Saltar a: navegación, buscar

Conferencia de Berlín

Conferencia de Berlín
Información sobre la plantilla
Mesberlin.jpg
Fecha:15/11/1884-26/02/1885
Lugar:Berlín
Consecuencias:
Resolver los problemas que planteaba la expansión colonial en África
País(es) involucrado(s)
Francia-AlemaniaBandera de Francia FranciaBandera de Alemania Alemania
Líderes:
Otto von BismarckBandera de Alemania Alemania

Conferencia de Berlín. Es el conjunto de negociaciones en el que se establecen los criterios que se deben seguir para poder crear un imperio en el África negra. La conferencia tiene lugar en 1884 y establece: la libre navegación por los ríos de África; la ocupación del interior a partir del tramo de costa ocupado, dentro de su hinterland; la ocupación efectiva y física, por medios militares, del territorio, para que se pueda considerar como parte del imperio. Esto consagra la conquista militar; además, también prohíbe la trata de negros en el continente. Durante este año y el siguiente se establecen las condiciones de ocupación efectiva del territorio.

Celebración

La Conferencia de Berlín, celebrada entre el 15 de noviembre 1884 y el 26 de febrero 1885 en la ciudad de Berlín fue convocada por Francia y Alemania y organizada por el Canciller de Alemania, Otto von Bismarck, con el fin de resolver los problemas que planteaba la expansión colonial en África y resolver su repartición.

Tras la Conferencia, solo dos países africanos conservaron el derecho a preservar su independencia: Etiopía yLiberia, esta última bajo la protección de los Estados Unidos de América.

El día de la inauguración de tan solemne reunión, Bismarck abrió la primera sesión y aceptó la presidencia, aseguró que el propósito de la Conferencia era promover la civilización de los africanos abriendo el interior del continente al comercio, definió los tres objetivos específicos de la reunión libertad de comercio en el Congo y el Niger y acuerdo sobre las formalidades para una válida anexión de territorios en el futuro.

Señaló, igualmente, que no se entraría en cuestiones de soberanía. Y tras insistir en que la Conferencia serviría a la causa de la paz y la humanidad, Bismarck finalizó su intervención dando una impresión de incertidumbre y ambigüedad.

Participantes en esta Conferencia

A la Conferencia asistieron catorce países que pueden ser divididos en dos grupos, el primero agruparía a aquellos países con interés directo en los problemas relativos al reparto de África, estaba formado por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, Francia, el Imperio alemán, Portugal, la Asociación Internacional del Congo y en menor medida los Países Bajos.

El segundo grupo formado por el resto de los países participantes que no tenían grandes intereses en el continente e incluía al Imperio austrohúngaro, Bélgica, Dinamarca, Reino de Italia, España, Rusia, Suecia, Imperio otomano y Estados Unidos. Ningún estado africano estaba representado.

Acuerdos tomados

El rey de Bélgica, Leopoldo II, convenció hábilmente a los gobiernos de Francia y de Alemania que para los intereses de ambos países era necesario asegurar el libre comercio en África. Portugal era un país demasiado débil para proteger un imperio africano demasiado vasto, por lo cual sugirió una conferencia internacional para solucionar posibles conflictos entre las potencias europeas, catorce estados fueron convocados. El Imperio alemán, el Imperio austrohúngaro, Bélgica, Dinamarca, el Imperio otomano, España, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Reino de Italia, Países Bajos, Portugal, el Imperio ruso y Suecia. Los Estados Unidos no llegaron a participar efectivamente en la Conferencia, la cual fue dominada por las grandes potencias europeas que ya habían manifestado interés en África Reino Unido, Alemania, Francia y tenían poderío suficiente para establecerse allí.

En la Conferencia se proclamó la libre navegación marítima y fluvial por los ríos Congo y Níger, se estableció la libertad de comercio en el centro del continente africano formado por la cuenca del río Congo, se acordó la prohibición de la esclavitud, y se estableció el derecho a reclamar una porción de la costa africana sólo si dicho territorio se ocupaba efectivamente y se comunicaba de este evento a otros estados.

Un elemento importante que fue pactado en la Conferencia fue reconocer como regla de Derecho Internacional el principio de uti possidetis iure, en tanto para que un estado europeo reclame derechos de soberanía sobre un territorio africano debería de establecer previamente una real posesión sobre éste. Para acreditar esta posesión era preciso que la potencia europea reclamante hubiese suscrito un tratado con la población local y ejerciera actos efectivos de administración, o que hubiera establecido una ocupación militar permanente que bastase para asegurar su posesión, adquiriendo también el derecho a la explotación económica permanente. El objetivo era evitar que las naciones europeas reclamasen derechos sobre un territorio donde no tuviesen presencia alguna, lo cual generó una competencia desenfrenada de misiones comerciales, diplomáticas y militares enviadas por países europeos con el fin de tomar a la brevedad la mayor cantidad posible de territorio africano.

Cada potencia impondría sus propias formas de administración.

Se plantearon algunas obligaciones las regiones; entre otras, estaban garantizar la paz en las poblaciones, elevando el nivel de vida de los habitantes y mejorando las vías de comunicación, para asegurar el flujo comercial.

Se garantizó la libertad de navegación por los ríos Níger y Congo.

Se adoptó la doctrina de que todos los territorios pertenecían a aquellos que los ocuparan primero desde la costa, para penetrar por ellos hacia el interior. Quedó prohibido apoderarse de las regiones por el solo hecho de descubrirlas o explotarlas.

Una vez discutidos y resueltos los problemas planteados al comienzo de la conferencia, tras las sesiones y reuniones celebradas durante esos meses, los delegados elaboraron un Acta General, que fue firmada el 26 de febrero de 1885, que contenía declaraciones, acuerdos y principios, asía como las normas respecto de las más importantes cuestiones tratadas por las potencias colonialistas reunidas en la capital alemana, y que contenía siete apartados.

Conferencia

Algunos apartados de esta Conferencia

  • Declaración relativa a la libertad de comercio en la cuenca del Congo, sus desembocaduras y países circunvecinos, con disposiciones relativas a la protección de los indígenas, de los misioneros y de los viajeros, y a la libertad religiosa.
  • Declaración referente a la trata de esclavos y las operaciones que por tierra o por mar proporcionan esclavos para la trata.
  • Declaración relativa a la neutralidad de los territorios comprendidos en la cuenca convencional del Congo.
  • Acta de navegación del Congo.
  • Acta de navegación del Niger.
  • Declaración relativa a las condiciones esenciales requeridas para que sean consideradas efectivas las nuevas ocupaciones en las costas del continente africano, y que establecen en las relaciones internacionales reglas uniformes respecto de tales ocupaciones que, en adelante, puedan verificarse en África.
  • Disposiciones generales.

La Conferencia de Berlín, no regularizó la disputa por África, simplemente, señaló el hecho de su participación. Al establecer de esta manera en las relaciones internacionales las normas y condiciones para las nuevas y sucesivas ocupaciones en África, fijó las bases de lo que iba a ser el reparto colonial del continente entre los imperialismos, ya actuantes y desde entonces incrementados, completándose así el reparto, de forma inmediata, en apresuradas ocupaciones efectivas, que ocasionaron nuevas resistencias y rivalidades, así como enfrentamientos resueltos por tratados y acuerdos entre las potencias coloniales, dentro del marco internacionalmente fijado, y que cubrirá el período siguiente, hasta dejarlo totalmente terminado, y a toda África bajo la acción del triunfante imperialismo europeo, desde comienzos del siglo XX.

El congreso solucionó pocas cuestiones, pero dio un enorme impulso a la expansión colonial. Declaró, en sustancia, abierta la partida estableciendo también sus reglas. Durante el quinquenio siguiente hubo una febril actividad colonialista en todo el mundo no europeo. Fieldhouse, 1984.

La anexión de territorios se hará firmando tratados con unos poderes locales que en la mayoría de los casos desconocen qué consecuencias contraerán dichos acuerdos. La justificación ideológica y bienintencionada de la Conferencia de Berlín fue la prohibición de la esclavitud en el continente africano pero los trabajos forzados que se darán en la mayoría de colonias no se diferenciaran en la práctica tanto de la esclavitud.

Fuentes

Enlace Externos