Saltar a: navegación, buscar

Horacio Oscar García Gastelú

Horacio García Gastelú
Información sobre la plantilla
Horacio Oscar García Castelu (desaparecido argentino).jpg
Asesinado en la Masacre de Fátima.
NombreHoracio Oscar García Gastelú
Nacimiento24 de abril de 1955
San Justo Buenos Aires, Bandera de Argentina Argentina
Fallecimiento19/20 de adosto de 1976
Fátima, Argentina
Causa de la muerteTiro en la nuca, Explosión de una carga de dinamita.
ResidenciaBuenos Aires
Nacionalidadargentino
EducaciónMedia superior
OcupaciónEstudiante de Ciencias Biológicas, Servicio militar.
PadresHaydee Gastelú
Oscar Félix García Buelas

Horacio Oscar García Gastelú. Joven argentino asesinado en la Masacre de Fátima. Al momento de su muerte tenía 21 años, estudiaba biología en la Universidad de Buenos Aires y estaba haciendo el servicio militar.

Síntesis Biográfica

Horacio Oscar García Gastelú a quien sus amigos llamaban el “Gallego” nació el 24 de abril de 1955, en el barrio de San Justo en Buenos Aires, fue el segundo hijo del matrimonio formado por Haydee Gastelú, una de las 14 madres fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y de Oscar Félix García Buelas, Contador Público Nacional.

Estudió en el Colegio Nacional Buenos Aires, siendo un alumno aplicado y sobresaliente, donde militó en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) de la que fue uno de sus fundadores junto a su amigo “El Roña” Beckerman.

Comenzó su carrera universitaria de Ciencias Biológicas en la Universidad de Buenos Aires y al mismo tiempo trabajaba en una firma exportadora, 6 horas por día. Dedicaba todo su tiempo libre a la fotografía y al cultivo de la narrativa y la poesía, de la cual hay parte recogida en un libro que reúne la prosa y poesía de jóvenes asesinados por la dictadura cívico-militar.

Horacio, ayudaba desde la UES y la Juventud Peronista a alfabetizar en las villas de emergencia, mejorar las viviendas precarias de sus moradores y adoctrinar a la gente sobre sus derechos para enfrentar a los poderosos. Ante el aumento de detenciones y desapariciones de jóvenes, sus padres le ofrecieron salir del país pero se negó rotundamente.

Horacio fue reclutado para el Servicio Militar el 1 de mayo de 1976 y fue asignado a la marina, en la Base Naval de Puerto Belgrano. El 7 de agosto de ese propio año, Horacio, de licencia o pase desde el 26 de julio hasta el 11 de ese mes, se encontraba en Banfield, en casa de su novia Ada, una joven de 18 años que trabajaba en el Instituto de Tecnología Agropecuaria. La noche de ese día a las dos y media de la mañana un grupo de civiles armados irrumpió en la casa de su novia y se llevó a ambos jóvenes. Desde ese momento, Horacio y Ada están desaparecidos.

Horacio sabía que lo estaban investigando porque al contrario de otros reclutas no le daban armas para ejercitar el tiro y lo habían designado a trabajos administrativos, en los cuales manejaba tarjetas de todo el personal, especialmente de los soldados, lo que le permitió conocer que había algunos que eran observados, entre los cuales se encontraba él y dedujo que quien lo vigilaba a él era específicamente un oficial de inteligencia apellidado De León.

Según información reunida trabajosamente por la familia Horacio permaneció en cautiverio en Campo de Mayo para ser trasladado después a la Coordinación Federal, Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio.

Sus padres hicieron la denuncia de su detención en el Comando de la Armada, ya que su hijo debía presentarse a los pocos días en el Servicio Militar y acudieron a varios organismos internacionales. Establecieron, además, varios habeas corpus en Provincia y Capital Federal, pero no encontraron respuesta.

Horacio García Buelas fue asesinado la noche del 19 de agosto, amanecer del 20 de un tiro en la cabeza a no más de un metro de distancia. Su cuerpo, junto al de otros hombres y varias mujeres, fue colocado en una pila y dinamitado después, en lo que se conoció como la Masacre de Fátima (Municipio Pilar, Provincia Buenos Aires), llevada a cabo por la Policía Federal, aunque esto no se conoció fidedignamente hasta pasados varios años.

El destino de Horacio

En el año 2001, el grupo de Antropología Forense esclareció el destino de Horacio y devolvió sus restos a sus padres, quienes supieron entonces que el había sido una de las treinta víctimas de la Masacre de Fátima ocurrida entre el 19 y el 20 de agosto de 1976.

Sus restos fueron enterrados en San Justo, su pueblo natal, junto a las cenizas de sus bisabuelos, de sus abuelos y de otros miembros de su familia.

Los que decidieron su suerte en Coordinación Federal, escogiendo al azar a los que morirían en Fátima, la noche del 19 de agosto de 1976 cumplen cadena perpetua en una cárcel común.

La Masacre de Fátima

Masacre de Fátima es el crimen llevado a cabo en la madrugada del 20 de agosto de 1976 en Fátima, pequeña localidad del partido de Pilar, ubicado en el cruce de Camino de Tierra, a la altura del kilómetros 62 de la ruta 8 en la Provincia Argentina de Buenos Aires. En la matanza fueron ejecutados veinte hombres y diez mujeres, previamente secuestrados por fuerzas militares y policiales del Cuerpo Primero del Ejército.

Las víctimas, entre las que se encontraba Horacio, fueron atadas y vendadas y recibieron disparos en el cráneo desde una distancia menor a un metro, luego fueron trasladados al camino de Fátima, apilados y dinamitados según acreditó en 1985 la Cámara Federal porteña.

Es reconocida como la más brutal matanza conocida de la dictadura militar de Jorge Rafael Videla.

Su madre

Haydeé Gastelú de Garcia Buelas fue una de las catorce mujeres que se reunió, por primera vez en la Plaza de Mayo, el 30 de abril de 1977 y milita aún en las Madres de Plaza de Mayo–Línea Fundadora. En el aniversario treinta y cinco de la Masacre de Fátima, Haydeé Gastelú expresó en la Plaza de Mayo:

" Todos ellos, jóvenes, adultos, hombres y mujeres aunque no se conocieran tenían sueños en común y la mayor parte de ellos una vida de compromiso militante con su pueblo........ Después de más de 20 años de búsqueda incesante pidiendo por Verdad y Justicia tuvimos la fortuna de poder reconstruir su historia y recuperar sus restos. .....Por eso estamos aquí para decirles....que reivindicamos su lucha por un país libre con Justicia y Soberanía....y...que por ellos 30 y por todos los compañeros detenidos-desaparecidos NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS”

Fuentes