Saltar a: navegación, buscar

María del Carmen Prieto

María del Carmen Prieto
Información sobre la plantilla
Maria del Carmen Prieto.jpg
La Dama de la Campiña
Nacimiento1946
NacionalidadCubana
Otros nombresLa Carbonera o La Dama de la Campiña
CiudadaníaCubana
OcupaciónDeclamadora, cantante y poetisa.
Conocido porLa Carbonera y La Dama de la Campiña
Obras destacadasPalmas y cañas, Deja que yo te cuente
PremiosHomenajeen la Jornada Cucalambeana 2010

María del Carmen Prieto. Admirada y querida por su pueblo, esta artista popular ha dedicado su vida a la décima y la música campesina.

Infancia

Nacida en Hato de Jicarita, poblado de la Ciénaga de Zapata, en 1946, en el seno de una humildísima familia campesina, La Carbonera (seudónimo que, en su vida artística, recibió y con orgullo defiende, sobre todo por el oficio de su padre) concibió en 1968.

Sus primeros versos

Conjunto de catorce décimas autobiográficas que tituló, justamente, con ese nombre con el que sería conocida y reconocida. Junto a su entrega a la poesía, desde muy joven demostró su innata afición por la música campesina, a la que le ha dedicado todo su amor, pues para ella es como sus propias raíces.

Desarrollo profesional

Decir su nombre es ya adentrarse en lo más íntimo de este género, a veces (tan sólo a veces) subestimado por cierta zona de nuestra intelectualidad, al vincularlo con la décima (o viceversa), sin tener en cuenta que ambas (la música de nuestros campos y la estrofa nacional, según la denominara el poeta decimonónico José Fornaris) han incidido, de forma inobjetablemente directa, en el proceso de afianzar lo cubano, o sea, nuestra identidad como nación.

Más de cuarenta años de intenso bregar por el género campesino conforman la amplia vida artística de La Carbonera o La Dama de la Campiña, seudónimos de María del Carmen Prieto, conocida por el pueblo a través de la televisión, la radio y sus presentaciones en festivales como las legendarias Jornadas Cucalambeanas. Muchos la vinculan con su íntima colega, hermana y adversaria Elia Rosa Borges, con la que improvisa los domingos en el programa televisual Palmas y Cañas, donde disfrutan todos con sus gustados encontronazos.

Si durante cinco años fue aficionada, ya lleva más de cuatro décadas como profesional. Es declamadora, intérprete de tonadas y canciones campesinas y poetisa.

Faceta como poetisa

En su faceta como poetisa, ha guardado celosamente muchos textos que permanecen inéditos. Y no sólo ha escrito décimas, sino también las improvisa. Igualmente ha recurrido al romance y al verso libre, aunque no oculta su preferencia por nuestra estrofa, íntimamente ligada al punto cubano, del que ella es genuina representante. Tanto es así que en una de sus muchas creaciones poéticas escritas, en la que la ha empleado, la define, con un tono intimista, sin pretensiones lingüísticas, con todos sus atributos identitarios, mediante «la sugerencia metafórica para entregarnos su visión del objeto poético (la décima como estrofa) que, alejada ya de sus raíces españolas.

Obra artística

Declamadora, interprete de canciones, tonadas y poetisa

Estructurado en ocho secciones, las seis primeras reúnen una variedad temática que va desde sus antológicas décimas autobiográficas (homónimas de uno de sus seudónimos), el orgullo por su origen campesino, pasando por el amor filial, carnal y a sus (pobres amigos) (parafraseando a nuestro querido, admirado y siempre recordado Premio Nacional de Literatura 1985 Félix Pita Rodríguez), hasta llegar a su compromiso con la vida, el ser humano y la patria. En la penúltima sección el lector disfrutará de la primera controversia, celebrada en Las Tunas, entre la homenajeada y su tradicional (antagonista), la también destacada creadora Elia Rosa Borges, con la que ha compartido distintos escenarios y, sobre todo, en programas de nuestra televisión. Ambas han demostrado su desempeño en la improvisación, y sus acostumbrados (enfrentamientos) son, en verdad, muy disfrutados por todos sus seguidores.

Y ya en la última sección, (Homenaje), se (aglutinan) diversos creadores para entregarle a María del Carmen Prieto o a “La Carbonera”, “La Dama de la Campiña” o, simplemente, a nuestra (María de sol y canto, de verso, miel y tonada, auténtica enamorada del monte y todo su encanto), tal la define en una de las tres décimas que le dedica (pidiéndole prestado el término a Waldo González López su colegamiga Elia Rosa— una muestra de la deferencia hacia ella.

Dan testimonio de esa admiración, los Premios Nacionales que ha obtenido

José (Pepe) Ramírez Cruz, el histórico primer presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), notorios poetas-repentistas (Orlando Laguardia, Vitalia Figueroa, Tomasita Quiala, Jesusito Rodríguez, Omar Mirabal y Luis Paz, Papillo), así como significativos poetas-decimistas de distintas provincias y generaciones como Nieves Rodríguez Gómez, Waldo González López, Renael González Batista y Reina Esperanza Cruz Hernández) y dos voces nuevas (Agustín Dimas López Guevara y Maritza Vega Ortiz).

Personalidades con las que ha trabajado

En su ya larga trayectoria artística ha incluido en su repertorio como intérprete de tonadas y canciones piezas de significativos autores que cultivaron este género, como Eduardo Saborit, Félix B. Caignet y Radeúnda Lima, entre muchos otros. Como declamadora, ha promovido la obra de nombres como Nicolás Guillén y Jesús Orta Ruiz (El Indio Naborí), por sólo citar algunos.

Reconocimientos

Si bien, por su profesionalidad,como fiel exponente de la música campesina. “La Dama de la Campiña” ha merecido significativos reconocimientos y ha llevado su arte a numerosos países, su obra lírica no ha sido lo suficientemente divulgada (sólo en algunos periódicos y revistas y fundamentalmente fue incluida por el poeta y crítico Waldo González López en su volumen Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana).Justamente, por sus altos valores, la Comisión Organizadora de la Jornada Cucalambeana que se celebra anualmente en Las Tunas —capital de la décima cubana, como años atrás la denominara el catedrático español Maximiano Trapero, al que se le otorgó el hispanoamericano Premio José Vasconcelos 2009, del Frente de Afirmación Hispanista, A. C., de México, decidió, por unanimidad, dedicarle a ella la edición 43 del más alto y paradigmático evento de nuestros campesinos y de todos los que amamos y defendemos este genuino Arte y, a un tiempo, la décima.

Fuentes