Saltar a: navegación, buscar

Michel Temer

Michel Temer
Información sobre la plantilla
Michel Temer presidente.jpg

Escudo de la República Federal de Brasil

37.º Presidente de la República Federativa de Brasil
Vicepresidentevacante
PredecesorDilma Rousseff

Escudo de la República Federal de Brasil

Vicepresidente de Brasil
1 de enero de 2011 - 12 de mayo de 2016
PresidenteDilma Rousseff
PredecesorJosé Alencar
SucesorVacante
Datos Personales
NombreMichel Miguel Elías Témer-Lulia
Nacimiento23 de septiembre de 1940
Tietê, São Paulo, Bandera de Brasil Brasil
OcupaciónPolítico y Abogado
Partido políticoPartido del Movimiento Democrático Brasileño
Creencias religiosasCatólico
CónyugeMarcela Temer
PadreMiguel Elias Temer-Lulia
MadreMarch Bárbar-Lulia

Michel Temer. Es un abogado y político brasileño, actual presidente de la República Federativa del Brasil. Ocupó las funciones de vicepresidente de Brasil desde el 1 de enero de 2011​ hasta el 31 de agosto de 2016. El 31 de agosto de 2016, debido a la decisión del Senado Federal de destituir a la presidenta Dilma Rousseff, Temer asumió de forma definitiva las funciones de presidente de Brasil, tras haber ocupado el cargo de manera interina desde mayo de ese mismo año. Es además el presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mayor partido de Brasil.


A lo largo de su carrera política Temer ha ocupado varios cargos políticos como procurador general del estado de São Paulo, secretario de Seguridad Pública de dicho estado, diputado federal y presidente de la Cámara de Diputados en dos ocasiones (1997-2001 y 2009-2010).

Síntesis biográfica

Michel Miguel Elías Témer-Lulia nació en Tietê, un pueblo a 145 km al noroeste de la ciudad de São Paulo. Sus padres, Miguel Elías Témer-Lulia y March Barbar-Lulia, fueron dos inmigrantes libaneses maronitas llegados a Brasil en 1925. Es el menor de los ocho hijos del matrimonio Témer-Lulia. Criado como maronita, Témer profesa la religión católica, la más practicada en Brasil.

Graduado como abogado de la Facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo y posteriormente en 1974 como Doctor en Derecho por la Pontificia Universidad Católica de São Paulo. En 1968 ingresó como profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho Civil de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, llegando a ser director del departamento de postgrado. Fue además director del Instituto Brasileño de Derecho Constitucional y miembro del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional. Es autor de varias obras vinculadas al derecho y el derecho constitucional, la más famosa de ellas Elementos de Direito Constitucional, publicada en 1982, ha vendido más de 240 mil copias. Tras graduarse de la Universidad de São Paulo en 1963, comenzó a trabajar como abogado laboral; posteriormente ejerció como funcionario público.

Trayectoria política

En 1984 se afilió al recién fundado Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). En 1983, el gobernador paulista André Franco Montoro, también miembro del PMDB, lo nombró Procurador General del Estado de São Paulo; al año siguiente pasó a ser Secretario de Seguridad Pública del mismo estado, cargo que volvió a ocupar en los inicios de los años noventa. Durante su período se creó la primera Delegación de la Mujer de Brasil, así como también la Delegación de Protección de los Derechos de Autor, como instrumento de combate a la piratería. Luego de su primera administración al frente de la Secretaría de Seguridad Pública de São Paulo, fue designado en 1986 candidato por el PMDB a diputado federal constituyente, resultando electo y pudiendo participar en las sesiones de la Asamblea Constituyente en 1987. En los debates con vistas a la aprobación de la nueva Carta Magna, Témer se mostró contrario a la reforma agraria así como al derecho al voto a partir de los 16 años. En las elecciones legislativas de 1990 fue reelecto diputado, cargo que repetiría durante seis períodos consecutivos, aunque abandonaría temporalmente sus funciones para asumir por segunda vez en octubre de 1992 como secretario de Seguridad Pública de São Paulo y a finales de 1993 como secretario de Gobierno. Regresó como diputado federal en abril de 1994. Electo tres veces como presidente de la Cámara de Diputados (1997, 1999 y en 2009). En 2001 es designado como presidente del PMDB.

En 2016, Wikileaks revelaría que ya en 2006, Michel Témer recibía un sueldo como informante acerca de los asuntos de Gobierno para la embajada de Estados Unidos en Brasil.[1]

Vicepresidente de Brasil

En 2009, tras un acuerdo entre su partido y el Partido de los Trabajadores, es elegido candidato a Vicepresidente, para conformar la fórmula con Dilma Rousseff con vistas a las elecciones de 2010, en las que resultaría electo, tras una segunda vuelta, el 31 de octubre. Tomó posesión del cargo de Vicepresidente en enero de 2011. Candidato nuevamente a la vicepresidencia, junto a Rousseff, a las elecciones generales de Brasil de 2014, fue reelecto, prestando juramento el 1 de enero de 2015.

Papel durante el proceso contra Dilma Rousseff

En diciembre de 2015, mientras se discutía la posibilidad de la apertura de un proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff, fue filtrada en los medios de comunicación una carta de Témer dirigida a Rousseff en la que se mostraba inconforme con el papel que tenía él y su partido en el Gobierno brasileño describiéndose como un «vicepresidente decorativo». Meses después, en abril de 2016, a medida que el proceso de impeachment cobraba fuerza, un audio filtrado de forma involuntaria mostraba el discurso que Témer dirigiría a la nación en caso de que la presidenta fuese destituida.[2] Tras la divulgación de dicho audio, Rousseff no dudó en señalar a su vicepresidente como «uno de los jefes de la conspiración». Días antes, el 29 de marzo de 2016, su partido había acordado abandonar la coalición gobernante que sostenía el gobierno de Rousseff y el Partido de los Trabajadores. El 17 de abril, una vez la Cámara de Diputados aprobó elevar al Senado federal la decisión de continuar el juicio político contra Rousseff, una foto mostró a Témer sonriendo mientras seguía por la televisión, desde su despacho y junto a varios colaboradores, la sesión en la Cámara.

Funciones como presidente interino de Brasil

El 12 de mayo de este año asumió interinamente la presidencia del Brasil durante 180 días, tiempo en el cual el Senado deberá juzgar a su predecesora Dilma Rousseff. En su primer discurso expresó la necesidad de «la recuperación de la economía nacional, en los potenciales del país y en sus instituciones sociales y políticas» además de pedir el esfuerzo de «partidos políticos, liderazgos, entidades organizadas, al pueblo brasileño, para sacar al país de esta gran crisis». Sin embargo, su gobierno fue objeto de críticas desde su misma puesta en marcha debido a la ausencia de mujeres en el gobierno, siendo el primero desde 1985 en no contar con ninguna, así como por la decisión de varios países de desconocerlo como presidente.[3]

Presidente de la República

El 31 de agosto de 2016 asumió la presidencia debido a la destitución de la ex-presidenta Dilma Rousseff con 61 votos a favor.

En mayo de 2017, el fiscal general del Estado acusó a Témer de «corrupción pasiva, obstrucción de la justicia y organización criminal» tras unas revelaciones de O Globo sobre las declaraciones del empresario Joesley Batista, dueño de una multinacional cárnica quien había grabado en secreto a Témer avalando un soborno. La fiscalía autorizó la difusión del audio que afecta también a Lula, Roussef y otros políticos.[4]

Témer, en un discurso televisado, respondió que el audio estaba manipulado, acusó a Batista de ser un «exagerador» y pidió un peritaje tecnológico. La investigación se sitúa en el marco de «manos limpias» de Brasil sobre la financiación ilegal de los partidos.[5]

Témer se negó a dimitir. La respuesta social fue un nuevo incremento de las protestas en la calle, que comenzaron a pedir elecciones directas, no conformándose con la renuncia de Témer y la elección de un nuevo presidente por parte de un parlamento en el que más de la mitad de sus miembros estaba involucrado en denuncias de corrupción.[6]

Destitución de Dilma Rousseff

Unos 61 senadores aprobaron la destitución de su cargo de la presidenta Dilma Rousseff y consumaron así el «golpe parlamentario» contra la mandataria constitucional de ese país. Con 61 senadores a favor, y 20 en contra, de 81 en total, la destitución de Rousseff es un hecho. No obstante, Rousseff no fue inhabilitada para ejercer cargos públicos.

La votación final sobre el juicio político estuvo dividida en dos rondas, una para decidir sobre la destitución de la mandataria, y otra sobre la inhabilitación política por un lapso de ocho años.

Minutos después de votar la destitución de Dilma Rousseff, el Senado brasileño votó por separado ―de acuerdo a un pedido del Partido de los Trabajadores― la inhabilitación por ocho años para ejercer cargos públicos, lo que resultó en una victoria para Rousseff, ya que la oposición no alcanzó los dos tercios necesarios para dejarla fuera del juego político. La votación resultó con 41 votos a favor de inhabilitar a la expresidente, 36 en contra y 3 abstenciones, sobre el total de 81 senadores. Así, la estrategia planteada por los senadores del PT al inicio de la sesión resultó un acierto.

Según se anunció, el presidente interino Michel Témer asumirá en las próximas horas la presidencia, frente a fuertes cuestionamientos sociales, y permanecerá al frente de Brasil hasta el 1 de enero de 2019, más allá de la poca popularidad con que cuenta ante la implementación de políticas económicas profundamente marcadas por recortes presupuestarios y privatizaciones de servicios.

Rousseff fue suspendida de sus funciones el 12 de mayo de 2016, por presunta manipulación de las cuentas públicas en 2014 (año de su reelección) y a inicios de 2015. Sin embargo, analistas políticos de todo el mundo han catalogado el proceso llevado contra la mandataria constitucional como un «golpe blando» llevado a cabo desde la embajada de los Estados Unidos.[7]

Así lo dijo el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien recordó que los golpes blandos ya se han puesto en práctica en el continente en países como Honduras (con Manuel Zelaya) y Paraguay (con Fernando Lugo). «Ahora, la misma metodología, que no necesita a las Fuerzas Armadas, se está utilizando en Brasil», manifestó.

Durante el proceso, se filtraron grabaciones secretas que demostraron que el impeachment solo fue un intento de frenar las investigaciones del megaescándalo de corrupción en la estatal Petrobrás, que golpeó tanto al partido de Rousseff como al de Témer.

En diciembre de 2015 el proceso fue abierto, y luego de recolección de pruebas y presentación de testimonios por parte de una comisión especial del Senado; Rousseff fue hallada culpable y destituida definitivamente por más de 54 votos.

El abogado de defensa de Rousseff, José Eduardo Cardozo, ha calificado el proceso judicial como «una gran farsa» y un golpe contra la democracia.

Reconocimientos y distinciones

Ha recibido como reconocimiento: Legión de Honor, Gran Oficial de la Orden del Príncipe Henry y Gran cruz de la orden de la bandera de Dinamarca.

Fuentes