Saltar a: navegación, buscar

Micenas

Micenas
Información sobre la plantilla
Micenassss.jpeg
Este sitio es actualmente un yacimiento arqueológico, está situado a 90 km al sudoeste de Atenas.
Datos Generales
País:Grecia

Micenas fue uno de los más grandes centros culturales que existió en el territorio continental de Grecia. Su periódo de auge o florecimiento abarca desde el siglo XVII hasta el siglo XIII.

Historia

Las tradiciones griegas hablan acerca de su riqueza y poder. Homero la llamaba «abundante en oro». En el segundo milenio a. C. Micenas (Μυκῆναι Mykênai, en griego antiguo) era uno de los mayores centros de la civilización griega, una fortaleza militar que dominaba gran parte del sur de Grecia. El periodo de historia griega comprendido entre el 1600 y el 1100 a.n.e. se denomina micénico en reconocimiento a la posición de liderazgo de Micenas. Cabe destacar que los habitantes de este periodo se llamaron a sí mismos aqueos y son los Griegos Heroicos.

Ubicación

Micenas se encontraba en el Peloponeso, en la Argólida. Esta región no casualmente es llamada en la Ilíada «Argos la muy sedienta». Está rodeada por cadenas montañosas que se cruzan en algunos lugares con llanuras onduladas, las cuales se consideran las más secas y estériles de todo el Peloponeso. El río más importante de la región es el Inaco, que nace en las montañas y atraviesa la Argólida de oeste a sudeste; se nutre principalmente por la caída de las lluvias en las montañas, y en el verano se seca por completo. Otras corrientes fluviales son todavía más pobres en agua. En tales condiciones, en la Argólida, salvo puntos aislados que tienen tierras fértiles, sólo en una región es posible ocuparse con cierto éxito de la agricultura. Se trata de la planicie situada en la parte sudeste, que penetra hacia las orillas del golfo de Argólida.

Ciudades mas antiguas

Aquí se encontraban las más antiguas ciudades de la Argólida: Argos, Tirinto y Micenas, distante esta última 18 kilómetros de la costa. Las ruinas de la ciudad de Micenas están situadas en una colina de 278 metros de altura sobre el nivel del mar, entre dos mesetas. La colina está rodeada por profundas barrancas rocosas. Estratégicamente, la ubicación de Micenas era extraordinariamente ventajosa, ya que la colina domina toda la comarca circundante. Al mismo tiempo estaba bien defendida de las invasiones de los enemigos por la misma naturaleza. La situación de Micenas era ventajosa en el sentido de que a través de estos lugares pasaban los antiguos caminos que unían la costa del sur de la Argólida con su parte septentrional y con el istmo.

Antes de las excavaciones eran conocidas las ruinas de la ciudad que se conservaban en la superficie. Las ruinas de las murallas que rodeaban antiguamente la acrópolis micénica sorprendían ya en la antigüedad por su estructura ciclópea. Se encuentra en ese lugar la llamada «puerta de los leones»; dos pilastras colosales que tienen por dintel un grueso bloque sobre el cual hay esculpida una columna que se ensancha en la parte superior y a cuyos lados hay dos leones en postura heráldica. Aún antes de las excavaciones se conoció una construcción en forma de cúpula, denominada Tesoro (depósito de cosas preciosas) del rey Atreo. El primero en comenzar las excavaciones en Micenas, en 1874, fue Schliemann. Como resultado de estas excavaciones y de las investigaciones arqueológicas realizadas en años posteriores en la Grecia continental, se descubrió una serie de monumentos del mismo tipo que los micénicos, y a toda esta cultura, sólidamente establecida, se la denomina micénica.

Restos arqueológicos de Micenas

Restos arqueológicos de Micenas, en el Museo Arqueológico Nacional de .

La vida micénica también está marcada por una gran religiosidad: el futuro panteón griego se empieza a dibujar en estas fechas con las divinidades indoeuropeas aportadas por los griegos: Zeus, Hera, Poseidón, Artemisa, Atenea, Hermes, Ares y Dioniso; la santidad y temor por los muertos es un ejemplo; hacían sacrificios humanos a los dioses según las tablillas de Pilos. No obstante también aparecen divinidades que no son identificables con ninguno de los dioses del panteón griego posterior.

Puerta de los Leones

Puerta de los Leones de Micenas, encontrada y restaurada en 1841.

La Puerta de los Leones es la ejecución arquitectónica más característica y conocida de Micenas y fue construida alrededor de 1250 a. C. En esa época, Micenas era una ciudad próspera cuyo poder político, militar y económico se extendía hasta Creta, Pilos (en el oeste del Peloponeso), Atenas y Tebas. Se trata de una abertura grande, construida con la misma piedra de las murallas, que tiene una altura de 3, 10 metros y un ancho de 3 metros con una profundidad de metro y medio. Hay dos bloques de piedra en ambos laterales, uno arriba que sostiene un gran monolito triangular donde están esculpidos los dos leones rampantes enfrentados entre sí, y un gran bloque de piedra en el suelo. Los leones no tienen cabeza y se dice que éstas eran de metal y que miraban hacia el exterior de la puerta, aunque otras opiniones más certeras dicen que estaban esculpidas en otro tipo de piedra. Es la puerta de entrada a otras construcciones.

Fuente

Enlaces Externos