Saltar a: navegación, buscar

Eugene Paul Wigner

Eugene Paul Wigner
Información sobre la plantilla
Eugene Wigner.jpg
Físico norteamericano de origen húngaro
Nacimiento17 de noviembre de 1902
Budapest, Bandera de Hungría Hungría
Fallecimiento1 de enero de 1995
Princeton, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
NacionalidadEstadounidense en 1937
OcupaciónFísico, matemático
PremiosPremio NobelPremio Nobel de Física 1963

Eugene Paul Wigner. Fue un físico y matemático húngaro. Uno de los cinco científicos que informaron al presidente Franklin D. Roosevelt en 1939 de la posible utilización militar de la energía atómica, y durante la Segunda Guerra Mundial contribuyó al diseño de reactores de plutonio. Recibió el Premio Nobel de Física en 1963, junto a J. Hans D. Jensen y Maria Goeppert-Mayer.

Síntesis biográfica

Nació el 17 de noviembre de 1902 en Budapest, Hungría. En una clase media alta, de la familia en su mayoría judíos.

Trayectoria profesional

Pasó prácticamente la totalidad de su tiempo libre en la Universidad de Berlín, asistiendo a seminarios y coloquios, donde se encuentra con frecuencia se escucha con atención a los debates de la presencia de las grandes figuras de la época.

En 1930 trabajó como profesor del Politécnico de Berlín. Marchó a Estados Unidos en 1934, y desde 1938 fue profesor de Física-Matemática en Princeton. Sus trabajos versan sobre la física de sólidos, núcleos atómicos y reactores nucleares. Es muy conocida su hipótesis que plantea que las energías potenciales de interacción entre nucleones son iguales si tienen el mismo momento angular y el mismo spin.

Ha enunciado los principios de simetría. Descubrió el efecto Wigner, desplazamiento de un átomo en una red cristalina bajo la acción de un neutrón o de un ión de energía suficiente. El flujo de neutrones modifica, en un reactor, las propiedades mecánicas, físicas y químicas.

Segunda Guerra Mundial

El regreso a Princeton trajo consigo dos grandes acontecimientos que rápidamente atrajo Wigner en la investigación aplicada, esta vez con una energía febril. Era obvio que él y Von Neumann, como resultado del pacto de paz llamado de Múnich en el otoño de 1938, que la Segunda Guerra Mundial que habían previsto tiempo estaba cerca y que Inglaterra, Francia y los Estados Unidos estaban mal preparados para hacerle frente. Para proteger a sus padres desde el aumento del poder de Hitler, que les convenció para venir a los Estados Unidos, una medida necesaria para que nunca tuvieron éxito en el ajuste.

Unos meses más tarde llegó el anuncio del descubrimiento de la fisión nuclear por Hahn y Strassmann en Berlín, junto con la evidencia de la gran cantidad de energía liberada en el proceso.

Mientras tanto, Enrico Fermi, que había llevado a cabo gran parte del trabajo pionero sobre las reacciones inducidas por neutrones, había tomado la oportunidad que ofrece un Premio Nobel de dejar Italia y aceptar una cita en la Universidad de Columbia en Nueva York.

Leo Szilard, convencido desde la década de 1920 que no pasaría mucho tiempo antes de que alguien aprendiera a extraer la enorme cantidad de energía del Núcleo Atómico, tuvo dramáticamente, en vida, la confirmación de su hipótesis, ya que con el descubrimiento de la fisión pronto tanto Fermi como Wigner estuvieron profundamente inmersos en el problema de determinar si una reacción en cadena de fisión inducida es posible.

A finales del invierno de 1938, se decidió que la probabilidad de éxito es alta, siempre y cuando pudieran obtener el apoyo material necesario. Una de las consecuencias de su condena fue la elaboración de la carta que Einstein, Szilard, Wigner y enviada al presidente Franklin D. Roosevelt en julio de 1939 que describe las potencialidades de una bomba nuclear y la advertencia de que, desde la fisión había sido descubierto en Alemania, lo más probable es que los alemanes serían los primeros en desarrollarse. Se necesitaron dos años y medio, el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y el bombardeo de Pearl Harbor por la dirección nacional, finalmente, responder a la necesidad de dotar de recursos suficientes.

Sentó las bases para la aplicación de los principios de simetría a la mecánica cuántica, un logro que le valió el Premio Nobel. En base a estos fundamentos, la simetría ha llegado a desempeñar un papel central en el desarrollo de la física durante la segunda mitad de este siglo, la concesión que los acontecimientos han ido mucho más allá de trabajar propia de Wigner. Las teorías involucran simetrías espontáneamente rotas ahora la base de la descripción del magnetismo, superconductividad, la interacción electrodébil unificada, y muchos de los conceptos empleados en el intento de desarrollar teorías que proporcionan una mayor comprensión unificada de las fuerzas entre partículas fundamentales. La posteridad recordará por mucho tiempo Wigner para dar nuevas herramientas poderosas para el físico teórico, así como por su trabajo comparativamente básicos en el desarrollo de reactores nucleares.

Vida personal

En junio de 1941 Wigner se casó con María físico Wheeler, a quien había conocido a través de encuentros profesionales. Los dos no tardaron en vivir lo más feliz la vida doméstica como uno podría esperar en tiempos de guerra y estaban criando a dos niños brillantes y con talento. Esta unión finalmente liberado Wigner de los largos períodos de soledad que había experimentado desde la primera vez que viene a los Estados Unidos. Las cuatro décadas siguientes fueron felices hasta que María murió de cáncer en 1977. Dos años más tarde se casó con Eileen Hamilton, la mujer que había enviudado recientemente del decano de estudios de posgrado. Los dos compartieron una compañía cercana hasta la muerte de Wigner.

Últimos años

Se retiró como profesor de física en la Universidad de Princeton en 1971, pero las actividades generales de Wigner no disminuyó. Se amplió de manera importante, ya que se sentía aliviado ahora de algunos de la rutina asociada con la vida académica. Fue capaz con un vigor intacto en esencia, para centrarse a su antojo en los aspectos de la física, la filosofía y tecnología que son de mayor interés para él personalmente. Continuó su interés permanente en los fundamentos matemáticos de la Mecánica cuántica, con especial referencia a las conclusiones que pueden extraerse mediante las técnicas de gran alcance derivado de la teoría de grupos. Por otra parte, la iluminación gradual de las responsabilidades mientras se acercaba a la jubilación le dio el tiempo para preparar la primera edición de su colección de ensayos filosóficos y simetrías reflections.

Para mantener un vínculo con el lado de la enseñanza de la vida académica, aceptó nombramientos como profesor visitante y conferenciante en diversas instituciones. Entre los más destacados fueron una serie de nombramientos en el Departamento de Física de la Universidad Estatal de Luisiana en Baton Rouge y en la escuela de verano en Erice, en Sicilia.

Conservó cerca de consultoría y relaciones de trabajo con sus ex colegas en el Laboratorio Nacional Oak Ridge, con especial énfasis en la investigación dedicada a los medios de brindar protección a los civiles en caso de guerra nuclear. Vinculado a esto, se dedicó mucha atención a la labor de la Agencia Federal de Emergencias, que se encarga de la prevención y la prestación de ayuda de emergencia para catástrofes nacionales.

Muerte

Muere el 1 de enero de 1995 en Princeton, Estados Unidos.

Premios

Recibió el Premio Nobel de Física en 1963, junto a J. Hans D. Jensen y Maria Goeppert-Mayer por su contribución a la teoría del núcleo atómico y de las partículas elementales, en especial por el descubrimiento y aplicación de los importantes principios de simetría.

Fuentes

  • Eugene Paul Wigner. Disponible en: NobelPrize.org Consultado el 1 de marzo de 2012
  • Biografía y vida de Eugene Paul Wigner. Disponible en: Biografias y Vidas Consultado el 1 de marzo de 2012
  • Eugene Paul Wigner. Disponible en: wikipedia Consultado el 1 de marzo de 2012