Saltar a: navegación, buscar

Cervecería Antiguo Almacén de la Madera y El Tabaco

Cervecería Antiguo Almacén de la Madera y El Tabaco
Información sobre la plantilla
Institución con sede en La Habana, Cuba
Cervecería antigua.jpg
Instalación edificada en 1906, utilizando acero y concreto reforzado, es una de las pocas instalaciones industriales de las primeras décadas del siglo XX que se han conservado en la zona.
Fundación:siglo XVIII
Apertura:1906
Tipo de unidad:Cultural
Propietario/a:The Havana Central Railroad Company (inicio)
País:La Habana, Cuba
Sede:Espigón de Paula
Dirección:Calle Desamparados, Esq. San Ignacio, La Habana Vieja. Cuba

Cervecería Antiguo Almacén de la Madera y El Tabaco. Instalación edificada en 1906, utilizando acero y concreto reforzado y es una de la pocas instalaciones industriales de las primeras décadas del siglo XX que se han conservado en la zona. Su primer propietario fue The Havana Central Railroad Company, que lo utilizó como almacén de acero. En 1959, con el triunfo de la revolución cubana, se nacionalizó como el resto de los espigones del puerto y se puso al servicio de la terminal marítimo-portuaria “Margarito Iglesias”.

Historia del almacén

El origen del Almacén del Tabaco y de la Madera, también conocido como Espigón de Paula, se remonta al siglo XVIII, época en la que la parte del litoral habanero cercano a la Alameda de Paula experimentó el auge de la construcción de muelles y espigones.

Edificado en 1906, utilizando acero y concreto reforzado y es una de las pocas instalaciones industriales de las primeras décadas del siglo XX que se han conservado en la zona. Es uno de esos sitios donde parece que el tiempo se haya detenido años atrás, cuando todo era más sencillo y la gente no tenía tanta prisa.

Su primer propietario fue The Havana Central Railroad Company, que lo utilizó como almacén de acero. El espacio disponía de líneas férreas propias que lo conectaban con otros muelles y de modernas grúas eléctricas transportables, un gran avance tecnológico para la época.Ubicada esta instalación en la Calle Desamparados, esq. San Ignacio, La Habana Vieja, con un horario abierto todos los días de 12 a 24 h.

Triunfo de la Revolución Cubana

En 1959, con el triunfo de la revolución cubana, se nacionalizó como el resto de los espigones del puerto y se puso al servicio de la terminal marítimo-portuaria “Margarito Iglesias”. En 2014, el antiguo almacén fue restaurado por la Oficina del Historiador de La Habana y reconvertido en una pequeña fábrica de cerveza y un restaurante.

Al igual que en la Factoría Plaza Vieja, el Antiguo Almacén del Tabaco y de la Madera sirve cervezas en sus modalidades clara, oscura y negra, elaboradas con tecnología austriaca en la propia nave.

Su restaurante apuesta por una cocina cubana de autor elaborada con productos de temporada, próximos y de calidad. La carta es honesta e innovadora, con platos donde la estética sorprendente nunca pasa por delante de una combinación de sabores genial y que han sido pensados en función del clima habanero y sus temporadas muy poco marcadas por estaciones.

Cerveza negra, es una de las ofertas que brinda la cervecería

Terraza del Antiguo Almacén del Tabaco y de la Madera

Su inolvidable terraza, cobijada entre los soportales, es perfecta para pasarse horas y horas de charla y tomar un algo felicitándose por conocer uno de los rincones más sorprendentes de La Habana. A la hora de la puesta del sol, la vista casi panorámica sobre toda la bahía y el puerto es espectacular, insólita. Muy cerca se encuentra el centro cultural y comercial Antiguos Almacenes San José, un interesante mercado de artesanía protegido por una cubierta.

A pesar de que en estos Almacenes se brindan también propuestas gastronómicas, la opción preferida es la jarra de cerveza que cuesta 3 CUC (3 euros aprox), y también las ofertas de grandes jarras térmicas de 6 litros de cerveza por 12 CUC y de 12 litros por 24 CUC.

Aunque en la Plaza Vieja de la Habana Vieja, puedes tropezarte igualmente con otra cervecería, llamada Factoría Plaza Vieja, en la cual también puedes disfrutar de una fría y rica cerveza hecha allí mismo; a diferencia de su homóloga, en la cervecería del Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco, podrás disfrutar de esta sabrosa bebida en un entorno marino.

Proyecto de restauración

La Oficina del Historiador de La Habana inició hace cuatro años uno de sus proyectos más ambiciosos: la Reanimación de la Avenida del Puerto, que va desde el tramo del Muelle de Caballería hasta el Centro Cultural Almacenes San José. Así mismo concluyó otra de las obras: el Espigón de Paula, conocido también como Muelle del Tabaco y de la Madera.

“En el proyecto de restauración se conservó la estructura general y se veló por mantener la fisonomía arquitectónica de la nave, sin variar en nada, para que se siguiera preservando la memoria histórica en el barrio”, explica el proyectista general de la obra, Juan José Díaz.

Conocer el estado de la subestructura de esta centenaria instalación, fue el primer paso del proceso. Eduardo Pérez, jefe del grupo de inversiones del barrio San Isidro, apunta que, durante tres meses, buzos de la empresa CITMA, realizaron un estudio para conocer el verdadero estado del espigón. “Aunque el muelle no se encontraba en óptimas condiciones, la capacidad portante de la loza sí contaba con los requerimientos para hacer la cervecería, acoger a 400 personas y el comercio”, señala.

Asimismo, hubo que hacer un soterrado de más de 300 metros para traer la electricidad. Por otra parte, tuvimos que adquirir un grupo electrógeno capaz de proteger los productos que estarán en las cámaras frías y los alrededor de 16 mil a 18 mil litros de cervezas que van a estar en constante producción”.

Una fábrica de tal magnitud, con baños para tantas personas, cocina, y cámaras frías, genera muchos residuales; y esa era otra de las preocupaciones del equipo de trabajo: ¿a dónde irían a parar estos desechos, cuando se realizan tantos esfuerzos en la bahía de la Habana por eliminar la contaminación? “CITMA nos puso como requerimiento que los desechos debían bombear a la ciudad o al mar”, precisa Pérez. La red de la ciudad está colapsada, así que era más lógico verter al mar, pero para eso se debía cumplir la norma cubana 521, por lo cual se necesitaba una planta de tratamiento. “Un grupo de especialistas de Recursos Hidráulicos determinó qué planta era pertinente. Se licitó en el mundo y apareció un suministrador. Y ya en estos momentos está a punto de llegar”, confirma el ingeniero.

Interior de la Cervecería Antiguo Almacén del Tabaco y de la Madera

Sin dudas, saber que la presencia del ser humano no afectará al medioambiente y a la recuperación paulatina de la bahía habanera, resulta un alivio para quienes sufrimos por esos desechos que, lamentablemente, aun observamos en nuestra bahía de bolsa.

De sueños y realidades

La cervecería ha sido pensada para todo tipo de público, y por tanto se han salvado las barreras arquitectónicas. “Una persona se puede desplazar por todo el interior del inmueble, sin necesidad de subir un escalón o salvar un quicio; todo está hecho por rampas, con las normas más estrictas de barreras arquitectónicas”, especifica Juan José Díaz.

No importa el nombre por el conozcamos este lugar: Espigón de Paula, Almacenes del Tabaco y de la Madera, o la Fábrica de Cerveza; lo cierto es que en pocos meses ya se podrá apreciar la obra concluida, y de esta manera se seguirán dando pasos de avance al ambicioso proyecto de rehabilitación de la Avenida del Puerto.

Fuentes