El monje (película hispanofrancesa de 2011)

(Redirigido desde «El Monje»)
El Monje
Información sobre la plantilla
Fantástico | Bandera de Francia Francia, Bandera de España España
El monje 4.jpg
NombreLe moine (The Monk)
Estreno2011
GuiónDominik Moll, Anne-Louise Trividic
DirectorDominik Moll
Producción GeneralMichel Saint-Jean.
Dirección de FotografíaPatrick Blossier
RepartoVincent Cassel, Déborah François, Joséphine Japy, Sergi López, Catherine Mouchet, Jordi Dauder, Geraldine Chaplin, Roxane Duran, Frédéric Noaille, Javivi
ProductoraCoproducción hispano francesa
PaisBandera de Francia Francia, Bandera de España España

El monje es una película de 2011, coproducción hispano-francesa que adapta el clásico gótico escrito por Matthew Lewis a finales del siglo XVIII donde Satanás (Sergi López) intenta corromper a un joven novicio, el Hermano Ambrosio (Vincent Cassel), que es abandonado a las puertas de un monasterio cisterciense, donde es acogido y educado por los monjes.

Sinopsis

España, siglo XVIII. Abandonado tras su nacimiento a las puertas del Convento de los Capuchinos, Ambrosio es educado por los monjes franciscanos. Se convierte así en un predicador admirado por su fervor y temido por su intransigencia. Se considera libre de las tentaciones y pecados de los hombres. Pero la llegada de un misterioso novicio removerá sus certezas y le llevará por el camino del pecado.

Crítica

El-monje-05.jpg
Película-El-Monje.jpg

Coproducción hispano francesa que adapta el clásico gótico escrito por Matthew Lewis a finales del siglo XVIII. Una propuesta densa, oscura, tentadora en sus presupuestos pero exigente con el espectador, ante el que no cede ni un instante.

Las afueras de Madrid, a principios del siglo XVII. El padre Ambrosio (Vincent Cassel) vive en un monasterio con el resto de hermanos capuchinos al margen de los males que acechan al común de los mortales. La llegada de un misterioso novicio ─cuya identidad no revelaremos─ cambiará el rumbo de su austero y férreo existir. Dominik Moll dirige “El monje”, adaptación del clásico gótico escrito por Matthew Lewis en 1796 que merece una oportunidad por parte del espectador ─el recorrido comercial en nuestro país de esta coproducción hispano francesa no tiene pinta de que vaya a ser excesivamente notorio─, sin pararse siquiera a contemplar uno de los carteles menos acertados de los últimos años. Le puede pasar a cualquiera; el que esté libre de pecado…

«Satanás no tiene más poder que el que le otorgamos. Tan sencillo es». Quien no sucumba casi inmediatamente a su ritmo inapelablemente denso ─es la opción lógica, no una consecuencia de la ineptitud del director─ encontrará una película que se engancha técnicamente a la tradición del cine parareligioso europeo de los últimos cincuenta años, cerúleo, macilento, incorruptible en su narrativa inflexible y reflexiva; además, la historia de este hombre ajeno a imperfecciones pero progresivamente atormentado por las tentaciones del alma y el cuerpo disemina acertadamente elementos de thriller intemporal, con sorpresas algunas evidentes, otras no tanto, encaminadas a una conclusión que rebosa un cinismo tan saludable como arriesgado en el contexto en el que la obra fue creada ─el propio Lewis fue rápidamente acusado de ateo e impío ante el éxito instantáneo de su trabajo─.

El Monje.jpg

Dominik Moll dirige con serenidad y sin dudas excesivas, apoyado en un montaje un tanto brusco y una escueta banda sonora ─del omnipresente Alberto Iglesias─ que eleva la inquietud sobrenatural de una fábula en la que Vincent Cassel aparece estupendo a la hora de componer la evolución del personaje principal, tendente a mutar en completa némesis de sí mismo. Moral, religión, carne y sangre, dudas, culpas, la corrupción de lo material y la terrible influencia del Mal en un mundo que aún no había abandonado del todo el oscurantismo medieval… un cóctel demasiado apetitoso ─y sabrosamente morboso─ como para dejarlo escapar por su quietud, cercana a lo cinematográficamente suicida. “El monje” sólo da a quien esté dispuesto a recibir. Avisados quedan aquellos propicios al sopor a las primeras de cambio.

Fuentes