Saltar a: navegación, buscar

Mucosa bucal

Mucosa bucal
Información sobre la plantilla
Mbucal.jpeg
Concepto:Es una capa formada por epitelio y el tejido conjuntivo subyacente, que reviste las paredes internas de aquéllos órganos que están en comunicación con el exterior del cuerpo. Suele estar asociada a numerosas glándulas secretoras de moco y presenta funciones de protección, secreción y absorción.

Mucosa bucal: Son tejidos orgánicos suaves y húmedos (como el del interior de la boca) que revisten el interior de los órganos digestivos (cavidad oral, faringe, esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto), los respiratorios (mucosa nasal, tráquea y bronquios), los urológicos (uretra, vejiga, uréteres) y genitales femeninos (parte de la vulva y vagina)

Alteraciones de la mucosa bucal

La mucosa oral forma parte del tracto digestivo superior y en ella pueden producirse enfermedades de origen local o sistémico. Cualquier alteración de la boca precisa de un examen minucioso de toda la cavidad oral: mucosa oral, encías, paladar y lengua. No sólo recurrimos a la inspección, también la palpación y el estudio anatomopatológico suelen ser herramientas imprescindibles para la confirmación diagnóstica. Dentro de las alteraciones de la mucosa oral diferenciaremos varios apartados:

Variaciones de la estructura normal

  • Enfermedad de FordyceCaracterizada por la aparición de las manchas de Fordyce (pequeñas lesiones de color amarillento aisladas o en grupos, sobretodo en la mucosa del labio). Histológicamente son glándulas sebáceas ectópicas, es decir, de morfología normal pero localización anormal.
  • Lengua fisurada]]: Aumento del número de canales o pliegues en el dorso de la lengua. Suele ser asintomática aunque puede sufrir alteraciones secundarias a procesos traumáticos (como el cepillado) o infeccioso.
  • Glositis media romboidel: Placa eritematosa en la porción central del dorso de la lengua. Se trata de una hiperplasia epidérmica cuya colonización por cándidas es frecuentísima.
  • Varices linguales: Son vasos dilatados de color azul-violáceo ubicados, sobretodo, en las caras laterales y ventrales de la lengua. No tienen trascendencia clínica.
  • Toro: Exostosis o protuberancia ósea en la línea media del paladar duro. No precisa tratamiento.
  • Enfermedades periodontales: Son tratadas, ampliamente, en el capítulo correspondiente. Destacan:
  • Periodontitis: Inflamación periodontal que supone la causa más frecuente de pérdida dental
  • Hiperplasia gingival: desarrollo anómalo de las encías. Es posible encontrarla en estados fisiológicos como el embarazo pero la causa más frecuente es la secundaria a medicamentos (fenitoína, nifedipino, ciclosporina o combinaciones de éstos). Algunos casos pueden precisar cirugía.

Infecciones víricas

  • Gingivoestomatitis Herpética aguda: provocada por el virus del herpes simple. Es más frecuente en niños. Sólo el 50% da síntomas. Puede presentarse con una mucosa oral edematosa con úlceras que coalescen difícil apreciación de vesículas. Suelen curar en 1-2 semanas sin dejar cicatriz. Pueden acompañarse de fiebre, adenopatías laterocervicales y afectación del estado general.
  • Herpes labial recurrente: Presente en el 30% de la población. Etiología: Virus tipo I. se trata de la formación recidivante de vesículas en el tercio externo del labio o región perioral. Suelen durar entre 3-7 días. Curan sin dejar cicatriz. La aplicación del antirretroviral convencional no disminuye la duración del proceso.
  • Enfermedad boca-mano-pie: causada por el Coxsackie tipo A. Son lesiones vesiculares en orofaringe, piel de manos y pies y región glútea. Cura sin dejar cicatriz en dos semanas.
  • Herpes Zoster: provocado por el virus varicela-zoster. Son vesículas que se ulceran siguiendo una metiera unilateral y provocando la neuralgia de la misma.

Tratamiento

El tratamiento utilizado para las lesiones de la mucosa oral va a depender, de forma absoluta, de la etiología o causa de la lesión.

Si nos encontramos ante una infección de la mucosa oral el primer ítem a indagar sería su etiología específica: vírica, bacteriana, fúngica....Ello nos determinará el tratamiento de forma absoluta pues sólo si es de causa bacteriana estará indicado el tratamiento con antibióticos.

Otros procesos banales y frecuentes son las aftas. Sin tratamiento cicatrizan por sí solas en 7-10 días pero existen tratamientos sintomáticos que alivian el dolor y aceleran el proceso de resolución, por ejemplo enjuagues con manzanilla o agua salada.

En caso de mucositis por radioterapia o quimioterapia podemos realizar enjuagues profilácticos con una disolución específica (un litro de agua con dos cucharadas de bicarbonato ó una de bicarbonato y una de sal).

En el caso de la llamada "boca seca", asociada o no a patología sistémica (síndrome de Sjögren) o por alteraciones congénitas o adquiridas de las glándulas salivares se puede recurrir a la saliva artificial, chiles de xilitol o medidas sintomáticas como la toma de hielo, para mantener las mucosas hidratadas.

Mucosa bucal del hombre

  • Introducir el dedo en la cavidad bucal.
  • Raspar suavemente con la uña la cara interna del carrillo.
  • Limpiar el producto obtenido, del borde interno de la uña, con una aguja enmangada
  • Depositarla junto con una gotita de agua sobre el porta-objetos.
  • Hacer una extensión frotando con la aguja sobre el porta.
  • Calentar a la llama del mechero sin que llegue a quemar el porta sobre el dorso de la mano.
  • Colocar el porta sobre el soporte de tinción encima de la cubeta.
  • Agregar unas gotas de azul de metileno o de verde de metilo acético, dejando actuar el colorante 2 ó 3 minutos.
  • Verter el colorante sobrante y lavar la preparación hasta que no suelte color.
  • Poner encima un cubre-objetos, de forma que éste caiga como se cierran las tapas de un libro; dejando caer suavemente el cubre se evita todo riesgo de que queden burbujas de aire entre el porta y el cubre.

Prevención

Ante cualquier alteración de la boca debe procederse a un examen minucioso de la cavidad oral, de manera sistemática. Se deben explorar todas las áreas de la mucosa oral y se deben realizar pruebas complementarias (biopsia en la mayoría de los casos) para la confirmación diagnóstica, en la mayoría de los casos. Se recomienda para prewvenir estas alteraciones lo siguiente::

  • Dieta e hidratación adecuadas.
  • Disminuir el consumo de alcohol y tabaco. Lo deseable sería abandonar este hábito.
  • Disminuir los niveles de estrés.
  • Visita periódica al dentista.
  • Revisiones del estado de las prótesis bucales.
  • Utilizar protector labial ante exposiciones prolongadas al sol.

Fuentes