Enigmas de la Parapsicología

Enigmas de la Parapsicología
Información sobre la plantilla
Enigamas.jpg

Enigmas de la Parapsicología. La parapsicología es la disciplina científica que se dedica al estudio de los fenómenos paranormales, que no pueden ser demostrado todavía mediante teorías físicas, biólogas o psicológicas.

Historia

Desde tiempos remotos, los hombres han atribuido la responsabilidad de los fenómenos extraordinarios a seres fantásticos, tales como duendes, espíritus, demonios o genios. Miles de hechos misteriosos son noticias cada día. Algunos, resultados de la fantasías, el truco o la estafa, otros, merecen un estudio más detallado. Se profetizan acontecimientos cuando es imposible preveerlos por vías normales y se comprueban los pronósticos. Así sucedió con la caída del dirigible Alitalia, el hundimiento del Titanic y el asesinato del presidente Kennedy.

Hechos sorprendentes

Hechos e historias nos sorprenden cada día, como es el caso de una mesa que se levanta por los aires desafiando, aparentemente al menos, la ley de la gravedad o de un analfabeto que de pronto habla en otra lengua extranjeras, los yogas hindúes caminan descalzos sobre las brasas sin sufrir quemaduras ni sentir dolor. Se habla de curas realizadas por hechiceros o curanderas. Poderes sobrenaturales son atribuidos a yogas y faquires.

Campos de estudio de la parapsicología

Los parapsicólogos estudian fundamentalmente, dos tipos de fenómenos; telequinesis, que es la capacidad de mover objetos a distancia con el poder de la mente, y la percepción extrasensorial, o sea, la capacidad de información por medios no sensoriales. En este campo también analizan temas ocultista, como la comunicación con el más allá (espiritismo), las facultades de los clarividentes o médiums, la levitación, las curas milagrosas, apariciones, las mancias (Tarot, runas, horóscopo, bola de cristal); los poltergeist (o casas encantadas), los viajes astrales, la reencarnación y la creencia en la vida después de la muerte. A excepción de rarísimos casos, constituyen fenómenos humanos, de las fuerzas ocultas del mismo hombre.

Principios y desarrollo

En el siglo XVIII el doctor Franz Antón Mesmer, mezcla de genio investigador y charlatán, asombró a Europa con sus prodigios. Muchísimas personas, paraliticas, dementes, mudas y alérgicas, fueron curadas por la imposición de sus manos. Bajo su influencia podían recibir fuertes garrotazos sin sentir nada y profundas operaciones quirúrgicas sin dolor, ni sangre. Después era tanta la afluencia que Mesmer tuvo que inventarse un “agua curativa” y una varita magnetizadas para poder curar en masa.

Ya en el siglo XIX y principios del XX se dan pasos para una investigación más profundas, esta primera etapa fue llamada Metafísica, la segunda dio lugar a la parapsicología.

En 1882 se fundó en Inglaterra la primera sociedad parapsicológica. Sus investigaciones iniciales se realizan en el terreno de la hipnosis, fenómeno psíquico que luego fue objeto de estudio y experimentación en Medicina y Parapsicología (hoy, no se considera como fenómeno Parapsicológico).

También se desarrollaron los hechos producidos en las sesiones de espiritismo, clasificados en físicos y mentales; los físicos (la telequinesia), se referían a la posibilidad de mover objetos e interferir en procesos físicos con el poder de la mente. Las manifestaciones mentales – la percepción extrasensorial, abarcan la telepatía (transmisión directa de mensajes, emociones o sentimientos subjetivos de una a otra persona sin hablar ni gesticular), la clarividencia y la adivinación.

En Estados Unidos, uno de los primeros grupos que se ocupan de las cuestiones parapsicológicas, es el laboratorio de la de la universidad de Duke, en Carolina del Norte. Bajo la dirección del psicólogo estadounidense Joseph Banks Phine, se desarrollaron métodos que impulsaron el estudio sistemático de las investigaciones parapsicológicas, basado en la estadística y el cálculo de probabilidades y no como correlación de de hechos aislados y anecdóticos.

Experimentos sobre percepción extrasensorial

En los experimentos sobre percepción extrasensorial, Rhine Y sus colaboradores empleaban una baraja de 25 cartas, similares a las ordinarias, pero con 5 diseños; estrella, cruz, círculo, cuadro y líneas onduladas.

Para sus experimentos sobre telequinesia, utilizaba un dado común que era lanzado para la pared, o volcado en una caja que se movía mecánicamente. En estas pruebas se dio una relación aparente entre el esfuerzo mental de los sujetos para intentar que una cara determinada del dado apareciera boca arriba y el número de veces en que ocurría. Los resultados de muchos experimentos individuales y del conjunto no podían ser atributos del azar y sus fluctuaciones.

Oposiciones a estos experimentos

Sin embargo, muchas figuras prestigiosas de la ciencia, la Física y la Filosofía han criticado duramente el apoyo institucional de las investigaciones que, según ellos, no cumplen las garantías mínimas de objetividad como mara ser consideradas científicas y hoy son engañosas, a pesar de su lenguaje supuestamente científico.

Pese al uso de refinados métodos cada vez mayor, propios de la observación científica, y el incremento de experimentos parapsicológico, una de las críticas más acerbas efectuadas a esta disciplina es que sus hallazgos pocas veces pueden ser confirmados con un segundo experimento en condiciones similares.

De hecho, las puntuaciones tienden a disminuir cuantas más veces se repite, ya que entre el cálculo de probabilidades, debido a que estos fenómenos son difíciles de definir o aislar cuando parece que ocurren, y solo son observables por un selecto grupo por un selecto grupo de espectadores.

La mayoría de los científicos opinan que las investigaciones parapsicológicas, incumplen las exigencias de objetividad del método científico; en consecuencia muchos, en vez de tratar de convencer a la escéptica comunidad, se han dedicado a explorar la base científica de tales fenómenos, incluso de la física cuántica. Otros plantean que el método científico y sus exigencias de reproducir los fenómenos estudiados es limitada, restrictiva e inútil para el estudio de los métodos parapsicológicos, en particular cuando se exige que demuestren un sustrato material en forma de partículas u ondas para esas “energía” o “poderes” psíquicos.

Una hipótesis energética debe responder a cuatro interrogantes fundamentales; como se origina la señal, como se codifica en ella la información, cuál es la naturaleza de estas señales y como las detecta y recibe el perceptor. No se han conseguido respuestas satisfactorias. En 1996, se celebró en Buenos Aires, Argentina.

Fuente

  • Miriam Zito, Enrique Medero, Lucía c. García, Gisela redríguez, Yuri muñoz. (2004) Juventud técnica, Publicación bimestral de la casa editora abril Marzo – Abril, Revista Científico – Técnica Popular de la Juventud Cubana No 324 ISSN: 0449-4555.