Saltar a: navegación, buscar

Garand

M1 Garand
Información sobre la plantilla
Garand.jpg
M1 Garand
TipoFusil semiautomático
País de origenBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Historia de servicio
En servicio19361957
OperadoresBandera de los Estados Unidos de América
GuerrasSegunda Guerra Mundial
Guerra de Corea
Guerra de Vietnam
Historia de producción
Diseñada1924
FabricanteSpringfield armory, Winchester, Beretta, International Harvester
Producida1936
Cantidad5,4 millones aprox.
VariantesM1C/D
Especificaciones
Peso4,3 kg
Longitud1100 mm
Longitud del cañón610 mm

Munición.30-06 Springfield ( 7,62 x 63 )
Calibre.30 ( 7,62 mm )
Sistema de disparoRecarga accionada por gas, cerrojo rotatorio
Cadencia de tiroSemiautomático
Alcance efectivo550 m
CargadorPeine en bloque de 8 balas

Velocidad máxima865 m/s

Garand. El M-1 Garand es un fusil semiautomático, fue muy utilizado tanto por las fuerzas del Ejército Rebelde como por fuerzas de la dictadura de Fulgencio Batista durante los combates y batallas de la guerra de liberación en Cuba.

Principales datos técnicos

  • Calibre .30-06 Springfield
  • Acción Operado por los gases
  • Largo total 1103 mm
  • Largo cañón 610 mm
  • Peso descargado 3.42 a 4.32 Kg (en dependencia de la madera empleada)
  • Capacidad 8 cartuchos en cargador abierto
  • Alcance efectivo 450 metros
  • Veloc. proyectil 820 m/s

Sus inicios

Muchos historiadores insisten en que la historia del fusil de asalto moderno comienza por el M-1 porque fue éste el primero en ser construido y utilizado (ampliamente) por las fuerzas vivas en conflictos reales. Aunque sólo permitía el fuego semiautomático, este fusil de la década del 30 diseñado por el canadiense J.C. Carand (Ingeniero Civil Jefe de Springfield Armory, Massachussets) en realidad representó un aumento importante en la eficiencia del soldado, permitiéndole un disparo rápido y certero con igual alcance y potencia.

El ejército norteamericano adoptó el M-1 en el año 1936, convirtiéndose en el primer ejército del mundo en adoptar un fusil semiautomático como arma reglamentaria.

Los primeros M-1 tuvieron serios problemas con la expansión de los gases y el accionamiento del mecanismo de alimentación y se atoraban después de disparar sólo 7 de los 8 cartuchos del cargador.

En 1939 las mala reputación de estos fusiles llegó a la NRA (National Rifle Association) y al Congreso, que ordenó su rediseño. A finales de ese mismo año Garand terminó las modificaciones, que incluía una toma de gases justo debajo del cañón, y a mediados del 1940 el ejército hizo una demostración directa en la que el senador E.Lundeen, ex-oficial de infantería y el mayor crítico del M-1, hizo 27 blancos perfectos consecutivos a 275 metros, convenciendo a todos de que el M-1 era el mejor diseño de fusil del momento.

Todos quedaron maravillados no sólo con su precisión, sino con el hecho de no tener que repetir la secuencia típica del tiro con rifle (halar cerrojo para extraer casquillo, empujar cerrojo para introducir cartucho, apuntar, disparar), de modo que el soldado siempre mantenía el blanco en mira y podía disparar con una cadencia de fuego mucho más alta.

Entrada en acción

Un mes más tarde, los Marines (USMC, US Marine Corps) adoptaron el M-1 como fusil estándar de servicio, y al año siguiente comenzó su primera prueba de combate real cuando los EE.UU. entraron en la Segunda Guerra Mundial.

Entre 1942 y 1945, las fábricas Springfield Armory y Winchester Repeating Arms produjeron más de 4 millones de fusiles M-1 y en el transcurso de la guerra se intentaron varias modificaciones mayores para hacerlo más maniobrable pero ninguna tuvo éxito, como tampoco lo tuvieron ninguna de sus versiones para francotirador.

En 1950 la Guerra de Corea cogió por sorpresa a la industria militar estadounidense, Desde 1945 no se fabricaba ningún M-1 y en 1952 el gobierno tuvo que comisionar otras compañías para reanudar la producción.

El armisticio se firmó al año siguiente y sólo se produjeron menos de 170 mil fusiles. Antes de 1955 todas esas compañías habían ya abandonado el M-1 y sólo Springfield Armory lo siguió fabricando, aunque en escala muy reducida.

Origen de su nombre

El M-1 fue apodado Garand por su diseñador, que lo concibió para utilizar la poderosa munición Calibre.30-06 Springfield, tipo cuello-de-botella de 174 granos. Este fusil probó ser preciso, duradero, robusto y confiable. El único problema con respecto a su funcionamiento estuvo relacionado con su cargador de cartuchos en doble columna, de diseño abierto (tipo clip) que se introducía desde arriba por el mismo puerto eyector.

Como el M-1 Garand no tenía liberador, no permitía recargas a voluntad; el tirador debía esperar a que el fusil quedara totalmente descargado y eyectara el clip con un sonido distintivo. Además, el cargador debía portar las e municiones para poder ser usado. Fuera de eso se le consideró un fusil excepcional.

El reculado del M-1 Garand era bastante notable y su peso y tamaño lo hacían demasiado incómodo para el personal de segunda línea o transportado, pero en honor a la verdad debe decirse que no fue diseñado para esos fines.

El M-1 Garand se distribuyó a varias naciones bajo programas de ayuda militar de los EE.UU y durante la guerra de Viet Nam sirvió como fusil de entrenamiento en el ejército norteamericano, donde aún hoy se utiliza con estos fines.

El M-1 Garand fue también el fusil reglamentario de muchas unidades de la reserva militar hasta 1968 y actualmente se le utiliza con fines ceremoniales en todas las ramas militares y unidades de guardia de color y guardia de honor.

Fuente

  • Weir, William “50 Weapons That Changed Warfare”