Saltar a: navegación, buscar

Edward Gordon Craig

Edward Gordon Craig
Información sobre la plantilla
Edward Gordon Craig.jpg
Actor, productor, director de escena y escenógrafo británico.
NombreEdward Henry Gordon Craig
Nacimiento16 de enero de 1872
Stevenage, Bandera de Inglaterra Inglaterra
FallecimientoVence, Bandera de Inglaterra Inglaterra
29 de julio de 1966
HijosRosemary, Robin, Peter, PhilipNelly y Edward Carrick
PadresEdward Godwin y de la actriz teatral Ellen Terry

Edward Henry Gordon Craig. Actor, director y teórico teatral británico. Actuó en toda Europa, reivindicó la categoría convencional de la escenografía, relegó el papel del actor a la representación de una serie de expresiones simbólicas y divisó un teatro revelación en el que todo se subordinaba al espectáculo teatral total.

Síntesis biográfica

Nació el 16 de enero de 1872 en Stevenage, Inglaterra. Hijo del arquitecto y diseñador británico Edward Godwin y de la actriz teatral Ellen Terry.

Entendía el teatro como un acontecimiento de pensamiento que reúne ideas de diferentes campos (arquitecturas, voces, lugares, pinturas, cuerpos, etc. ) que deben de formar un todo dirigidos a formalizar el arte del teatro.

Trabajó como actor en la compañía de Sir Henry Irving, aunque se inclinó por el arte objetual, llegando a aprender a trabajar la madera de la mano de James Pryde y William Nicholson. Su carrera como actor terminó en 1897 dando paso así a su faceta de escenógrafo.

Vida personal

En 1893 se casó con May Gibson con quien tuvo cuatro hijos, con su amante Elena Mee tuvo dos hijos y de su relación con Isadora Duncan nació Deydre.

Producciones

Sus primeras producciones fueron la ópera "Acis y Galatea de George F. Handel" y "Los vikingos de Henrik Ibsen", ambas estrenadas en Londres. Ninguna de las dos recibió el respaldo del público aunque ya se intuía la idea revolucionaria de Craig con diseños minimalistas, focalizando la atención sobre los actores y la iluminación. Además introdujo la idea de unidad conceptual que acompañó toda su producción.

En 1904, al no hallar apoyo económico en Inglaterra, se traslada a Alemania, allí escribió su famoso ensayo Del arte del teatro. También en Alemania conoció a Konstantin Stanislavski con quién trabajaría en la producción de Hamlet realizada en el Teatro de arte de Moscú en 1912. Más tarde se traslada a Italia donde crea la escuela de escenografía con el apoyo de Lord Howard de Walden.

Características y evolución de su obra

Durante más de cincuenta años, la obra creadora de Craig va dilatándose, aumentando en riqueza, en descubrimientos, aislándose hasta ser finalmente casi tan sólo un pensamiento en la mente de su autor. Craig, apasionado del movimiento, piensa en un espacio escénico en movimiento mediante el uso de grandes planchas (screens) que cambian y combinan sus posiciones y reflejan de modos bien distintos la luz que se proyecta.

Es ante todo un creador de ambientes, un evocador; los objetos se desmaterializan para convertirse en sucedáneos de una idea: en símbolos. Su obra se apoya en bases fuertemente idealistas, a partir de las cuales desarrolla sus principios de renovación formal del arte del teatro. Esa base idealista es incoherente, no por su origen, sino por la acumulación de contradicciones menores que paso a paso se van descubriendo en el transcurso de su obra. Esta incoherencia se refleja en la ambigüedad de muchas de sus posturas y choca con la rigurosa conducta investigadora que presidió sus trabajos de búsqueda sobre el espacio y la escenografía. Sus Models , son algo más que un pasatiempo, son el laboratorio teatral, la aplicación de las técnicas de la ciencia experimental en el arte del teatro.

A pesar de esta rigurosa metodología, la base idealista en la que Craig se apoyaba, dominó tanto su obra creadora que impidió que los resultados finales proporcionaran los elementos de una semántica escénica legible y útil.

A partir de ahí, rechaza la escena pictórica para conservar en su lugar la "escena arquitectónica" , y construir desde este principio una unidad estilística depurada, a que los elementos del espectáculo se imbriquen unos con otros hasta formar una totalidad que influya en bloque sobre el espectador, que produzca el impacto de su totalidad. Es en cierto modo el planteamiento inverso del que años después hará Bertolt Brecht cuando ataca esta delicuescencia culinaria de los elementos del espectáculo en un todo, y aboga por su independencia y clara separación. Esta unidad estilística de la totalidad simbólica, de base idealista, podríamos oponerla a la unidad estilística de la singularidad discontinua, de base materialista.

La dilatada obra de Craig ha influido enormemente en el teatro posterior, pero lo ha hecho en su superficie, en el estilo general de una puesta en escena, en la forma y modo de fundir la escenografía con los trajes y la luz. De este modo, las ideas de Craig iban a influir directamente en las primeras manifestaciones expresionistas, como antes lo había hecho en el naciente teatro irlandés (sobre todo en Yeats) o en el director de la Ópera de París, Jacques Rouche.

Fuentes