Manuscrito miniado

Manuscritos Miniados
Información sobre la plantilla
Manusc minia2 .jpg
Libro escrito a mano en el que aparecen gráficos, dibujos o imágenes cuyo tamaño es menor que el original.
Datos Generales
Año:siglo V
País:Francia
Datos de la Pintura o dibujo

Manuscritos Miniados. Es el arte de realizar trabajos en miniaturas, creando objetos de pequeñas dimensiones y delicadamente trabajados.

Descripción

Los manuscritos miniados son códices caligráficos, o rollos y libros dibujados a mano, enriquecido por los artistas con decoraciones y pinturas. Están adornados e ilustrados de diferentes maneras. Mediante el manuscrito miniado se refleja la realidad histórica de las épocas, de igual forma sus contenidos abordan temas de la vida cotidiana, el clima, la sociedad, trabajados con todo detalle.

Libro escrito a mano en el que aparecen gráficos, dibujos o imágenes cuyo tamaño es menor que el original. En muchos casos estos dibujos son un acompañamiento de la primera letra con la que se inicia la página o el capítulo de dicho libro. Las miniaturas dibujadas en los libros adquieren una belleza estética sobresaliente en muchos de los libros.

Origen

El arte de los manuscritos miniados fue creado en los monasterios en los siglos V-XX aproximadamente. Entre los manuscritos más famosos por distintas razones están: Manuscrito donde aparecen las Glosas Silenses y Emilianenses (primeros restos conocidos documentados de la lengua castellana) y Comentarios al apocalipsis del Beato de Santo Toribio de Liébana.

Estos libros son indispensables en estas épocas ya que no había imprentas y era la única forma de obtener la copia de algún libro con además ilustraciones muy valoradas por que están echas a mano.

Grandes ilustradores

Los grandes nombres del arte de las miniaturas y los libros ilustrados están vinculados a los talleres de ilustradores franceses o flamencos como Jean de Poucelle, Jaquemart de Hesdin o los hermanos Limbourg; y pintores toscanos como Simone Martini y otros.

Durante la etapa de la pintura gótica, los libros son obras que facilitan el intercambio cultural y consecuentemente la difusión de las corrientes artísticas por las Cortes y otros centros artísticos de toda Europa.

EXPOSICIÖN Códices de la Capilla Sixtina, manuscritos miniados

Son justamente destacados libros como el "Breviario de Felipe el Hermoso", el "Salterio de San Luis", el "Salterio de la Reina Mary" y muy especialmente el libro de "Las muy Ricas Horas del Duque de Berry" de los hermanos Limbourg, conservado en el Museo Condé de Chantilly (Francia).

En España, los manuscritos ilustrados más antiguos datan del siglo XI en el primer Románico; son la "Biblia de Ripoll", procedente del Monasterio de Ripoll y la "Biblia de San Pedro de Roda", procedente del antiguo Monasterio de San Pedro de Roda. Ambos monasterios se hallan en Cataluña, pero los libros actualmente están: el primero en la Biblioteca Vaticana y el segundo en la Biblioteca Nacional de París.

Otros libros ilustrados procedentes de los antiguos reinos de la Península Ibérica son: Liber Testamentorum de la catedral de Oviedo, realizado en el siglo XII por encargo del obispo Pelayo, con extraordinarias miniaturas ejecutadas a toda página, con una completa gama de colores y abundantes añadidos de oro y plata.

La colección de "Códices" de las obras de Alfonso X, el Sabio, repletas de escenas narrativas sobre temas variados constituyen un valioso testimonio de su época.

Arte de los retratos en miniatura

Los retratos en miniatura, así como otros géneros en miniatura (escenas cortesanas, paisajes), se desarrollaron a partir del siglo XVI. Consistían en retratos o pequeños cuadros encajados en diversos objetos como medallones, relojes de sobremesa, joyeros u otros objetos similares. El marco de los retratos, con frecuencia es un medallón ovalado.

Este nuevo tipo de pintura en miniatura se realizaba en una gran variedad de técnicas pictóricas como óleo sobre cobre, estaño, esmalte o marfil, aguadas sobre pergámino o cartulina, o desde el siglo XVIII acuarelas o aguadas sobre marfil.

Grandes pintores como Goya y Fragonard hicieron de los retratos en miniatura una faceta más de su actividad. Hubo pintores que se dedicaron a este arte casi en exclusividad. En el siglo XIX, con el desarrollo de la fotografía se inició la decadencia de este arte.

En Inglaterra se desarrolló como una forma o técnica independiente del resto de la pintura, a partir de la obra de pintores como Holbein el joven, Isaac Oliver y S. Cooper el cual alcanzó, en este arte, la perfección.

En Francia tuvieron relevancia pintores como J. Petitot que retrató en forma exquisita al rey Luis XIV y a los personajes de la Corte, así como Jacques Augustin o J.B. Isabey en la etapa de Napoleón.

El retrato ovalado del Archiduque de Carlos de Austria, (pretendiente al trono de España cuando la Guerra de Sucesión), obra de Pere Crosells, destaca en la producción del Reino de Valencia que fue uno de los tomaron partido por él.

Fuentes

  • Historia Antigua y Medieval. 7mo grado.
  • Historia del Arte. Tomo II. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.
  • Orígenes de la civilización. Edición Revolucionaria.