Saltar a: navegación, buscar

Dirección Nacional de Mecanización

Dirección Nacional de Mecanización
Información sobre la plantilla
Paletizacin.JPG
Concepto:Organismo creado por el INRA para encauzar la mecanización de la agricultura.
Dirección Nacional de Mecanización. Organismo dependiente del Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), creado para encauzar el desarrollo de la mecanización de la agricultura cubana en los primeros años de la Revolución.

El INRA, núcleo de nuevas instituciones revolucionarias

El Instituto Nacional de la Reforma Agraria fue instituido formalmente mediante la Ley de Reforma Agraria de 17 de mayo de 1959. La presencia del Comandante en Jefe al frente del nuevo organismo, encauzando con su esfuerzo el desarrollo de las transformaciones en la agricultura, recalcaba el interés del gobierno revolucionario en realizar las transformaciones ya previstas, pese a la oposición de los burgueses y reaccionarios que aún pululaban en el aparato estatal y administrativo y fuera de él.

El Instituto Nacional de la Reforma Agraria no se circunscribió a encauzar las actividades de producción agropecuaria y aplicación de las leyes revolucionarias encaminadas a ello, sino que fue núcleo para la formación y desarrollo de otras instituciones o frentes de trabajo. Entre ellas estuvo el Departamento de Industrialización del INRA, a cuyo frente fue designado el Comandante Ernesto Guevara el 7 de octubre de 1961, y que dio origen a la creación del Ministerio de Industrias el 23 de febrero de 1962, del que el Che pasó a ocupar su dirección con el cargo de Ministro. La Empresa Nacional de Construcción de Maquinaria (ENCOMA) tuvo a su cargo la creación o asimilación de talleres de fabricación de implementos y otras máquinas agrícolas o industriales, dando origen a la industria sideromecánica. La Empresa Nacional Distribuidora de Tractores y Equipos (ENDISTE), se creó para la adquisición y distribución de los tractores y demás maquinaria agrícola que desde los primeros años de la revolución comenzaron a introducirse masivamente en la agricultura, especialmente con la colaboración de la Unión Soviética y otros países socialistas. Posteriormente la Empresa TRACTOIMPORT asumió esas tareas. También fueron creadas las Oficinas de Comercialización del INRA, que dieron origen al Ministerio de Comercio Interior, la Empresa de Semillas, la Empresa de Suministros, la Empresa de Transporte Agropecuario, y otras.

Creación de la Dirección Nacional de Mecanización

La Dirección Nacional de Mecanización (DINAME), otra de las dependencias creadas por el INRA, tuvo a su cargo no solo la dirección de las actividades de mecanización agrícola en el país, sino también de su desarrollo científico y tecnológico.

Fue organizada a partir de 1961, responsabilizada con la mecanización de los cultivos no cañeros y la ganadería. Posteriormente se le adscribió la mecanización cañera.

Su sede radicó en la Avenida de Rancho Boyeros esquina a Capdevila, municipio Boyeros, La Habana.

Dirección de desarrollo

La Dirección de Desarrollo de la DINAME atendió el diseño e introducción de máquinas y sistemas mecanizados para la agricultura no cañera, así como las pruebas estatales de toda la maquinaria agrícola con perspectivas de ser introducidas en la agricultura, incluyendo las cañeras. Esta Dirección encauzó el proceso de equipamiento de la agricultura, especialmente la distribución de tractores, implementos y otras máquinas agrícolas, adquiridos en grandes cantidades por el INRA. Se mecanizaron labores que antes se realizaban casi completamente a mano o con tracción animal como la preparación de suelos, el transporte agrícola, la fertilización, el deshierbe y cultivo, etc.

Las máquinas e implementos agrícolas producidos en la URSS y en otros países por lo regular no se correspondían con los marcos de siembra, cultivos predominantes, condiciones y características de los suelos y agresividad del clima. Por tales motivos en 1964 comenzó a organizarse la Estación de Pruebas de Máquinas Agrícolas (EPMA), adscripta a la Dirección de Desarrollo, la cual desde entonces ha tenido bajo su responsabilidad la prueba en condiciones de Cuba de toda la maquinaria nacional o extranjera con posibilidades de ser introducida en la agricultura y dar las recomendaciones sobre su introducción o no o las modificaciones a introducir para adaptarla a los cultivos.

Con el objetivo de realizar las modificaciones pertinentes a los equipos importados o crear máquinas nuevas, la DINAME estableció con la cooperación de Bulgaria el Buró Cubano-Búlgaro de Diseño e Investigación de Maquinaria Agrícola. Fruto de esta colaboración se probaron e introdujeron en Cuba nuevas líneas de máquinas anteriormente desconocidas en Cuba como son las cosechadoras de hortalizas, acanteradores y cultivadores múltiples, equipos para la cosecha, manipulación y transporte de frutos en cajas paletas, etc.

La Dirección de Desarrollo contaba con un Taller de Prototipos y un Buró de Proyectos con un grupo de jóvenes ingenieros y técnicos que se estrenaba sobre la marcha en tareas científico-técnicas de gran envergadura como son el diseño y construcción de combinadas cosechadoras, asperjadoras, remolques, arados, cultivadores y decenas de otros equipos, muchos de los cuales aún se utilizan en sus versiones originales o mejorados.

En años posteriores se consolidaron e incrementaron los logros de la mecanización de la agricultura. En 1968 se habían formado ya numerosas brigadas de buldoceo para el desbroce e incorporación de áreas cubiertas de marabú y otras malezas, así como 68 brigadas hidráulicas para construcción de presas.

Departamento de mecanización Cañera

Inicialmente el desarrollo de la mecanización cañera fue asumido por la Empresa Nacional de Construcción de Maquinaria (ENCOMA), pero en 1972 pasó a la Dirección Nacional de Mecanización, formando parte de la Dirección de Desarrollo. La actividad de desarrollo de la mecanización cañera fue fundamental para la creación e introducción de máquinas para la cosecha, el alza y el cultivo de la caña.

En 1962 comenzó la asignación masiva de tractores para preparación de suelo, cultivo y transporte en caña, y se crearon e introdujeron los primeros equipos para el alza de la caña cortada a mano. Las primeras máquinas del mundo cosechadoras de caña se diseñaron y fabricaron en los talleres. Los especialistas soviéticos cooperaron en esta tarea con los diseñadores cubanos y de conjunto crearon algunos modelos experimentales.

Che Guevara operando el primer prototipo de cosechadora de caña
Sobre esa base en las URSS construyeron la combinada KCT-1 (de arrastre), y la KT-1 (autopropulsada), de las que en 1964 se probaron dos ejemplares en áreas del central “Rubén Martínez Villena”. Para la zafra de 1965 se adquirieron 442 máquinas de arrastre y 29 autopropulsadas.

El Instituto Cubano de Desarrollo de Maquinarias (ICDM) desarrolló otros prototipos de combinadas, entre ellas la MC-1 de las que se construyeron 100. En 1965 fue probada e introducida la combinada soviética autopropulsada CTK-1, así como las KCC-1, la cual daría origen a la KTP-1. En 1965 se instalaron las primeras estaciones de beneficio y limpieza de la caña, llamados “Centros de Acopio”.

La Unión Soviética prestó gran apoyo asumiendo la construcción masiva de estas máquinas y posteriormente en el equipamiento de las dos grandes plantas industriales ubicadas en Holguín para la fabricación en Cuba de combinadas y de implementos. También se comenzó la introducción de las alzadoras de caña y de carretas.

Es también representativa de esta etapa la “Libertadora”, diseñada íntegramente en Cuba por especialistas cubanos, de la que en 1967-68 se produjeron 25 unidades por la firma alemana Claas con el nombre “Libertadora 800”, y después de 1972 fabricada en serie con mejoras constructivas sugeridas por los especialistas cubanos con el nombre “Libertadora 1400. Ese diseño cubano dio origen a todos los modelos de combinadas cañeras fabricadas por muchas firmas del mundo a partir de entonces, pues las soluciones encontradas para los órganos fundamentales aún se mantienen casi sin variación.

En 1970 se introdujo la cosechadora autopropulsada Massey-Ferguson y se creó la Estación de Mecanización Cañera en Artemisa. En 1973 se introdujo la cosechadora australiana Toft.

Desaparición de la DINAME

El Instituto de Investigaciones de Mecanización Agropecuaria (IIMA), fundado en 1974, inicialmente como Centro de Mecanización Agropecuaria, se formó de la integración de las tareas de la Dirección de Desarrollo de la DINAME y la Estación de Pruebas de Máquinas Agrícolas (EPMA), aunque ésta última ha continuado con su carácter de centro de validación de maquinaria. El Centro de Investigaciones y Construcción de Maquinaria Agrícola (CICMA) fue creado en 1975 para asumir el desarrollo de las combinadas y otras máquinas para la producción cañera. El Instituto Cubano de Investigaciones del Azúcar (ICINAZ) adsorbió a mediados de la década del 80 la Estación de Mecanización Cañera, desarrollando y probando importantes máquinas e implementos para la producción de caña de azúcar.

Con la creación de estas instituciones desapareció la Dirección Nacional de Mecanización.

Fuentes