Saltar a: navegación, buscar

Daniel Santos

Daniel Santos
Información sobre la plantilla
Santos daniel.jpg
Datos generales
Nombre real:Daniel Doroteo Santos Betancourt
Fecha de nacimiento:5 de febrero de 1916
barrio de Santurce,
ciudad de
San Juan de Puerto Rico,
Commonwealth of Puerto Rico Bandera de Puerto Rico
colonia de Estados Unidos Bandera de los Estados Unidos de América
Fecha de fallecimiento:27 de noviembre de 1992
distrito de Ocala,
ciudad de Miami,
estado de Florida,
Estados Unidos Bandera de los Estados Unidos de América
Ocupación:Cantante y compositor
Información artística
Otros nombres:El inquieto anacobero
Género(s):bolero, guaracha, rumba
Instrumento(s):voz

Daniel Santos (San Juan de Puerto Rico, 5 de febrero de 1916 - Miami, 27 de noviembre de 1992) fue un cantante puertorriqueño. Es considerado como uno de los grandes intérpretes de géneros tropicales como la plena, el bolero, la guaracha y la rumba.

Su largo contacto con lo mejor de la música cubana de los años 40 y 50 del siglo XX le confirió un sello de cubanía bien perceptible en todas sus interpretaciones y composiciones. Su obra contribuyó a fundir en un solo estilo los modos de crear y cantar por Puerto Rico y Cuba.

Conocido por los sobrenombres artísticos de El Inquieto Anacobero y El Jefe, Santos encarnó en su vida y en su carrera la expresión del cantante díscolo, rebelde y arrabalero, pero además fue un hombre de mucho carisma personal. En toda Latinoamérica gustaba su manera de cantar y arrastraba a los admiradores tras de sí.

Síntesis biográfica

Primeros años

Nació en Trastalleres, un barrio pobre de Santurce, Puerto Rico [1] el día 5 de febrero de 1916, y allí creció junto a sus hermanas Sara, Rosa Lydia y Luz America[2].

Estudios

Comenzó sus estudios primarios en la escuela de Las Palmitas, pero en cuarto grado, a pesar de tener buenos resultados, su padre lo sacó de la escuela para que comenzara a trabajar como limpiabotas, buscando ayuda en la mantención de la familia pues estaban prácticamente en la miseria [2].

En 1924, toda la familia se trasladó a Nueva York explorando nuevos horizontes y buscando mejoras económicas. Cuando sus padres lo matriculan en la escuela, se ve obligado a comenzar de nuevo por el primer grado por sus escasos conocimientos de inglés.

Juventud

A la edad de 14 años, Santos dejó su hogar y se fue a vivir independientemente en su propio cuarto alquilado. Un evento decisivo en su vida ocurrió mientras se bañaba, su cantar fue escuchado por un vecino que por casualidad era miembro de una banda llamada Trío Lírico. Se le ofreció el trabajo de cantar en la banda por un peso cada apariencia.

Carrera Profesional

Así comenzó Santos su carrera profesional. En 1938, conoció al legendario Pedro Flores en la ciudad de Nueva York mientras estaba cantando una de las canciones de Don Pedro: “Amor perdido”, en el Casino Cubano. Don Pedro le gustó como el cantaba y le pidió a Santos que audicionara con su banda, the Flores Quartet. Otra vez, a Don Pedro le gustó lo que escuchó y le ofreció un trabajo.

Trayectoria

El grabó muchas de las canciones que lo hicieron famoso, con el Pedro Flores Quartet (Cuarteto de Pedro Flores). Entre ellas: “Tú serás mía”, “Irresistible”, Esperanza inútil”, “Perdón”, “Mayoral”, “Venganza”, “Amor”, “Olga”, “Yo no sé nada”, “Hay que saber perder”, “La número 100”, “Bella Mujer”, “Margie”, “Prisionero del mar”, “Elúltimo adiós”, Borracho no vale, y “Guaracha amorosa” (glosario: guaracha).

En el 1941, mientras los soldados militares de las fuerzas de los Estados Unidos estaban despidiendose de sus seres querido, camino a la segunda guerra mundial, Santos cantó la grabación más celebre:“Despedida”.

Más tarde grabó una canción muy popular que apareció en las velloneras a través de todos los Estados Unidos: “Linda”. Un año más tarde, sustituyó a Miguelito Valdés en la orquesta de Xavier Cugat, la cual fue obligado a abandonar para servir en el ejercito. Alrededor de esta epoca, Santos también fue influenciado por los ideales nacionalistas de Pedro Albizu Campos. Estas ideas le causaron problemas con el servicio del FBI y con el Departamento de Estado de los Estados Unidos cada vez que el viajaba. A su regreso, después de haber presenciado las atrocidades de la guerra el grabó “Los patriotas”, junta a Pedro Ortiz Dávila “Davilita" y otro inspirado por el libro escrito por el poetal nacional de Puerto Rico, Don Juan Antonio Corretjer “La lucha por la independencia de Puerto Rico”.

En Cuba

Santos fue a Cuba en 1946 donde Bobby Capo se lo presentó a Güajiro Amado Trinidad, quien contrató a Santos para que trabajara por ocho días en un programa radial llamado “Bodas de Plata Portagás”, en el se presentaban los artístas más reconocidos del momento, El programa de la Cadena Azul RHC siempre comenzaba con la canción “Anacobero” por el pianista puertorriqueño Andrés Tallada. Un día Santos se presentó al estudio disfrazado y bailando, sorprendiendo tanto al locutor quien pasó a presentarlo diciendo “Con ustedes ahora el Anacobero Daniel Santos”. El término “Anacobero” se le pegó y luego se le añadio el “inquieto” para reflejar la vida intensa y dificíl que Santos había llevado.

En la Radio

El pasó a cantar en varios programas de radio, haciendo famosas las canciones de Pablo Cairo, Isolina Carrillo, Jesús Guerra y otros célebres compositores de esa epoca.

Últimos años

Durante los últimos años de su vida el se presentó en muchos eventos en los Estados Unidos e Iberoamérica (Latinamérica). El llenó las diferentes salas con sus seguidores que venían a escuchar la leyenda del bolero y la guaracha, y para escuchar las anécdotas de su vida colorida. El inspiró a muchos escritores, entre ellos el escritor colombiano internacionalmente reconocido Gabriel García Márquez, quien mencionó a Santos en su libro “Relato de un náufrago” y en varios artículos periodísticos. Su vida y música fue el tema de los libros: “Vengo a decirle adiós a los muchachos”, por el autor puertorriqueño Josean Ramos; “La importancia de llamarse Daniel Santos”, de Luis Rafael Sánchez, y “El Inquieto Anacobero”, de Salvador Garmmendia.

Fallecimiento

Santos falleció el 27 de noviembre de 1992, de un ataque cardiaco en Ocala, Florida. Le sobrevivieron su esposa, Ana Rivera y dos hijos. Fue sepultado en el cementerio Santa María Magdalena de Pazzis muy cerca las tumbas de Pedro Albizu Campos y Pedro Flores.

Algunas de sus Obras

  • El preso
  • Linda
  • Los dos amigos
  • Patricia'
  • Sierra maestra (1957)
  • Préstame tu bandera, charro. (1960)

Obras sobre su vida

  • La vida de Daniel Santos fué objeto de una semi - autobiografía, El Inquieto Anacobero: confesiones de Daniel Santos a Héctor Mújica, escrita según Santos le contó la hitoria de su vida al escritor venezolano Héctor Mújica en 1982.[3]

Su vida también fue objeto de tres libros biográficos:

Homenajes póstumos

  • El Festival de Boleros de Oro de La Habana, en su edición de 2001, estuvo dedicado a la figura de Daniel Santos, celebración que se hizo extensiva a la vecina isla de Puerto Rico, donde hoy día descuellan muy relevantes intérpretes.Durante el citado festival también se estrenó en Cuba el documental titulado Daniel Santos, su vida como un torbellino, del realizador boricua Noel Cruz, con una muy acertada valoración acerca de este cantor, que es hoy uno de los nombres míticos del bolero en Latinoamérica.

Véase también

Fuentes