Saltar a: navegación, buscar

Olinda (Brasil)

Olinda (Brasil)
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Olinda
Bandera

Escudo de Olinda
Escudo

EntidadCiudad
 • PaísBandera de Brasil Brasil
 • Fundación12 de marzo de 1535
Población 
 • Total377,000 hab.
GentilicioOlindenses
Centro Histórico de Olinda.jpg
Centro Histórico de Olinda

Olinda. Municipio de Brasil, perteneciente al estado de Pernambuco, situado en la región Nordeste. Se extiende sobre un área de 38,1 km².

Historia

Fundada por Duarte Coelho Pereira en 1535, Olinda fue el primer asentamiento colonial y, durante mucho tiempo, la primera ciudad comercial del norte de Brasil. Desde muy temprano fue lugar de residencia de los dueños de ingenios azucareros, cuya enorme influencia económica y política se manifestó en una serie de construcciones del más puro estilo barroco colonial, tanto religiosas como residenciales. Olinda fue capital de la provincia de Pernambuco.

En 1630 fue saqueada e incendiada por los holandeses, quienes ocuparon la zona hasta 1654, e hicieron de Recife la capital del Brasil holandés, con lo que comenzó el declive de Olinda. A finales del siglo XVIII Olinda comenzó a sentir los efectos de la caída del precio del azúcar, y entró en un período de decadencia.

A principios del siglo XIX, conoció un cierto repunte cultural, con la fundación del Seminario Diocesano (1801), luego con el hecho de la Independencia, y, finalmente, con la instalación de uno de los dos primeros establecimientos de enseñanza superior de Brasil, los cursos de Derecho, fundados simultáneamente en São Paulo y Olinda en 1827. Hasta 1837 disputó con Recife la categoría de capital de Pernambuco (rivalidad que incluso fue motivo de la llamada Guerra de los Mascates, en 1710). Aunque no puede competir económicamente con la capital del estado, la supera en la magia y el encanto de su patrimonio histórico y cultural.

Fue constituida en diócesis el 16 de noviembre de 1676, y en arquidiócesis el 5 de diciembre de 1910. (Desde 1918 se la denomina Olinda-Recife). Tiene como sufragáneas las diócesis de Afogados da Ingazeira, Caruaru, Floresta, Garanhuns, Nazaré, Palmares, Pesqueira y Petrolina.

Desarrollo económico

Las principales actividades económicas de Olinda, a juzgar por el número de personas empleadas, son los servicios (con 26%), el comercio (18%) y la industria (11%). Asentada en medio de una región cultivadora de caña de azúcar, la industria de la ciudad gira principalmente en torno a este producto, aunque también tiene fábricas de tabaco y de tejidos. Es importante el rubro de la pesca, y, cada vez más, el turismo.

Atractivos turísticos

  • Alto da Sé: es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. En él, además de apreciar un extraordinario complejo arquitectónico, se disfruta de una espectacular vista de la ciudad y sus alrededores, como los rascacielos de Recife. Habitualmente tiene lugar en ella un mercado de arte y artesanías.
  • Caños de Olinda (Bicas de Olinda): se trata de fuentes construidas en piedra y mampostería, durante los siglos XVI y XVII, para dotar de agua potable a la población. Son fuentes de flujo de agua perenne, y son parte integrante del paisaje colonial olindense. Hoy se conservan únicamente tres: Bica do Rosário, Bica de São Pedro y Bica dos Quatro Cantos.
  • Mercado Eufrásio Barbosa o Mercado del Varadero: constituye un espacio cultural, con diversas tiendas de artesanías, galerías de arte, librerías, etc., con teatro y áreas de exposiciones artísticas y culturales.
  • Observatorio Meteorológico: localizado en el Alto da Sé, se hizo famoso por el descubrimiento del primer cometa de América Latina, el Olinda, observado en 1860 por el astrónomo francés Emmanuel Liails.

Desarrollo social

Fiestas y folclore

Junto con los de Río de Janeiro y de Salvador, el de Olinda es uno de los tres carnavales más importantes de Brasil. A diferencia del de Río, en éste los participantes bailan y se divierten en las calles al ritmo de típicos grupos musicales denominados Trios elétricos, que recorren lentamente las calles de la ciudad, tocando sobre plataformas de camión los ritmos característicos del carnaval: el frevo y el maracatú. Son habituales también los blocos (especie de “peñas” o comparsas), que desfilan por las calles arrastrando consigo grupos de gente; los blocos más famosos de Olinda son el Pitimbeira y el de los Elefantes. También son típicos los grupos de travestis. Otras expresiones carnavalescas son los Caboclinhos (hijos de caboclo), danza de origen indígena, y quizás la más antigua de Brasil, pues se describe ya en 1584. Las coreografías son muy pintorescas, y en ellas no faltan personajes como el Cacique, la India-jefe, el Capitán, el Teniente, los Perós (niños y niñas), el Porta-estandarte y los caboclos de Baque (músicos). Grupos de Indios portando típica vestimenta y adornos y con sus pinturas corporales recorren también las calles de la ciudad dirigidos por sus Mestres. Los bonecos gigantes (muñecos) son uno de los principales atractivos del carnaval de Olinda; se trata de piezas artesanales, elaboradas en yeso y papel cartón, que pueden alcanzar hasta 6 metros de altura.

Otra fiesta igualmente popular de Olinda es el Torneio dos Repentistas (Torneo de los Repentistas). El repentista es una especie de cantautor, que improvisa rimas o trovas, acompañado de una simple guitarra. En el torneo se entabla una competición (cantoria) entre dos repentistas, hasta que la gente decide cuál de los dos es el ganador. El de Olinda es el torneo más famoso de la región, pues reúne a los mejores repentistas de todo el Nordeste. Se celebra en la Plaza de la Preguiça durante tres días consecutivos.

Mención especial merece el rico y diversificado acervo de manifestaciones artesanales de Olinda que van desde bonecos gigantes hasta las miniaturas de los estandartes de los Clubes y Agremiaciones Carnavalescas, pasando por las miniaturas de casas, esculpidas en madera y coloreadas como las casas de Olinda. En muchas de las laderas de la ciudad es fácil observar a los artesanos trabajando en sus “talleres” al aire libre.

Centros e instituciones culturales

Olinda es sede de la Associação Pernambucana de Ensino Superior; de la Facultad de Comunicación y Turismo; de la Facultad Olindense de Ciencias Contables y Administrativas. En ella funciona también el Instituto Joaquim Nabuco.

Entre los varios museos que se encuentran en la ciudad hay que mencionar:

  • Museo de Arte Contemporáneo:instalado en un hermoso edificio del siglo XVIII que estuvo destinado a Aljube o Cárcel Eclesiástica (al servicio de la Santa Inquisición); cuenta con una importante colección de arte nacional y extranjero.
  • Museo de Arte Sacra de Pernambuco: tiene su sede en el Palacio Episcopal, en una interesante estructura del siglo XVII, sita en el Alto da Sé.
  • Museo Regional de Olinda: reúne objetos de alto significado histórico, como blasones labrados en piedra, mobiliario antiguo y piezas de arte religioso.

Monumentos históricos

Olinda conserva el mayor acervo arquitectónico colonial de Pernambuco merced a sus numerosas iglesias y monasterios, así como a algunos edificios de arquitectura civil.

  • Iglesia de Nuestra Señora de la Luz (Igreja de Nossa Senhora da Luz): junto con la Santa Casa de Misericordia de Olinda, fue construida en 1540. Incendiada por los holandeses en 1630, lo único que conserva de su primera fábrica es la fachada.
  • Iglesia de la Sede-Iglesia de San Salvador del Mundo (Igreja da Sé -Igreja de São Salvador do Mundo): fundada en 1537, fue la primera parroquia de la región Nordeste, constituida en 1549, el mismo año en que se inició la construcción de la actual iglesia. Hoy es la catedral del arzobispado de Olinda y Recife. La iglesia se restauró por última vez en 1983.
  • Igreja de Nossa Senhora do Amparo (Iglesia de Nuestra Señora del Amparo): construida en 1613, fue parcialmente destruida por los holandeses en 1631, reconstruida en 1664 y restaurada en 1992. Posee esculturas doradas e imágenes de gran valor.
  • Convento de San Francisco: primer establecimiento franciscano en Brasil. El conjunto está formado por la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves (Igreja de Nossa Senhora das Neves), la capilla de San Roque (Capela de São Roque, la más antigua de las capillas de la Orden Tercera Seglar de Brasil) y el claustro de azulejos con su magnífica sacristía. Completando el magnífico conjunto, se yergue delante del convento el gran crucero trabajado en piedras traídas de los arrecifes. En los ambientes del convento se instaló en 1930, la primera biblioteca pública de Pernambuco. Todo el conjunto es del siglo XVI.
  • Monasterio de San Benito (Mosteiro de São Bento): comenzada su construcción al inicio del siglo XVI, fue incendiado por los holandeses en 1631. Su restauración se comenzó en 1654, y pasó por diversas épocas y estilos. Destacan en ella su juego de campanas (el más sonoro carillón de la ciudad), su altar mayor y su sacristía, verdaderas obras maestras del barroco brasileño. Durante 24 años, el monasterio funcionó la primera escuela de Derecho de Brasil. En los fines de semana, se escucha en su recinto la música gregoriana.
  • Iglesia del Buen Jesús del Buen Fin (Igreja do Bom Jesus do Bonfim): levantada en el siglo XVII, destaca en ella su altar mayor.
  • Iglesia del Carmen (Igreja do Carmo o Santo Antônio do Carmo): la más antigua iglesia de la Orden de los Carmelitas en Brasil, que data de 1580. En el primer piso de la iglesia funciona el Instituto Brasileiro do Patrimônio Cultural.
  • Iglesia y Convento de Nuestra Señora de la Concepción (Igreja e Convento de Nossa Senhora da Conceição): construido en el siglo XVI, es uno de los conventos de frailes más antiguos de Brasil. Son de admirar en ella la imagen de Nuestra Señora de la Concepción, con preciosa pintura del siglo XVIII policromada en oro, y su techo, que es el original.
  • Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe (Igreja de Nossa Senhora do Guadalupe): construida en el siglo XVII, durante la época en que Portugal estaba unida a España.
  • Iglesia de San Juan Bautista de los Militares (Igreja de São João Batista dos Militares): construida en la segunda mitad del siglo XVI, se libró del incendio de los holandeses (1631) porque éstos la habían convertido en cuartel.
  • Iglesia y Monasterio de Nuestra Señora del Monte (Igreja e Mosteiro de Nossa Senhora do Monte): edificada en la primera mitad del siglo XVI, es una de las más antiguas de la ciudad. Hoy es una abadía de monjas benedictinas.
  • Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de los Negros (Igreja de Nossa Senhora do Rosário dos Pretos): fue construida por la Hermandad del Rosario de los Hombres Negros en el siglo XVII.
  • Iglesia de Nuestra Señora del Destierro y Convento de Santa Teresa (Igreja de Nossa Senhora do Desterro e Convento de Santa Tereza): es una iglesia votiva, construida después de la victoria contra los holandeses. Riqueza de imágenes talladas en los siglos XVII y XVIII.
  • Iglesia de San Sebastián (Igreja de São Sebastião): del siglo XVII.
  • Iglesia de Nuestra Señora de la Buena Hora o de la Buena Muerte (Igreja de Nossa Senhora da Boa Hora) (1807).
  • Santuario de la Madre y Reina Tres Veces Admirable (Santuário da Mãe e Rainha Três Vezes Admirável): es el undécimo santuario de Schoenstatt construido en Brasil, inaugurado el 12 de octubre de 1992, en conmemoración de los 500 años del descubrimiento y evangelización de América.
  • Capilla de San Pedro Advíncula (Capela de São Pedro Advíncula): construida en 1764 para hacer de cárcel eclesiástica. Los presos en ella recluidos asistían a misa desde detrás de las rejas.

En el capítulo de arquitectura civil hay que destacar:

  • Palacio de los Gobernadores (Palácio dos Governadores) (siglo XVII): allíl se instaló, en 1824, la Asamblea Constituyente Legislativa de la Confederación del Ecuador. Actualmente es la Sede de la Prefectura Municipal de Olinda.
  • Fortín de San Francisco (conocido como “Fortim do Queijo” -Fortín del Queso-), construido en el siglo XVI y restaurado en 1781, se caracteriza por su arquitectura simple y rústica.
  • Edificios moriscos: curiosos ejemplares de arquitectura morisca que destacan en el paisaje de Olinda con sus típicos balcones de madera.
  • Mercado de Riveira: construcción del siglo XVII.

Fuente