Saltar a: navegación, buscar

Giovanni Battista Crespi

Giovanni Battista Crespi
Información  sobre la plantilla
Datos personales
Nacimiento23 de diciembre de 1573
Romagnaro Sesia, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento23 de octubre de 1632
Milán, Bandera de Italia Italia
Nacionalidaditaliano
SeudónimoCerano
Ocupaciónarquitecto, escultor, pintor y escritor
Datos artísticos
ÁreaArquitectura, escultura, pintura
PeríodoBarroco italiano

Giovanni Battista Crespi. Llamado el Cerano. Humanista por excelencia, fue arquitecto, escultor, pintor y escritor.

Trayectoria profesional

Tuvo un importante mecenas, el cardenal Federico Borromeo. Lo conoció en Roma, donde estuvo trabajando entre 1586 y 1595. Se hicieron amigos y Federico, que era sobrino de San Carlos Borromeo, lo tomó bajo su protección. Cuando su protector fundó la Accademia Ambrosiana, le encargó a Crespi la dirección, así como las decoraciones artísticas pertinentes en las fundaciones cardenalicias, trabajos que él solía realizar al fresco.

El estudio estilístico de sus primeras obras conocidas lo relaciona con la pintura de Gaudenzio Ferrari, al que une el conocimiento de los manieristas nórdicos.

En la primera década del siglo XVII están documentados numerosos encargos de la ciudad de Milán y sus alrededores. La canonización de san Carlos Borromeo en 1610 le proporciona diferentes posibilidades de establecer la figuración del nuevo santo. Es alrededor de ese año cuando se desarrolla lo más característico de su estilo. En composiciones equilibradas y que tienden a la simetría demuestra su soltura con figuras más grandes y menos elaboradas que en sus primeros años de trabajo, emergiendo como un pintor totalmente en línea con las características desarrolladas por la pintura del primer barroco practicado en Bolonia y Génova.

Participó en tareas docentes, ocupando el puesto de profesor de pintura entre 1621 y 1623 en la Academia Ambrosiana, fundada por el cardenal Federico Borromeo. Crespi fue muy valorado en su tiempo, trabajó para las máximas autoridades eclesiásticas y civiles milanesas, así como para las grandes familias de la Italia septentrional.

En el Museo del Prado se conservan dos piezas de la mano de este artista, Descanso en la Huida a Egipto y San Carlos Borromeo ante Cristo muerto, ambos procedentes de las colecciones reales. De la segunda obra, que estuvo en la catedral de Segovia hasta que Carlos IV se la hizo regalar en 1794, hay varias réplicas en España.

Con un estilo que arranca de las componentes manieristas, Crespi se situó con prontitud en la cabeza del Barroco Decorativo. Combinaba el colorido y la elegancia sofisticada de los manieristas, así como la solidez y el movimiento exultante del Barroco. Además, como escultor que era, trabajó en la decoración de la catedral de Milán en 1629. Tal vez fuera esta obra la que más influyera en Daniele Crespi, con quien tal vez le unían lazos de parentela.

Fuente