José Arcadio García

José Arcadio García
Información sobre la plantilla
Jose arcadio foto.jpg
Combatiente en el II Frente Nacional del Escambray.
Nacimiento12 de enero de 1934
Encrucijada, Villa Clara, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento20 de marzo de 1964
Encrucijada, Villa Clara, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinato
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónPiloto

José Arcadio García. Fue un mártir encrucijadense el cual se desarrolló como piloto y comenzó a trabajar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Se destacó como combatiente en el II Frente Nacional del Escambray, participando en la toma de diferentes poblados.

Síntesis biográfica

Primeros años

Nació el 12 de enero de 1934, en la calle Heredia #4, en Encrucijada. Hijo de padres trabajadores, su papá era obrero azucarero del Central Constancia, hoy Central Abel Santamaría y su madre colaboraba con el sustento económico del hogar laborando en la escogida de tabaco en Encrucijada, Villa Clara. Su padre era una persona que mostraba rebeldía ante las injusticias y tuvo gran inclinación por el Partido Ortodoxo que lideraba Eduardo Chibás. Cursó la escuela primaria, y a la edad de 14 años aprendió de su padre el oficio de barbero, y como tal le ayudaba en un pequeño local destinado a este servicio en Encrucijada.

Al triunfar la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959, el joven capitán fue designado en diciembre de 1959 para cursar la Escuela de Aviación, en la que se formó como piloto de helicóptero. Participó después en la Limpia del Escambray, en acciones contra las bandas armadas y dirigidas por el imperialismo yanqui. Tomó parte en las acciones contra los mercenarios en Playa Girón y en labores de salvamento cuando se produjo el ciclón Flora.

Trayectoria revolucionaria

Desde muy joven se vinculó al movimiento ortodoxo y tomó parte en diversas acciones de esta organización de la que fue Secretario de Finanzas y Organizador en el municipio. Estuvo contra la tiranía desde el mismo 10 de marzo de 1952 y colaboró en diversas actividades clandestinas. En La Habana trabajó como barbero y a la vez se vinculó al movimiento revolucionario en la capital, colaborando con el llamado Segundo Frente Nacional del Escambray. Con este grupo marchó a las montañas del centro de la isla, comenzando su vida como combatiente guerrillero. Participó en ataques a Güinia de Miranda, Placetas, Banao, Guasimal y Jatibonico.

Al recrudecerse los abusos y atropellos del régimen el joven fue de nuevo apresado por varios agentes represivos, con quienes se vio a puñetazos, y tras recuperarse de la paliza recibida, ya en libertad, abandonó el poblado y marcha a La Habana, deseaba incorporarse a la lucha armada, y a través de sus contactos en la capital logró unirse a las guerrillas del II Frente del Escambray, en Banao, el 10 de noviembre de 1957. Su compañero de armas, el comandante Antonio Piedra Bermúdez, guardó en su memoria una imagen gráfica de José Arcadio, caracterizado por ser un hombre muy dispuesto para todo, principalmente para las acciones más riesgosas.

«Siempre que se pedía un voluntario para una tarea que implicara peligro —observó— él reclamaba ser el designado.»

Cuando muchos de los oficiales del II Frente del Escambray traicionaron la Revolución Cubana y algunos abandonaron el país, estuvo entre los que condenaron esa actitud, a la vez que reafirmaba su lealtad a Fidel.

«Si nos pidieran tres palabras para definir la personalidad de José Arcadio, estas serían valor, coraje y audacia», significó Piedra.

Muerte

Muere el 20 de marzo de 1964 en Encrucijada, Villa Clara, Cuba ocurrió un hecho bárbaro, uno de los tantos casos de terrorismo y piratería aérea perpetrados contra el pueblo de Villa Clara. Ese día, el joven capitán de la Fuerza Aérea Revolucionaria de Cuba, pilotaba su helicóptero durante un vuelo de práctica, cuando fue conminado por dos traidores contrarrevolucionarios a poner rumbo norte para trasladarlos a una base del territorio yanqui.

A ello se negó el valiente oficial, quien respondió con firmeza que para conseguir esos propósitos tendrían que pasar sobre su cadáver. Así lo hicieron. Luego de asesinarlo cobardemente, los agresores, se llevaron consigo el cuerpo inerte y dirigieron la nave hacia los Estados Unidos, donde de inmediato encontraron protección y asilo. Una vez devuelto a la Patria su cadáver, el sepelio tuvo lugar el 23 de marzo, a las 4:00 de la tarde. Seis comandantes del Ejército Rebelde escoltaron el féretro del caído, quien recibió los honores de Comandante muerto en campaña.

En la despedida de duelo, el jefe de Instrucción Revolucionaria de la Fuerza Aérea, Quintín Pino Machado, señaló las virtudes de combatiente ejemplar y verdadero comunista de José Arcadio García Aguilar.

«Las lágrimas que hoy derraman aquí sus familiares se convertirán en acero para defender, como él la defendía, la integridad de la Patria; para seguir vigilando al enemigo cobarde y artero», concluyó el orador.

Fuentes