Saltar a: navegación, buscar

Edith Cavell

Edith Cavell
Información sobre la plantilla
Edith Cavell.jpg
Enfermera británica condenada a muerte en juicio sumarísimo por un tribunal militar alemán, por haber cobijado en su hospital en Bruselas a hasta doscientos soldados belgas.
NombreEdith Cavell
Nacimiento4 de diciembre de 1865, Bandera del Reino Unido
Swardeston, Reino Unido, Bandera del Reino Unido
Fallecimiento12 de octubre de 1915
OcupaciónEnfermera

Edith Cavell .Fue una enfermera que formó parte de la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial. Su historia no habría trascendido, se habría quedado en la larga lista de mujeres que colaboraron durante la contienda a curar enfermos, si no fuera porque fue ejecutada. El ejército alemán descubrió su doble vida. Además de cuidar de los soldados heridos, los ayudaba a escapar de las zonas ocupadas por los alemanes. A pesar de la presión internacional, sobretodo de países neutrales, Alemania no dudó en terminar con su vida. Edith se convirtió entonces en un mito y un icono para la propaganda aliada.

Biografía

Edith Cavell nació el 4 de diciembre de 1865 en una localidad cercana a Norwich conocida como Swardestone. Edith era la mayor de cuatro hermanos. Su padre, un reverendo llamado Frederick Cavell, inculcó en sus hijos el amor al prójimo y la necesidad de ayudar a los más necesitados.

Su familia ayudaba a los demás siempre que podía a pesar de no tener demasiados ingresos. Edith empezó a trabajar como institutriz hasta que se formó como enfermera en el Hospital de Londres de la mano de Eva Lucke, quien fue una reputada comadrona.

En 1907 consiguió un trabajo de comadrona en una escuela de enfermería en Bruselas. Desde entonces hasta el inicio de la Gran Guerra, Edith se volcó en su profesión de matrona y enfermera trabajando en distintos hospitales, enseñando en escuelas de enfermería y creando incluso una revista a la que tituló L'infirmière. Su profesionalidad la convirtió en esos años en una de las principales pioneras de la enfermería moderna. Pero su carrera, como la vida de muchas personas en el Viejo Continente, se vio sacudida bruscamente por el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Edith se encontraba en su Inglaterra natal visitando a su madre cuando en Europa se iniciaba un conflicto bélico que iba a tener magnitudes desconocidas hasta el momento. Volvió rápidamente a Bruselas donde su centro hospitalario había sido puesto bajo la dirección de la Cruz Roja.

En noviembre de aquel mismo año de 1914, Bruselas caía en manos alemanas. Fue entonces cuando Edith no sólo dedicó sus esfuerzos en intentar salvar la vida de un gran número de soldados de todos los frentes, sino que decidió ayudar a los aliados a huir de la zona ocupada. Edith pudo salvar muchas vidas durante casi diez meses. Hasta que fue delatada.

El 3 de agosto de 1915 fue detenida y trasladada a la prisión de Saint Gilles donde permaneció diez semanas, las dos últimas en régimen de aislamiento. En ningún momento Edith negó los cargos de los que se la acusaba. Admitió con gran dignidad que había acogido en su casa a más de un centenar de soldados británicos, franceses y belgas a los que posteriormente había ayudado a escapar.

La noticia de la detención de la enfermera británica indignó a los países aliados y a otros neutrales como Estados Unidos, que aún no había entrado en guerra, y España. Estos países pidieron que se aplicara la Convención de Ginebra según la cual se debía proteger al personal sanitario. Pero, a pesar de las distintas peticiones de clemencia y de la oposición de algunos altos cargos alemanes, la ejecución tuvo lugar el 12 de octubre de 1915 por un pelotón de fusilamiento. Tenía 49 años de edad y había salvado de la muerte a 200 soldados británicos y franceses. Las balas acabaron con su valiosa vida, pero no pudieron conseguir que su historia de heroísmo fuera desconocida y mucho menos olvidada.

En suelo belga descansó hasta seis meses después de haber finalizado la Primera Guerra Mundial. El 19 de mayo de 1919 sus restos fueron exhumados y llevados hasta su tierra natal, donde fue enterrada con todos los honores que merecía en la Catedral de Norwich. El homenaje a la enfermera Cavell se efectuó en la Abadía de Westminster y a él asistieron personalidades de la época, entre ellos el rey Jorge V del Reino Unido.

Para los británicos, Edith Cavell es uno de los símbolos más admirados. Su heroísmo ha quedado perpetuado en innumerables monumentos, edificios y calles. Murió convencida que había hecho lo que debía, ayudar a los demás. Su muerte se convirtió en todo un símbolo de valentía y su figura se convirtió en un icono de los aliados a la vez que volcó sobre Alemania una imagen de barbarie irracional.

Edith fue, sin duda, una gran enfermera que llevó a las últimas consecuencias sus ideales.

Fuente