Saltar a: navegación, buscar

Edward Jenner

Edward Jenner
Información sobre la plantilla
Edward Jenner.jpg
Fecha de nacimiento17 de mayo de 1749
Lugar de nacimientoBerkeley, Gloucester, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fecha de fallecimiento26 de enero de 1823
Lugar de fallecimientoBerkeley, Gloucester, Bandera de Inglaterra Inglaterra
CampoMedicina
Conocido porDescubrimiento de la vacuna antivariólica.

Edward Jenner. Fue un afamado investigador, médico rural y poeta de inglaterra, cuyo descubrimiento de la vacuna antivariólica tuvo trascendencia definitoria para combatir la viruela, enfermedad que se había convertido en una terrible epidemia en varios continentes. Era también llamado como el sabio-poeta debido a la pasión que sentía por escribir y manifestar sus sentimientos a través de esta faceta de la Literatura. También amaba la Música y la Naturaleza.

Síntesis biográfica

Nació el 17 de mayo de 1749 en Berkeley, condado de Gloucester, Inglaterra.

Primeros años

Era hijo del Reverendo Stephen Jenner, vicario de Berkeley. A la corta edad de 5 años su padre fallece, quedando bajo la protección de su hermano mayor. Desde muy temprana edad sintió especial atracción por las observaciones sobre el comportamiento de la naturaleza, y especialmente dentro de la rama de la Zoología. A sus trece años comenzó a colaborar con un médico cirujano de Sodbury, donde logró aprender, y dar sus primeros pasos importantes dentro de la ciencia médica. Allí nace definitivamente su pasión por la Medicina y en el año 1770 decide iniciar sus estudios en el Hospital San Jorge, en Londres. Es entonces cuando se transforma en discípulo de un importante cirujano y naturista llamado John Hunter, juntos se dedicaron al estudio de la anatomía, y nacería entre ellos una amistad que perduraría hasta la muerte de su maestro. Jenner había sido, además de amigo, el alumno preferido de Hunter, quien le tenía gran respeto por su dedicación a la investigación y contracción al trabajo. Ambos se dedicaron, en conjunto, a la observación e investigación de los fenómenos de la Naturaleza.

Posteriormente y luego de rechazar un ofrecimiento de trabajo que lo llevaría a realizar investigaciones en el Océano Pacífico, prefirió retornar a Berkeley para ejercer la medicina. Allí lo hizo con especial atención a sus pacientes, lo que le confirió el aprecio y el respeto de la población.

El gran descubrimiento

Por entonces la viruela se había convertido en una tremenda plaga que azotaba fundamentalmente a Europa y América, y en forma cuantitativamente seria; y si bien era difícil descubrir un método que la pudiera combatir, fue que Edward Jenner estando de visita en una granja, puso particular atencion al comentario de una joven que aseveró: Yo no voy a enfermarme nunca de viruela porque estoy Vacunada (esto era debido a que la muchacha se dedicaba a ordeñar a las vacas). De este razonamiento Jenner hizo una profunda investigación llegando a comprobar que todos los que realizaban esta tarea se habían inmunizado contagiándose de "viruela boba".

La viruela boba es una leve manifestación de viruela que se produce casi siempre en las ubres de las vacas. Jenner, notó entonces que los que habían sufrido previamente viruela vacuna - enfermedad de las vacas que causa sólo síntomas de poca importancia en el hombre- demostraban resistencia cuando se exponían a la enfermedad, por lo tanto extrajo pus de una pústula de la mano de Sarah Nelmes, una ordeñadora que había contraído la viruela de su vaca lechera, y el 14 de mayo de 1796 inoculó a un joven llamado James Phipps (el cual no había padecido la afección), y a raíz de tal experimento dicho joven quedó inmunizado.

La lucha contra sus propios paises

A pesar del buen resultado en la experiencia con el joven James; los científicos de la época, otros médicos, e Incluso la Asociación Médica de Londres se oponen al tratamiento de Jenner (que incluso es excluido de ésta última); con el argumento de que aquéllos que utilizasen dicho método, llegarían -poco a poco - a asemejarse a un vacuno.

Demostración de seguridad

Confiado en su descubrimiento y para probar que eran infundadas las afirmaciones de quienes lo combatían, Jenner aplicó la vacuna a su propio hijo de 5 años creyendo con esto poder aplacar y convencer a sus adversarios, pero el método no le resultó y se mantuvieron duras discrepancias por un período de 20 años.

Finalmente, y desde Francia, llega el merecido reconocimiento cuando Napoleón da la orden de vacunar a toda su tropa, en el año 1805. Posteriormente la Condesa de Berkeley y Lady Duce hacen vacunar a sus hijos.

Allí se quiebra definitivamente el círculo de opositores al científico y es entonces cuando lo invitan a establecerse en Londres y ganar mucho dinero, pero Jenner declina la propuesta manifestando que si en la Aurora de mis días busqué los senderos apartados y llanos de la vida, el valle y no la montaña, ahora que camino hacia el ocaso, no es un regalo para mí prestarme como objeto de fortuna y de fama. No obstante lo expuesto, recibe en dinero unas distinciones que le permiten pasar una vida económicamente holgada.

El reconocimiento social

Jenner regresa a Berkeley y continúa recibiendo honores que le llegan desde distintos puntos del mundo. Cualquier petición de su parte, a diferentes autoridades, era prácticamente complacida. De la misma forma se le quiere y respeta en su pueblo, donde continúa esforzándose por sus pacientes.Fue elegido como jefe del Pueblo a causa de su eleccion de quedarse en éste.

Su vena poética

Llega a escribir un nutrido número de poesías y en sus últimos años continúa desarrollando el amor por la Naturaleza, pero ahora lo manifiesta en su afición por los pájaros y el cultivo de plantas y flores.

Información a destacar

Regaló a James Phips (el joven que se prestó a su primera experiencia con la vacuna) una casa y, en torno a ella, plantó un jardín de flores que el mismo se encargaba de cuidar. y asi se convirtió en un medico famo -so

Muerte

Víctima de una hemorragia cerebral, fallece a la edad de 73 años el 26 de enero de 1823 en la propia localidad de Berkeley en la localidad de Berkeley, la localidad que lo viera nacer.

Fuentes