Saltar a: navegación, buscar

Oráculo

Oráculo
Información sobre la plantilla
Oraculo.jpg
Oráculo. El oráculo es una respuesta divina que llega a las personas a través de los sacerdotes u otros ministros.

Oráculo

Oráculo se refiere a un mensaje o respuesta divina a una consulta, por lo general prediciendo el futuro. Por extensión, también se refiere al lugar, estatua, santuario o símbolo donde se le hacen preguntas a los dioses. Oráculo viene del latín oraculum y este del verbo orare (hablar). La palabra se forma con el sufijo -culum / culus, que expresa, la mayoría de las veces diminutivos, y en otros casos medios o instrumentos. Así el vocablo conserva su doble acepción de "medio de habla o expresión" de un dios, y "respuesta oral breve".

El concepto del oráculo se originó en Delfos, un templo en Grecia dedicado a Apolo. Se dice que la gente pagaba a una sacerdotisa vitalicia para que le hiciera preguntas a los dioses. La sacerdotisa de Delfos se llamaba Pitia. Pitia deriva de Pyton, una serpiente sagrada de la diosa Gea que se supone Apolo había matado en ese lugar, apropiándose de sus saberes proféticos. Pitia hacia un complicado ritual. Unos dicen que incluía vapores alucinógenos, los cuales le ayudaba a comunicarse con los dioses. Otras sacerdotisas oraculares actuaban en el mundo antiguo, especialmente romano, bajo la protección de Apolo sobre todo, y se las conocía como sibilas (Sibylla).

Principales oráculos

Oráculos griegos

Oráculo de Delfos (Ruinas)
  • Oráculo de Delfos en Grecia, en la falda del monte Parnaso. El santuario del dios Apolo fue desde muy antiguo un importante centro de culto. El oráculo se recibía a través de una mujer que se llamaban pitia o pitonisa, en estado de éxtasis frenético. Se pensaba el ombligo del mundo, por eso existe allí una piedra esculpida llamada onfalion, u ombligo, que dos águilas soltadas por Zeus desde los extremos del mundo marcaron al pasar.
  • Oráculo de Dádimo en la costa de Asia Menor.
  • Oráculo de Dódona en Epiro, Grecia. El recinto sagrado se hallaba en las montañas, al sur del lago Pamboris. El oráculo estaba situado en un roble sagrado que hacía también las veces de palomar.
  • Oráculo de Olimpia en la ciudad griega de Olimpia, en Elis, en el Peloponeso oriental. Era famoso el santuario de Zeus.
  • Oráculo de Delos, isla griega situada en el mar Egeo y considerada por los antiguos como el centro de todas ellas.

Oráculos egipcios

Retos del Oráculo de Amón-Ra en Siwa
  • Oráculos de Heliópolis y Abidos: las consultas se hacían mediante una persona que llevaba escritas las preguntas y las depositaba en el santuario y de igual forma recibía las respuestas.
  • Oráculo de Amón-Ra, en el oasis egipcio de Siwa, en el desierto de Libia. En el año 331 a.n.e., Alejandro Magno hizo una peregrinación al citado oráculo para confirmar su ascendencia divina.

Oráculos hebreos

Oráculo del Pectoral de 12 Piedras Preciosas (URIM Y TUMIM). Este formaba parte de la vestimenta del sumo sacerdote. Se guardaba dentro del pectoral (Lv. 8:8), que tenía forma de “bolsa” o “saco”, sobre el cual estaban las doce piedras preciosas, engastadas en su superficie, cada una de las cuales llevaba el nombre de una de las tribus de Israel. De esta manera el sumo sacerdote llevaba “el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón delante de Jehová” (Éx. 28:15–30). La palabra “juicio” está relacionada con el U. y el T., que servían para indagar la voluntad de Dios en asuntos nacionales.
  • Oráculo Goral es lo que mal se tradujo en la Tora en otros idiomas como "Lotería". Existieron diferentes Goralot entre los Hebreos, uno de ellos fue el Urim y los Thummin a través del sumo sacerdote, Gadol HaKohen.
  • Oráculo del Pectoral de 12 Piedras Preciosas, se dice en la tradición Cabalística, que este destelleaba luces y hacia sonidos al dar su respuesta.
  • Goral Ahitofel, este consta de 117 casillas que corresponden a 117 Ángeles que hablan a través de este Oráculo Hebreo Kabalistico, este usa una serie de invocaciones a Dios y sus Ángeles, para pedir una respuesta a lo Divino.
  • Oráculo de Isaías, 7, 14. En el Antiguo Testamento se habla de oráculo para designar la parte del santuario donde Yahveh hablaba a Moisés y al Sumo Sacerdote, como en el Éxodo cap. 25 y 30 en que se dice: «la voz del Señor se dejaba oír por encima del Arca».

Oráculos de Babilonia y Caldea

  • Oráculos Samar y Abad, los encargados de comunicarse con los dioses para predecir el futuro de los pueblos eran los bele-beri (señores de la adivinación).

Oráculos yoruba

Oráculo Yoruba (Diloggún)
  • Oráculos yoruba, estos están compuestos por tres sistemas:
  1. Biagué, se realiza mediante el empleo de cuatro cuescos de coco. Tiene cuatro posiciones principales que son otras tantas respuestas, pero su repertorio alcanza 96, de acuerdo a la figura que se dibuja en el suelo, las sombras que proyectan los pedazos de nuez y la posición en que quedan estos con relación a la superficie, si cóncavos o convexos. A pesar de ser el más sencillo, en apariencia, sólo muy pocos pueden leer todo el repertorio del Biagué o Biawe y los practicantes utilizan únicamente las cuatro respuestas simples.
  2. Diloggún, se consulta con los caracoles o cauris, a los cuales se les aplana la parte contraria a la abertura para que puedan caer correctamente sobre la estera de paja o esparto sobre la que el babalocha realiza el registro. Además, por el orificio resultante “hablan” los muertos, por si fuera indispensable completar una predicción de los santos, que se comunican por la abertura natural del caracol.
    Al termino de su iniciación, a cada consagrado se le entrega una mano (juego) de 18 caracoles, que en el caso de los hijos del orisha Elegguá llegan a 21. En la consulta se emplean solo 16, y los dos o cinco restantes, según el caso, quedan como ”testigos” de lo comunicado por el oráculo.
    Para las respuestas, el santero cuenta con un amplio repertorio de patakies (historias) y refranes relacionados con cada uno de los números. El babalocha solo puede “leer” hasta el número 12. Si saliera uno mayor, debe enviar al interesado a donde está el babalawo, el único facultado para ello.
  3. Oráculo de Ifá, es el más complejo y extenso sistema adivinatorio de que se tenga noticia y su contenido está recogido en el Libro Sagrado de Ifá o Tratado de Oddún. Este consta de 16 signos mayores y 240 que son la combinación de aquellos, cada uno con un contenido propio.
    Las permutaciones de los 256 signos iniciales alcanzan 4096 combinaciones terciarias que, interrelacionadas, llegan a una cifra superior a las 36 mil probabilidades. Una afirmación del culto dice que todo en el mundo ya sucedió una vez y fue recogido en el Libro Sagrado de Ifá, sólo falta que una acción vuelva a llenar un lugar en el espacio.
    Para obtener los signos, el sacerdote de Ifá, el babalawo, dispone de dos medios, el opele, una cadeneta de ocho conchas (pueden ser de coco, carapacho de jicotea, láminas de plata o hierro, según corresponda) y el tablero (atepon) con losikines (cuescos de Obi Kola).
    El primero lo emplea en le “registro” de quienes acuden por sus servicios o en averiguaciones personales (el babalawo no hace nada sin consultar el oráculo; en las mañanas, lo primero que hace es “abrir el día” con una averiguación, para ver como se comportará la jornada y lo que debe hacer) y el segundo sólo se utiliza en grandes rituales con la presencia de al menos otros dos, lo que recibe el nombre de Junta de babalawos.
    La característica distintiva del oráculo de Ifá es el intrincado simbolisno de muchas de sus historias y sentencias, como “La tarraya de pescar no atrapa al hipopótamo”, “La nariz es la única que no duerme”, “Los ciegos llegaron y los cojos se fueron”, cuya significación no llega a penetrarse sino después de mucho examen e imaginación.
  • Eerindinlogun, utiliza efectivamente 16 caracoles.
  • Opele también se construye con semillas de Irvingia Gabonensis, así como material de pescado Aro (pez-gato).

Fuentes