Saltar a: navegación, buscar

Fonología

Fonología
Información sobre la plantilla
Fonética.gif
Concepto:Parte de la lingüística que estudia los fonemas, dando más importancia a su valor distintivo y a la función que desempeñan dentro de una lengua.

Fonología. Ciencia que se ha confundido a menudo con la fonética; esta estudia los sonidos en sí mismos, esto es, en sus aspectos físico y fisiológico. La fonología es una disciplina basada en el estudio de los fonemas o segmentos mínimos de la corriente fónica que tienen entidad como elementos del sistema lingüístico. El número de fonemas de una lengua oscila entre veinte y cuarenta.

Historia

A la hora de hablar de fonología hay que determinar que, aunque a lo largo de la Historia han existido muchos profesionales lingüistas que han determinado el desarrollo de la misma, uno de los más importantes ha sido, sin duda alguna, el ruso Nikólai Trubetzkoy que realizó la que está considerada una de las grandes obras para el estudio de la citada materia. Se trata del libro titulado Principios de fonología, que fue publicado póstumamente en el año 1939.

Junto a dicho personaje, considerado el padre de la fonología estructural, se encuentran otros compatriotas que también dejaron su profunda huella en el mencionado ámbito. Este sería el caso de Roman Jakobson que destacó sobremanera por los distintos estudios que acometió dentro de lo que era el lenguaje infantil. Estos resultaron ser toda una innovación como también lo fueron las investigaciones que llevó a cabo sobre las afasias que dividió en anomalías paradigmáticas y en sintagmáticas.

A ambos fonólogos habría que añadir de manera irremediable al francés André Martinet que continuó de manera brillante las teorías y principios expuestos por Trubetzkoy. De toda la carrera de este lingüista galo merece la pena subrayar su obra titulada Economía de los cambios fonéticos, publicada en el año 1955, que está considerada como la primera y única gran obra de lo que es la fonología diacrónica.

Características

La unión que establece el origen etimológico del concepto fonología es la de los términos griegos phonos que significa "sonido"; logos que se puede traducir como "estudio" y el sufijo ia que es sinónimo de "cualidad o acción".

La fonología está aceptada como una rama de la lingüística cuyos exponentes poseen como objeto de estudio a los elementos fónicos, teniendo en cuenta su valor distintivo y funcional. Así como la fonética contempla el análisis del perfil acústico y fisiológico de los sonidos, la fonología se encarga de interpretar la manera en la cual los sonidos surgen a nivel abstracto o mental.

La Fonología es la rama de la lingüística que estudia los sistemas fónicos de las lenguas, frente a la articulación física del lenguaje (Fonética). Entre la gran variedad de sonidos que puede emitir un hablante, es posible reconocer los que representan el "mismo" sonido, aunque las formas de pronunciarlo resulten distintas desde el punto de vista acústico; a la vez se pueden distinguir los sonidos que señalan una diferencia de significado.

Análisis de fonemas

Cada vez que se emite una palabra, no se realiza de la misma manera, porque cada emisión depende de los otros sonidos que la rodean. Los sonidos adquieren valores distintos según la función que ocupen en un contexto dado, sin embargo existen unos rasgos que no varían y que permiten reconocerlos sin confusiones en cualquier posición. Por otro, lado los sonidos que componen una palabra son las unidades mínimas que la hacen diferente de otra. Una prueba sencilla que lo demuestra es la comparación de lo que se llama "segmentos portadores de significado de los llamados pares mínimos": los sonidos que forman la palabra más pueden ser sustituidos por otros y al hacerlo se forman palabras diferentes: vas, mes, y mar. Por este procedimiento se pueden aislar las unidades mínimas que distinguen los significados, es decir, los fonemas.

Cada fonema se describe siguiendo unos criterios físicos y articulatorios, en función del punto de articulación o de su carácter de sonoro o sordo. Cada uno de los componentes que define un sonido es un rasgo distintivo /mas/ es distinto de /vas/ en función de los fonemas /m/ y /b/; se definen, /m/ como [+bilabial], [+sonoro], [+nasal]; y /b/, como [+bilabial], [+sonoro], [-nasal]; el único rasgo que los diferencia es la condición de nasalidad. Lo mismo podría hacerse al comparar /a/ y /e/, /s/ y /r/ y cuantas oposiciones revelen sonidos diferentes. Por rasgos distintivos se describen todos los sonidos que constituyen una lengua. La teoría de los rasgos distintivos se formuló en primer lugar dentro de la escuela estructuralista; está incorporada a la teoría generativa que trata de construir una explicación fonológica dentro de la teoría general de la gramática.

A este análisis de los fonemas en términos de segmentos fónicos aislados se le llama fonología de los segmentos; existe otra rama que trata de los suprasegmentos y se ocupa de las unidades mayores del componente fónico, tales como la sílaba, bien estudiada por Straka, las frases y las oraciones, así como los contornos de intensidad y entonación. A este enfoque de la fonología se le llama fonología de los suprasegmentos.

Cabe destacar que un fonema se identifica por ciertos rasgos fonéticos, aunque su pronunciación concreta depende del contexto que fija sus otras particularidades fonéticas relevantes. En todas las lenguas, la mayoría de los fonemas se encuentra subespecificado. Entre los principales rasgos fonéticos que se tienen en cuenta para distinguir fonemas aparecen su consonanticidad, su silabicidad, su sonoranticidad, su sonoridad y aspiración, su modo de articulación y su punto o lugar de articulación.

Asociación Internacional de Fonética

En la transcripción fonética, el sistema más utilizado es el que se encuentra respaldado por la Asociación Internacional de Fonética (AFI), una entidad que en 1886 sacó a la luz un Alfabeto Fonético Internacional para la estandarización de los símbolos gráficos que se emplean para establecer la pronunciación de todo idioma dominado por el hombre.

Este alfabeto contempla un caudal básico de signos, que se complementan con signos de tipo diacrítico que posibilitan un gran número de combinaciones posibles y permiten la representación de una considerable cantidad de sutilezas articulatorias.

Fuentes