Saltar a: navegación, buscar

Mula

Mula
Información sobre la plantilla
Mula.jpeg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Mammalia
Familia:Equidae

Mula. Resultado del cruce entre la yegua y el burro. Comparte algunas características con los Burdéganos (resultado del cruce entre el caballo y una burra), pero difiere en otras, debido a ciertos genes que varían su efecto en función de que si se recibe de la madre o del padre.

Características de la Mula

La mula es generalmente más grande y más fácil de criar que un burdégano, por lo que ha sido la preferida de los criadores. Otra razón para la abundancia de las mulas es que los genes son más compatibles entre sí cuando el burro es el padre y la yegua la madre.

La mula ha sido y sigue siendo muy usada en tareas que requieren fuerza y resistencia, como medio de transporte, en la agricultura para arar campos y otras tareas como sacar agua de los pozos mediante una noria. Actualmente está siendo sustituida por máquinas agrícolas.

La mula combina las mejores cualidades de sus padres: posee la sobriedad, la paciencia, la resistencia y el paso seguro del asno, y el vigor, la fuerza y el valor del caballo. Sus pezuñas son más duras que las de los caballos, y demuestra una resistencia natural a muchas enfermedades y a los insectos.

Las mulas son generalmente menos tolerantes hacia perros que los caballos, y son capaces de defender a su jinete contra ellos; incluso son capaces de matar a un león de montaña y hasta son capaces de patear con cualquiera de sus pezuñas en cualquier dirección.

Problemas genéticos del cruce

Al igual que los burdéganos, las mulas son casi siempre estériles, y en los pocos casos de fertilidad las crías tienden a ser de bajo peso y débiles. Su esterilidad se atribuye al diferente número de cromosomas de las especies de las que proviene (los burros tienen núcleo de 62 cromosomas, mientras que los del caballo tienen 64).

En realidad, la mula es un animal semiestéril; todo los machos (mulos) son estériles por un problema en la glándula seminal. Sin embargo, la hembra (mula) puede generar óvulos fértiles.
Cuando los cromosomas se recombinan, antes de quedarse con la mitad de la dotación genética de la hembra y formar así un gameto, se reparten al azar. Todos aquellos parten al azar.

Todos óvulos generados con parte de los genes procedentes de la yegua y burro (los progenitores de la mula) mezclados, son óvulos estériles y no podrán ser fecundados.
Sin embargo, pueden ser fecundados los escasos óvulos que por recombinación al azar se formen solo con el ADN heredado de su madre yegua, o solo con el ADN heredado de su padre asno.

El porcentaje de óvulos fértiles es extremadamente bajo. Por ello, si en esa ovulación (una de entre muchos ciclos ovulatorios) la mula es cubierta por un caballo, nacerá un potro, y si es cubierta por un burro, nacerá un burrito. No se conoce que una mula de a luz a un híbrido similar a ella.

Así, una mula hembra que tenga ciclos estrales y pueda llevar un feto, podrá quedar preñada de forma natural o por medio de transferencia embrionaria; en sí el problema reproductivo radica en poder preñar al animal en primer lugar.

A pesar de esto, cuando la mula está preñada, es difícil que lleve a término la gestación, y por lo general, la cría nacida es débil y enfermiza. Algunos lo asocian a que es un animal nacido con acortamiento de tolómeros y sufre envejecimiento prematuro. Sin embargo, dada la escasez de estos animales, es algo que no se ha podido demostrar aún.

Un burdégano es el animal híbrido resultante del cruce entre un caballo (Equus caballus) y una asna (Equus Asinus). Tanto los caballos como los burros pertenecen a la familia Equidae.

El burdégano y la mula son realmente animales creados por el hombre, ya que en estado natural las dos especies progenitoras vivían en continentes diferentes. El caballo y el burro tienen un antecesor común relativamente reciente, por lo tanto comparten más del 97% de sus genes, lo suficientemente próximo para producir crías, pero demasiado alejado para que sean fecundadas.

Los Burdéganos son más pequeños que las mulas, y mientras que la cara de las mulas recuerda más a los burros, la del burdégano se parece más a la de los caballos, que es larga y delgada. No tiene las orejas tan largas como la madre, aunque algo más que las del padre.

Su cola es peluda en toda su longitud, como los caballos. Presenta formas poco esbeltas y su tamaño se aproxima a la del asno. Se cree que su tamaño se ve restringido por haber sido gestado por una burra, cuya matriz es de menor a mayor que la de una yegua, lo que limita el crecimiento del feto. También revela el carácter de la madre.

Obtención de Burdéganos

Para obtener mulas o burdéganos es necesario entrenar a los progenitores para que acepten copular entre especies o por inseminación artificial.

Los mulos y los burdéganos no castrados suelen ser muy libidinosos aunque estériles, porque sus testículos producen testosterona a tasas normales. Por eso se castran para el trabajo.

La mula se ha producido en mayor cantidad porque es más fácil combinar burros con yeguas que viceversa.
La conducta reproductiva de ambos es bastante diferente. El burro es un animal territorial y el caballo, no.

Fuentes

  • Revista Serranía. Edición 129, periodista Eglis Ricardo.