Saltar a: navegación, buscar

Desiderio (rey de Lombardía)

Desiderio (circa del 710 - Lieja o Corbie, entre 774 y el 786), conocido también como Didier, duque de Istria, fue el último rey del pueblo lombardo desde 756 hasta 774. Invadió parte del territorio de Adriano I, pero en el 772 este llamó a Carlomagno, quien venció a Desiderio en Pavía (Italia) lo encarceló, y se hizo coronar «rey de los lombardos». Con su muerte se produjo el final del reino lombardo.[1]

Síntesis biográfica

Originalmente Desiderio era un militar real, duque de Langobardorum (Lombardía). El rey Astolfo lo nombró «duque de Istria y de Tuscia». Después de la muerte de Astolfo (en 756) fue proclamado rey.

En aquel momento, el precursor de Astolfo, Ratgiso, dejó su retiro en el monasterio de Montecassino e intentó recuperar el reino, pero Desiderio sofocó rápidamente la rebelión con la ayuda del papa Esteban II.

A cambio del apoyo de este papa, Desiderio prometió en su coronación devolverle muchas ciudades papales. El conflicto con la Santa Sede bajo el papa Esteban III surgió porque Esteban se opuso al matrimonio de Carlomagno con la hija de Desiderio.[2] Sin embargo, después de algunas devoluciones, Desiderio cesó la entrega de las ciudades. Este matrimonio molestaba al papa, ya que el franco estaba ya casado con una princesa llamada Himiltruda. Tres años más tarde Carlomagno repudió a la hija de Desiderio, para casarse con la princesa suaba Hildegarda. Desiderio consideró este acto como un insulto hacia su persona por parte del monarca franco. Carlomagno y Desiderio dejaron de ser aliados. Como represalia Desiderio comenzó a atacar los territorios de la Santa Sede, aliada de Carlomagno. Tras la muerte de Carlomán el 4 de diciembre del 771, Carlomagno se apoderó de sus territorios. Los herederos de Carlomán huyeron y se refugiaron en al corte de Desiderio. Este desde ese momento apoyó los derechos al trono franco de los hijos de Carlomán.[3]

Además de negarse a devolver los territorios que los reyes lombardos habían quitado a lo largo del último siglo a los papas, atacó el territorio de Roma apoderándose de tres pequeñas ciudades Senigallia, Urbino y Gubbio e interrumpió las comunicaciones entre Roma y Rávena. El soberano lombardo comenzó a organizar un complot en el seno de la Curia romana. Pablo Afiarta, el chambelán pontificio, fue capturado y acusado de trabajar y espiar para los lombardos, por lo que fue ajusticiado. El papa Adriano I, un antiguo rival de Desiderio, que en enero de ese mismo año había sustituido al difunto Esteban III, se recluyó en Roma. Envió una embajada a Francia para solicitar ayuda a Carlomagno, quien había heredado de su padre el título de Patricius Romanorum, dignidad que llevaba consigo la obligación de proteger a la Santa Sede.[3]

El soberano franco antes de comenzar una guerra, que se pronosticaba dura, envió una serie de enviados para negociar con Desiderio. Este afirmó que la conquista de las tres ciudades se podía ver como el pago de una hipoteca. Carlomagno entonces ofreció dinero al soberano lombardo a cambio de que devolviese las tres ciudades a la Santa Sede. Desiderio no aceptó el dinero y Carlomagno reunió su ejército y atacó Lombardía en la primavera del 773. Los francos cruzaron los Alpes por dos pasos diferentes: el de Montcenis y el de San Bernardo. Desiderio esperó a las fuerzas invasoras atrincherado en la ciudad fortificada de Susa. Allí las tropas lombardas fueron derrotadas en la batalla de Chiusa de San Michele, tras la que emprendieron la huida. De esta forma todas las ciudades de la llanura lombarda quedaron indefensas.[3]

A pesar de lo complicado de la situación los ducados del sur no hicieron nada para ayudar a Desiderio. Por ejemplo el duque de Espoleto se sometió al papa, mientras el duque de Benevento gracias a su neutralidad con los francos consiguió que su ducado permaneciera independiente. Desiderio consiguió reagrupar a parte de sus tropas en Pavía en septiembre del 773. Mientras el se disponía a resistir en la ciudad envió a su hijo, Adalgiso, con parte del ejército, hacia Verona, ciudad que fue conquistada por los lombardos. Mientras, Carlomagno iba apoderándose de todas las ciudades lombardas que encontraba a su paso. Las tropas francas pusieron cerco a la ciudad de Pavía. Poco después de Navidad, Carlos retiró del sitio una parte del ejército el cual logró la captura de Verona. Pavía fue definitivamente conquistada en junio de 774. El soberano lombardo fue derrocado, hecho prisionero y condenado al exilio. Probablemente fue encerrado junto a gran parte de su familia en un monasterio en Corbie, donde murió a finales del 774. Carlomagno se autoproclamó rey de Lombardía. Adalgiso, el hijo de Desiderio, logró escapar y exiliarse en la corte bizantina.[3]

Familia

Desiderio se casó con Ansa (o Ansia) y tuvo los siguientes hijos:[4]

  • Anselperga (o Anselberga), abadesa de la abadía de San Salvatore.
  • Adelperga (o Adelberga), casada con Arechis II de Benevento.
  • Liutperga (también Liutpirc o Liutberga), casada con Tasilón III de Baviera.
  • Gerperga (o Desiderata), casada con Carlomagno en 768, y divorciada en 771.
  • Adelchis (o Adalgis), patricio en Constantinopla y Rey de los Lombardos, en asociación con su padre Desiderio.

Fuentes

  • Brozzi, M.; Calderini, C.; y Rotili, M. (1980): L’Italia dei longobardi. Milán: Jaca Book, 1980.
  • Melucco Vaccaro, A.: I longobardi in Italia. Materiali e problemi. Milán: Longanesi, 1982.
  • Menis, G., editor (1990): I longobardi. Milán: Electa, 1990.
  • «Guerra de Carlomagno contra los lombardos», artículo publicado en el sitio web Arre Caballo (España).
  • «Carlomagno», artículo publicado en el sitio web Historia Biografía.