Guerra del Ogadén (Etiopía y Somalía, 1977-1978)

(Redirigido desde «Guerra del Ogaden»)
Guerra del Ogaden
Información sobre la plantilla
Guerra-del-Ogaden-2.jpg
Internacionalistas cubanos entrando al teatro de operaciones en el Ogaden.
Fecha 1977-1978
Lugar Ogaden, Bandera de Etiopía Etiopía
Resultado Victoria etíope
Beligerantes
Bandera de Etiopía Etiopía
Bandera de Cuba Cuba
Bandera de Yemen del Sur Yemen del Sur
Bandera de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas Unión Soviética
Bandera de Somalia Somalia
Frente de Liberación de Somalia Occidental (FLSO)
Comandantes
Mengistu Haile Mariam
Aberra Haile Mariam
Vasily Ivanovich
Arnaldo Ochoa
Mohamed Siad Barre
Mohamed Ali Samatar
Fuerzas en combate

Etiopía:

  • 47.000 (1977)
  • 75.000 (1978)

URSS:

  • 1.500 asesores (1978)

Cuba:

  • 18.000 (1978)

Yemen de Sur:

  • 2.000 (1978)

Somalia:

  • 35.000 (1977)
  • 63.200 (1978)

FLSO:

  • 15.000 (1978)
Bajas

Etiopía:

  • 6.133 muertos
  • 10.563 heridos
  • 3.867 capturados o desaparecidos (incluidos 1.362 desertores)

Cuba:

  • 163 muertos

Yemen:

  • 100 muertos

Pérdidas de Equipos:

  • 23 aeronaves
  • 139 tanques
  • 108 vehículos blindados
  • 1.399 vehículos
  • 6.453 muertos
  • 2.409 heridos
  • 275 capturados o desaparecidos

Pérdidas de Equipos:

  • 28 aeronaves (1/2 de la fuerza Aérea)
  • 72 tanques
  • 30 vehículos blindados
  • 90 vehículos

Guerra del Ogaden. Conflicto bélico entre Etiopía y Somalia (1977-1978), surgido cuando fuerzas somalíes invadieron territorio de Etiopía. Ante la solicitud del gobiero etiope, Cuba envió combatientes internacionalistas en ayuda del pueblo de ese país para enfrentar la agresión externa.

Antecedentes

Desde mediados de 1976 pese a los esfuerzos de Cuba y otras naciones, por evitar una confrontación entre Etiopía y Somalia, esta última solapadamente había venido infiltrando unidades irregulares dirigidas por oficiales profesionales en el Ogaden etíope, lo cual provoca escaramuzas entre ambos ejércitos desde el mismo comienzo de 1977, pese a la tensa situación el gobierno cubano redobla sus esfuerzos en tratar de evitar el enfrentamiento entre dos naciones emergentes y con gobiernos al parecer socialistas y el Comandante en Jefe Fidel Castro se reúne el 15 de marzo en Yemen invitados por su presidente, con Mengistu Haile Mariam y Mohamed Siad Barre, presidente de Somalia, prometiendo este último que no atacaría Etiopía y desconocería al Frente de Liberación de Somalia Occidental (FLSO).

Preludio

Traicionando sus compromisos para abril de ese mismo año, Siad Barre aprovechando que Etiopía tenía comprometida casi la mitad de su ejército en los frentes de Eritrea y Tigré, amenaza las zonas del norte y este del país, movilizando completamente las fuerzas y medios del 26, 60 y 21 sectores militares del norte, centro y sur respectivamente, el sector especial “Benadir”, (Reserva del Alto Mando) y la fuerza aérea que para julio realizan ataques simultáneos a los etíopes en Gode, Kebri-Dehar y Daga–Bur, y estos se retiran hacia Jijiga, consolidando el ejercito somalí y las unidades irregulares del FLSO sus posiciones sin grandes dificultades. Tratando de explotar el éxito el ejército somalí ataca Dire Dawa por el norte pero es rechazado, haciendo entonces la dirección principal de sus ataques Jijiga y Kembolcha, pese a que la fuerza aérea etíope con apoyo de mercenarios israelíes, había logrado la superioridad área para septiembre cae el importante poblado de Jijiga, con su nudo de rutas que permitiría el avance por el sur sobre Harar cuya toma significaría la pérdida total del Ogaden para Etiopía. Para noviembre la situación es crítica con Harar prácticamente cercada, en esa fecha Cuba cuenta con un limitado número de asesores en Dire Dawa, también estaban en Harar que habían arribado al país desde abril los cuales comparten el heroísmo de los defensores de la localidad y mantienen elevada la moral de las tropas que allí resisten.

El combate

Mengistu inicia movimientos diplomáticos para tratar de obtener el apoyo soviético y cubano, la URSS responde brindando inteligencia y un limitado suministro de armamentos que incluía tanques T-34 de producción checa, La Habana por su parte a la cual el gobierno etíope solicita tropas las niega (El Alto Mando de la FAR consideraba que los etíopes podían resolver este problema) y solo mantiene unos 300 asesores militares en las escuelas de milicias de Valle Tatek, Holleta y Arba.

Pero la situación se les sigue comprometiendo a los etíopes con los somalíes ganando de forma indiscutible la guerra, y para finales de noviembre de 1977 Cuba accede a enviar fuerzas dando comienzo a la operación "Protesta de Baraguá". La URSS inicialmente se muestra contraria a la decisión cubana ya que esa intervención podría ser usada por los somalíes para solicitar el apoyo militar de los países árabes algo que realmente sucedió, pero que no impidió la victoria cubano-etiope.

Para el 28 de diciembre de 1977 las fuerzas cubanas ya tienen destacado en el teatro de operaciones con sus propios recursos el primer batallón de tanques del tipo T-55M, y oficiales para entrenar a los etíopes en las armas que siendo un hecho el despliegue cubano la URSS había comenzado a enviar mediante un imponente puente aéreo desde Tashkent con aviones gigantes AN-22. El contingente cubano para entonces no llegaba a 2 000 efectivos que no incluía infantería, al frente del mismo y como jefe del estado mayor conjunto estaba el general Arnaldo Ochoa, el cual tenía bajo su mando a generales cubanos, cinco soviéticos dirigidos por Vasily Petrov, cinco etíopes y dos yemeníes, mientras que Mengistu ejercía como líder político.

La presencia de fuerzas cubanas apoyadas logísticamente por los soviéticos preocupó a Siad Barre, quien recurre a diversos países en busca de apoyo, es así como Arabia Saudita, Egipto, Kuwait y otros estados árabes presionados desde Estados Unidos, comienzan a apoyar a Somalia y llegan 20 pilotos mercenarios desde Pakistán junto a unos 120 técnicos destinados a apoyar a la fuerza aérea somalí. El 15 de diciembre es agregado el primer grupo de artillería a la brigada que defiende el sur de Harar la dirección principal del ataque enemigo y por donde trata de romper su brigada élite, al día siguiente los somalíes inician una ofensiva que es detenida a las 12.00 horas por el fuego en salvas de los BM-21 cubano-etíopes, a partir de la llegada de esta técnica al frente se posibilita la detención definitiva de los invasores y se preparan las condiciones para la contraofensiva de las fuerzas combinadas de cubanos y etíopes.

El 22 de enero luego de detener un nuevo esfuerzo somalí por tomar Harar, comienza una gran contra ofensiva destinada a limpiar esta ciudad y Dire Dawa, cubanos y etíopes despliegan una tremenda fuerza de asalto, disponiendo de una gran cantidad de tanques y piezas de artillería con apoyo aéreo de los MiG-17F y MiG-21bis de las FAR y los F-5A/E y MiG-21MF de la YIAH (Ye Ityopia Ayer Hayl), los duros combates en torno a Harar se prolongan hasta el 2 de febrero, fecha en que los somalíes son derrotados en esa zona, las bajas habían sido muy elevadas con 4 000 hombres entre muertos, heridos y prisioneros, 57 tanques habían sido destruidos, dañados o capturados, junto con no menos de 50 piezas de artillería lo que pone en retirada hacia Jijiga a los somalíes (La ciudad de Jijiga estaba en manos de los somalíes desde el 13 de septiembre); para la toma del importante poblado La Habana recomienda no hacer un ataque frontal, sino ablandar decisivamente con la artillería y envolver las agrupaciones enemigas con dos brigadas de tanques T-55M, una al mando del Coronel Gustavo Fleitas rodearía las montañas por el sur cayendo sobre Jijiga, mientras la otra al mando del general Leopoldo Cintra Frías desde el otro lado cruzaría las montañas por una zona no fortificada y atacaría el poblado por el noroeste.

A finales de febrero se establecen duros combates, mientras las brigadas de tanques salen a las zonas de partida las BM-21 distraen a las agrupaciones somalíes disparándoles entre las montañas a tan corta distancia que muchas veces se jugaba la vida de los apuntadores de artillería; en concordancia con el plan establecido el 3 de marzo la 10ma Brigada al mando de Fleitas, junto con dos Brigadas de Infantería etíopes, inician la ofensiva por el sur hacia Jijiga con más de 90 tanques y un gran apoyo artillero, las cinco brigadas somalíes desplegadas se dirigen hacia esa dirección para contener el avance etíope-cubano. Entre el 20 y el 24 de febrero, la 3ra Brigada de tanques bajo el mando del general Cintra Frías ataca Arabí en dirección a Jijiga desde el Norte, el ataque a Jijiga fue el 5 de marzo, sorprendiendo a los somalíes quienes a pesar de todo realizan una fuerte resistencia, pero durante la noche se quiebra y retiran desorganizadamente. Esta maniobra con los T-55 fue tan audaz y rápida que hizo nacer el mito de un gran desembarco helitransportado cubano en la retaguardia somalí, al parecer surgido a raíz de un primer plan que incluía este tipo de operaciones propuesto por Petrov el general jefe de los asesores soviéticos, aunque hasta el momento no es posible confirmar si contaba con el respaldo de su país, pero la realidad es que fueron las brigadas de tanques T-55M las que en una operación relámpago de envolvimiento quebraron a las fuerzas enemigas. Este mismo día es liberada la población de Jijiga y el 13 de marzo es librado el poblado de Gode que había sido el primero en caer en manos somalíes completándose la limpieza del Ogadén. De esta manera concluye la guerra entre Etiopía y Somalia.

Trascendencia

Algunos analistas militares occidentales al narrar los hechos o hacer sus conclusiones, quizás por no poder aceptar que un país del tercer mundo realizara tan brillantemente una maniobra de cerco comprometiendo grandes unidades de tanques y artillería, con toda la complejidad y grado de organización que requiere una operación de este tipo y a miles de kilómetros de sus costas, ponderan excesivamente unas acciones no ejecutadas por las tropas cubanas y hacen referencia a otras que nunca existieron, es decir le dan más importancia de la que lleva a las acciones de la fuerza aérea etíope con apoyo de mercenarios israelíes, que si bien es cierto que realizaron algunos derribos espectaculares no impidieron la toma del control en la mayor parte del Ogaden por las fuerzas somalíes, además de que a partir de la llegada de la FAR, esta llevó a cabo casi la totalidad del apoyo aéreo a las unidades terrestres durante el contra ataque que limpió de invasores el sureste etíope.

La otra acción a que se hace referencia y se le achaca papel decisivo en la victoria, es una publicitada (y hasta se dice estudiada en academias) gran operación helitransportada que incluye transporte de medios blindados y se le atribuyen a Petrov y sus generales la planificación de la misma, lo cierto es que al mando de las operaciones estuvo siempre el general Ochoa y los demás generales cubanos dirigidos desde La Habana, y las acciones ejecutadas por las brigadas de tanques y los Grupos de artillería cubanos con su aparición del otro lado de las montañas más la infantería etíope fueron los factores decisivos en el éxito y nada tuvieron que ver en el desenvolvimiento de las acciones helicópteros MI-24 y mucho menos unidades Spetsnaz, si algo fue relevante en el desempeño soviético fue la logística que desplegó con el puente aéreo que en un breve plazo se puso en funcionamiento desde Taskent hasta Addis Abeba, aunque los cubanos llevaron casi todo el armamento con que combatieron desde Cuba, incluyendo la aviación.

En sentido general los combates en Etiopía tuvieron un carácter mucho más regular que en Angola, se hacía fuego mediante grandes agrupaciones de artillería con el total de las piezas en apoyo directo a las unidades de tanques en composición completa y en cooperación con la aviación contra un enemigo de escuela similar, a los que se derrotó de forma indiscutible en solo dos meses de duro batallar. Somalia nunca se pudo recuperar de la derrota, los sueños expansionistas de Siad Barre murieron definitivamente preservándose la soberanía del Ogaden para Etiopia. La presencia cubana solo fue de contención contra las pretensiones extranjeras y nunca tomo partido en el conflicto interno de ese sufrido país.

Acrónimos

Spetsnaz: (Voiska spetsialnogo naznacheniya) literalmente tropas de destino especial, son las fuerzas de operaciones especiales de la antigua URSS y ahora de Rusia, famosas por su entrenamiento y desempeño a lo largo de todo el mundo.

Fuentes

  • Báez, L. (1996). Secretos de Generales. La Habana: Editora Política de las FAR.
  • Belén Pacheco, Capitán E. (1985). Misión internacionalista “Protesta de Baragua”. Centro de Estudios de Historia Militar. Revista El oficial no 10/ 1985.
  • Dirección Política de las FAR (2000). La Patria que defendemos. Ciudad Habana. Ediciones Verde Olivo.
  • Rivera, M. (2008). Guerra de Ogadén 1977-1978. Disponible en : http://www.dintel-gid.com.ar