado.

Historia

Fue fundado en 1892 siendo su primer dueño Don Miguel Díaz, español que llegó a ser acaudalado apoderándose de las plantaciones de los alrededores por medio de contratos abusivos, impuestos a los pequeños colonos.

El ingenio estaba circundado por una tapia que abarcaba toda la zona del central y el caserío que era de guano en el cual vivían los trabajadores. Había un portón de hierro que aun se conserva; en aquella época a cierta hora de la noche se cerraba y si alguno de los habitantes del lugar quedaba fuera no podía entrar, tenia que ir a la administración y pedir permiso. Se conservan dos fortines como monumentos oprobiosos de la época colonial.

Miguel Díaz era también el dueño de Maria Victoria, una pequeña central que existía a un kilómetro de Aguada de Pasajeros. Cuando se fue para España cargado de dinero, le deja el central a su hijo.

En 1916 el central fue adquirido por una compañía “La Sugar Cane Corporation”, y su administrador fue el cubano matancero el ingeniero Juan Clark, que agudizó más la explotación y el trato inhumano a los trabajadores. El central contaba con un juego de maquinaria inglesa y la producción diaria era de 1500 sacos de azúcar. El tiro de caña era por bueyes y carretas.

En 1919 no lo administraba un cubano, era Mr. Janson, pero el ritmo de la producción no se altero en nada. La sustitución fue evidente en 1924 por un ingeniero cubano Feliciano Aldereguía. La producción de azúcar aumento considerablemente. El estuvo por espacio de 5 años o sea hasta 1929 en que vino Fernando Terafa como administrador.

En 1924 se organiza una huelga exigiendo reivindicaciones: mejor salario, trato y reconocimiento del gremio. La misma fracaso y tuvo por consecuencia atropellos y muertes.

En 1925, la compañía hizo una reparación en el central y trajeron obreros de otros lugares del país. Este acontecimiento despertó en los obreros la idea de organizarse como medio necesario para defender sus derechos. Este movimiento no tuvo éxito y fue sofocado por la Guardia Rural.

Después del derrocamiento de la tiranía machadista el central paso a ser del Gobierno porque las deudas al fisco eran innumerables.

Por medio de una subasta lo adquirió la Compañía Atlántica del Golfo.

En el año 1933 en la huelga de solidaridad del movimiento obrero, se obtuvo la ley de la jornada de 8 horas de trabajo y se mejoraron los salarios. En el año 1934 hubo otra huelga para pedir aumento salarial. Los dirigentes fueron José Ramón Muñiz y Eduardo Miranda con otros compañeros más que fueron catalogados de comunistas.

Por aquellos tiempos el administrador del central era José Antonio Iriva. Al haber una superproducción del central el dinero de los trabajadores estaba depositado en el banco. Iriva lo tenia congelado y no llegaba a manos de los trabajadores, pretendía no dárselos. Estos se lanzaron a un movimiento masivo y fueron acusados y llevados a juicio a la audiencia de santa Clara. Sin embargo, los obreros lograron sus peticiones en esta ocasión. El secretario de esta organización fue Juan Fco Galárraga.

En 1934 toma cuerpo el movimiento obrero y se organizan los trabajadores bajo la orientación del líder de los obreros Jesús Menéndez.

En el año 1950 se produjo un gran incendio en el central y fue necesario reconstruirlo. Surgen desavenencias entre los magnates de la compañía, y Julio Lobo queda único dueño del central, hasta su nacionalización en 1960. La molienda más alta de este central en aquella época fue en 1952 que molió 52670 toneladas métricas de azúcar según testimonio de Placido Pérez Vega, que fue colono y trabajador del central hasta que se jubilo.

A Julio Lobo le gustaba respetar las tradiciones y al reconstruir el central, no quiso que desapareciera: la casa Cuartel, la de los empleados, el portón con el letrero Miguel Díaz, el fortín derrumbado, la cerca de piedra, los barracones.

En esta época se tecnifico el tiro de caña (se cambio bueyes por camiones) Lobo quito las grúas y le compro el puesto al obrero que la manejaba, trajo camiones para venderlos a los trabajadores. La tecnificación resulto beneficiosa para Lobo, que se ahorraba el manejo de las grúas, el arreglo de los equipos y a su vez hacia un gran negocio con la venta de los camiones. Por este tiempo Gregorio Escagedo era accionista del central, Lobo lo hizo administrador y lo traicionó llevándose los materiales que podía para el central Videncia que era de su propiedad. Así que el central volvió a tener a José Antonio Iriva como administrador. En este tiempo el central fabricaba 3500 sacos de azúcar a diario.

Anécdota

En el año 1934, los trabajadores del piso de azúcar ganaban 40 centavos diarios, había una cocina económica donde comían los trabajadores y solo le daban de comer harina con frijoles conguitos. No se percibía dinero, el cobro era con vales y solo papelitos valían para la cocina.

Nacionalización

El central se nacionalizó en el año 1960. El antiguo central Perseverancia tomó el nombre de Primero de Mayo en memoria y homenaje a los mártires de Chicago. El ingenio paso al poder del Gobierno Revolucionario.

El primer administrador revolucionario fue Fernandez Valle, duro poco, fue sustituido.

Al venir otro llamado Pepín se hizo la reforma de los hornos, la fabricación de miel, un clarificador número 4 nuevo y un tache para fabricar azúcar. Hasta 1971 el administrador era Florentino Lemus.

Actualidad

En fecha tan temprana como 1960, cuando el gobierno de Estados Unidos privó a Cuba de la preferencial cuota azucarera, el compañero Fidel expresó que:
"...Si fuera posible empezar a organizar de nuevo toda la producción azucarera, lo que haríamos en primer lugar es buscar las mejores tierras para esos cultivos, planear un tipo de agricultura diversificada y calcular cuántos centrales harían falta para producir una cantidad de azúcar determinada"
.

Aquella estrategia se postergó solo debido al beneficioso comercio existente durante décadas con la URSS y otros países socialistas. En las condiciones actuales, enfatizó el Ministro del Azúcar, esas ideas vuelven a tener total vigencia para que el sector no constituya un freno al desarrollo del país y llevar a vías de hecho las concepciones del Comandante en Jefe sobre el nuevo MINAZ que se ha proyectado.

Dada la repercusión económica y social el gobierno tomo la decisión -muy necesaria- de paralizar de 40 a 50 centrales por dado su grado de ineficiencia. Entre estos centrales se encuentra el Central Primero de Mayo, que desde el año 2002 dejo de moler y se convirtió en una Agropecuaria.

Fuentes