Saltar a: navegación, buscar

Cremación

Cremación
Información sobre la plantilla
Crematorioecured.JPG
Concepto:La cremación es el proceso de incineración que reduce los restos de una persona, a cenizas mediante un horno especial para ese proceso.

La cremación es la destrucción por medio del calor, en un horno crematorio, de cadáveres, restos humanos y restos cadavéricos hasta su reducción a cenizas. Cualquier cadáver puede ser incinerado con independencia de la causa de la muerte, salvo los cadáveres contaminados por radiaciones o productos radiactivos.

Historia

Hasta el siglo XIX, las doctrinas cristianas prohibían la cremación porque se pensaba que si se destruía el cuerpo, éste no podría resucitar. Los primeros judíos también la prohibieron porque consideraban que con ello se profanaba la obra de Dios. Los judíos ortodoxos, los cristianos ortodoxos orientales y los musulmanes todavía tienen prohibido incinerar a sus muertos.

La cremación data de la antigüedad. Entre los años 1400 a. C. y el 200 d. C, era la forma de enterramiento más común, especialmente entre la aristocracia romana y la familia imperial. Hasta el siglo XIX, las doctrinas cristianas prohibían la cremación porque se pensaba que si se destruía el cuerpo éste no podría resucitar. Los primeros judíos también la prohibieron porque consideraban que con ello se profanaba la obra de Dios. Los judíos ortodoxos, los cristianos ortodoxos orientales y los musulmanes todavía tienen prohibido incinerar a sus muertos.

Sin embargo, otros grupos, especialmente en la India, han seguido practicando la incineración hasta nuestros días. Actualmente, la cremación es aprobada y utilizada por la Iglesia Católica y otros grupos cristianos y por algunos judíos, budistas, sijs e hindúes.

Características

  • El manejo del crematorio no precisa de personal especializado y requiere un mantenimiento mínimo. Los hornos crematorios Duval posibilitan un entorno de pulcritud con ausencia de olores, bajo nivel sonoro y en consonancia con la decoración.

Características de los equipos de cremación

Cuando se pierde un ser querido o una mascota, el solo pensar en el proceso fúnebre causa un gran dolor de cabeza. Con el fin de terminar con el dolor o vivir un duelo adecuado, las personas muy pocas veces ponen la atención necesaria al proceso funerario que ofrecen los cementerios o crematorios. Es aquí cuando las empresas fraudulentas ponen manos a la obra, para aprovecharse de la situación y ofrecer un servicio de poca calidad o en muchas veces clandestino (ante la ley).

Normas oficiales

  • En el caso de los equipos de cremación, existen características que deben cumplir con las normas oficiales. Por ejemplo:
  • Debe ser fácilmente operable, es decir, toda su instrumentación debe encontrarse al nivel del piso, lo cual permite una operación y mantenimiento más seguro a los operadores. De esta manera se evitan riesgos como subirse a los techos calientes de los crematorios pisando tuberías, cables e instrumentos, que son un riesgo de caída y el daño consiguiente a los operadores.
  • Se debe realizar un análisis del equipo y sus componentes, esto con el fin de que cumplan con los aspectos normativos generales. Existen fabricantes extranjeros que instalan sus equipos, lo cual en muchos casos provoca problemas de tiempo en el proceso de cremación como el escurrimiento de grasas y líquidos corporales. Este problema se debe en gran parte a que no poseen una cámara de retención de gases para el control de emisiones así como tampoco cuentan con sistemas de plataformas y puertos de muestreo para medición de emisiones.
  • Es ilegal que los hornos crematorios posean una sola cámara con una chimenea y quemadores de soplete. La ley general de equilibrio ecológico y protección al ambiente cuenta con una ley en la cual se respaldan para a molestar y clausurar este tipo de crematorios ilegales:

Art.155: Quedan prohibidas las emisiones a la atmósfera de energía térmica (temperatura), lumínica, partículas, humo, olores y ruido.

  • La ley general de salud regula que los cadáveres humanos deberán ser tratados con dignidad y respeto.
  • Es una práctica común en muchos equipos tener que abrir la puerta de carga a 1 hora de iniciada la cremación para mover el cuerpo y acomodarlo en la plancha en el sentido de algún quemador para su combustión total, siendo un proceso riesgoso e insalubre para los operadores y una falta de respeto y dignidad de acuerdo a la ley de salud, la cremación se hace por flotación de los cuerpos, el proceso dura 60 minutos por cada 60 kg., y solo se abrirá la puerta para retirar las cenizas.

Proceso de cremación

El proceso de incineración es llevado a cabo en un horno crematorio que trabaja a altas temperaturas (unos 900 ºC) para conseguir la total desintegración del cuerpo. Antes de la cremación, el responsable de la práctica revisa el cadáver para asegurarse que no contenga ningún tipo de [joyería]] (que es entregada a la familia); acto seguido el cuerpo es colocado en una cámara (retorta). A partir de ahí la cremación es controlada por un ordenador.

Después de la cremación

Durante el proceso de cremación, órganos y otros tejidos son vaporizados y oxidados. Lo que queda en la retorta son pequeños fragmentos de hueso. Estos restos son metidos en otra máquina (cremulador), que los reduce las cenizas.

Urna de cenizas

La Ley obliga a que las cenizas viajen en una urna de cenizas sellada que permita identificar al difunto al que correspondan (certificado de cremación).

Esta urna la recibe la familia (normalmente en unos días) es una urna sellada que contiene las cenizas del finado (aproximadamente dos kilos y medio).

Qué hacer con las cenizas

Somos libres del destino de las cenizas, pueden reposar en espacios habilitados del cementerio (ser esparcidas o guardarse en columbarios), tenerse en el propio domicilio o incluso hay quien escoge la opción de realizar un diamante con el carbono que se obtiene de las cenizas del difunto, algo que algunas funerarias ofrecen entre su amplio catálogo de servicios.

Las empresas que exploten hornos crematorios deben mantener un registro de incineraciones en el que se anoten todas y cada una de las incineraciones (fecha, servicio prestado e identidad del cadáver).

Fuente