Farmacia Droguería Johnson

Farmacia Droguería Johnson
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Farmaciadrogueriajohnson.jpeg
Antigua Droguería Johnson.
Fundación:Finales del siglo XIX
Tipo de unidad:Farmacia
País:Bandera de Cuba Cuba
Dirección:Calle Obispo No. 260 esquina Aguiar, Habana Vieja.

Farmacia Droguería Johnson. Prestigiosa farmacia y museo farmacéutico de la Habana Vieja.

Historia

Fundación

La “Gran Farmacia Johnson” fue fundada por los doctores Johnson en 1886 en O'Reilly número 31 y abierta en 1914 en su sitio actual, en la céntrica esquina de Obispo y Aguiar, donde se levantó el sólido y moderno edificio de armazón de acero y concreto cuyas obras ejecutó la reconocida firma “Purdy and Henderson”.

En su interior, descolló el trabajo en maderas preciosas del mobiliario, excelentes estanterías y mostradores; además se empleó el mármol, el bronce, la cristalería de la mejor factura y la loza.

En la Habana colonial eran llamados “Boticas” a estos establecimientos que llegaron a ser, algunos de ellos, muy famosos por la elegancia de sus instalaciones, los instrumentos de trabajo que mostraban y claro está, por los productos que comercializaban, jarabes, ungüentos y todo tipo de remedio solicitados por la población.

La familia Johnson, además de estos productos farmacéuticos, fueron fabricantes de perfumes, insecticidas y desinfectantes, que importaron y exportaron. Desempeñaron un importante roll en la historia de la farmacia en Cuba, porque desarrollaron una importante labor docente como catedráticos universitarios.

Al servicio de la comunidad

En la segunda mitad del siglo XX, el edificio funcionó como Farmacia Comunitaria Principal del municipio la Habana Vieja, prestando servicio a toda la población de la ciudad. Inmerso en los planes de restauración de la Oficina del Historiador se restauró en el año 2000.

En la tarde del 14 de marzo de 2006 el edificio fue seriamente afectado en su estructura por el fuego abrazador de un incendio, viéndose destruido además el patrimonio histórico y artístico atesorado en su interior. Estanterías, mostradores, la carpintería de la fachada, elementos decorativos de porcelana y cristal, así como utensilios de laboratorio, resultaron gravemente afectados por las llamas, sofocadas por los bomberos capitalinos y el Cuerpo de Rescate y Salvamento del territorio.

A partir de entonces se trazó la firme tarea de restituirle su función, comenzando las obras sin dilación.

Reapertura

Vista actual de la Farmacia Droguería Johnson.

La centenaria institución reabrió sus puertas en el 2012. El museo-farmacia exhibe mayor cantidad de piezas, porque los objetos salvados del incendio le aportan un valor adicional a su historia, donde se destaca el local original del dispensario en que los doctores Johnson se hicieron famosos por sus fórmulas.

Junto con las farmacias Taquechel y La Reunión conforma una red abarcadora no solo de quehacer comercial, sino también comunitario, educativo, científico y docente.

Valor patrimonial

En esta institución se conservan objetos rescatados del incendio, frascos originales y piezas decorativas que ahora tienen la huella del desastre.

Sus cinco vitrinas originales exponen la mayoría de las piezas auténticas presentes en las colecciones y sobresale el local original del dispensario, notoriamente famoso por sus fórmulas, obra de los Drs. Johnson. Cuenta con un mostrador de grandes dimensiones y un mezanine con reproducciones de frascos de farmacia que le proporcionan lucimiento al majestuoso salón enchapado en maderas preciosas. Además, un lote mucho mayor de reproducciones similares a las desaparecidas con las cartelas que representan a deidades y personalidades relevantes de la historia de la medicina y de la farmacia y otras con nombres de medicamentos que consumían usualmente los pobladores de La Habana colonial.

A esto se suma el alto valor del inmueble, una de las cuatro joyas de su tipo que atesora el país (junto a Taquechel, La Reunión y la Triolet, en Matanzas).

Véase también

Enlaces externos

Fuentes