Saltar a: navegación, buscar

Conrado IV

Conrado IV
Información sobre la plantilla
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
Conrado IV de Hohenstaufen.jpg
Reinado 1250-1254
Nombre real Conrado IV de Hohenstaufen
Otros títulos * Duque de Suabia (1235-1254)
* Rey de Sicilia (1237-1254)
Nacimiento 1228
Andria Bandera de Italia Italia
Fallecimiento 21 de mayo de 1254
Lavello Bandera de Italia Italia
Predecesor Federico II
Cónyuge/s Isabel de Baviera
Descendencia Conradino
Dinastía Hohenstaufen
Padre Federico II
Madre Yolanda de Jerusalén

Escudo de Conrado IV

Conrado IV. Conocido como Conrado IV Hohenstaufen (Andria, Italia, 25 de abril de 1228-Lavello, Italia, 21 de mayo de 1254) fue rey de Jerusalén como Conrado II (1228-1254), de Alemania como Conrado IV (Rey de romanos: 1237-1254) y de Sicilia como Conrado I (1250-1254). Fue, también, Conrado III de Suabia entre los años 1235 y 1254. Federico II, su padre, le entregó en 1237 el gobierno de Sicilia y a la muerte de aquel, Conrado se convirtió en el nuevo emperador de Alemania con la oposición del Papa quien apoyó a la nobleza en la elección de Guillermo de Holanda como emperador aún viviendo Federico. Reinó en medio de estas convulsiones pues en Alemania, parte de la nobleza no reconocía la autoridad de los Hohenstaufen.

Datos biográficos

Hijo de Federico II y la reina Yolanda de Jerusalén. Fue Emperador del Sacro Imperio Alemán (1250-1254) y el último representante de la dinastía de los Hohenstaufen

Del linaje de los Hohenstaufen e hijo segundo del emperador Federico II y de Yolanda de Brienne, heredera del trono de Jerusalén, con sólo siete días de vida recibió de su padre el citado reino.

  • 1235 recibió como feudo el ducado de Suabia y dos años después fue elegido Rey de Romanos por los príncipes alemanes, tras el destronamiento de su hermano Enrique. No pudo mantener su autoridad sobre Alemania, donde los príncipes reclamaban mayores cotas de independencia; ni sobre Italia, donde el Papado constituía el más serio enemigo de la dinastía.
  • Durante la larga ausencia de Federico II en Italia, Conrado quedó al cargo de los asuntos de Alemania, asistido al principio por el poderoso arzobispo Siegfrido de Maguncia, y pudo contener con éxito los conatos de independencia de los príncipes alemanes.
  • 1238 marchó a Italia para llevar tropas de refresco a su padre.
  • 1240, a su regreso a Alemania convocó una dieta en Eger (en la que los magnates del Imperio declararon su hostilidad al papa. Entonces surgió un partido güelfo, al frente del cual se situó el arzobispo Siegfrido, contra el cual disputó Conrado diversos enfrentamientos en las comarcas del Rin.
  • 22 de mayo de 1246, Por influencia del arzobispo, fue destronado y en su lugar fue puesto Enrique de Raspe.
  • 5 de agosto de 1246. Fue derrotado por Enrique en las cercanías de Francfort, por causa de la traición del conde de Wurtemberg.
  • Conrado contó desde entonces con la alianza de Otón de Baviera, que le había entregado en matrimonio a su hija Isabel. Desde septiembre la superioridad militar de Conrado quedó de manifiesto y Enrique de Raspe hubo de retirarse a Turingia, donde murió en 1247. La facción opositora nombró entonces rey al conde Guillermo de Holanda
  • 13 de diciembre de 1250, sufrió un atentado planeado por el obispo de Ratisbona, pero salvó su vida.
  • Primavera de 1251, manda un poderoso ejército contra el anti-rey Guillermo de Holanda, pero fue derrotado en Oppenheim y obligado a retirarse a Baviera.

Poder convulso

Nunca ejerció una soberanía real sobre el reino de Jerusalén. A la muerte de Federico II ejercía allí el poder Luis IX de Francia, que aún se encontraba en Oriente, después de su cruzada en Egipto.

En Alemania la situación no era muy alentadora, porque, ya durante el reinado de Federico, muchas ciudades se habían desligado de la fidelidad al emperador y habían sido las principales seguidoras de los anti-reyes opuestos a Conrado.

La política usada por Federico para atraerse a los príncipes, a través de privilegios y exenciones, destinada a poder contar con sus recursos en sus ambiciones italianas trajo consigo que los esfuerzos iniciados después por Conrado para recuperar el apoyo de las ciudades, resultaron tardíos e ineficaces.

En el testamento de Federico, el reino de Sicilia quedó para Conrado; pero el emperador había dejado a su hijo ilegítimo, Manfredo, hermanastro de Conrado, un importante poder en Italia, nombrándolo balio y gobernador de toda Italia hasta que Conrado acudiese a establecer su administración; también quedó Manfredo como heredero del reino de Sicilia en el caso de que se extinguiese su línea dinástica legítima.

Expediciones y eventos

  • 1251. Enero, el emperador cruzó los Alpes.
  • Otoño, Manfredo suprimió una revuelta en Terra di Lavoro.
  • Confirma sus sospechas sobre la ambición de su hermanastro cuando éste trató de apoderarse del control de Sicilia mediante el envío de Galvano Lancia para reemplazar al gobernador fiel a Conrado, Pedro Ruffo.
  • 1253. Confirma a Ruffo como vicario para Sicilia y Calabria.
  • Entre 1252 y 1253. Debió enfrentarse a varias rebeliones en Tierra di Lavoro y, con la ayuda de Manfredo, conquistó Capua (10 de 0ctubre de 1253) y Nápoles.

Relaciones con el papado

Su mayor obstáculo para establecer su poder en Italia fue la constante oposición del Papado, común también a sus antecesores. Las negociaciones entre el emperador y el pontífice estaban destinadas a fracasar, porque Inocencio IV reclamaba, nada menos, que el emperador abandonase Sicilia.

El papa ofreció al trono a Enrique, hermanastro de Conrado, pero éste murió, según la versión difundida por Inocencio, envenenado por orden de Conrado.

Enero de 1254: el emperador acusó al papa de usurpación y herejía; un mes después Inocencio respondió con la excomunión y la predicación de una nueva cruzada contra los Hohenstaufen. Los monarcas europeos no secundaron al papa. En Francia, la regente Blanca amenazó con confiscar las tierras de aquellos que atendiesen la llamada papal y en Alemania los agentes pontificios fueron públicamente ridiculizados.

Enfrentamientos

Se enfrentó con los nobles germanos Enrique Raspe, Landgrave de Turingia, y con el conde Guillermo de Holanda (que se habían opuesto a su padre desde su excomunión por Inocencio IV).

Sicilia e Italia revueltas por las luchas entre los partidarios del Papa (güelfos) y los del emperador (gibelinos).

Acudió a Italia para mantener su poder sobre el reino de Sicilia, después de la conquista de Nápoles en 1253. Conrado IV fue excomulgado por el papa en el año 1254.

Muerte y descendencia

Muere tempranamente, de fiebres, dejó la Corona y sus pretensiones imperiales a su hermano Manfredo.

Tuvo un solo hijo en 1252 con Isabel de Baviera, al que los italianos llamaron Conradino.

Fuentes