Ramón Jaureguí Díaz

(Redirigido desde «Ramón Jáuregui Díaz»)
Ramón Jaureguí Díaz
Información sobre la plantilla
Ramon jauregui diaz.jpg
Mártir del Bon 339 en Playa Girón
NombreRamón Jaureguí Díaz
Nacimiento8 de abril de 1941
Caunao, provincia de Cienfuegos, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento17 de abril de 1961
Playa Girón, Ciénaga de Zapata, Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
PadresMaría y Alejandro

Ramón Jaureguí Díaz, Mártir del Bon 339 en Playa Girón e hijo ilustre de Caunao, junto a sus compañeros Ciro Sosa Ruiseco, Luis Pérez Iznaga, José Luis Chaviano Chávez, Emiliano Álvarez González, Enrique Cantero Ibáñez y Rafael Espinosa Armenteros.

Niñez

Nació en Caunao, provincia de Cienfuegos, el 8 de abril de 1941. Hijo de María y Alejandro, huérfano de padre desde pequeño y con varios hermanos, tuvo necesidad de trabajar para ayudar a los suyos aunque en su hogar, él era el más joven de los hermanos. Inició sus estudios primarios en su pueblo natal, pero solo puede llegar hasta 3er grado, pues la situación precaria de su familia le impidió continuar los estudios.

Labor revolucionaria

Ramón ingresó en las Milicias Nacionales Revolucionarias en noviembre de 1959 y estuvo movilizado en el Escambray donde permanece 5 meses. Desde allí escribía una carta diaria a su madre, mostrando preocupación por la familia. El 3 de abril de 1961 regresó a su casa con 8 días de permiso. El 11 de abril fue movilizado con el batallón 339, al cual pertenecía y es enviado al central Australia. Cuatro de sus hermanos pertenecían al mismo batallón y fueron movilizados juntos, al Escambray y a Girón. Posteriormente, el pelotón de Ramón fue trasladado a Caletas del Rosario y allí se encontraba cuando el ataque mercenario.

Muerte

El día 17 se encontraba de guardia con otro compañero, Luis Pérez Iznaga, cuando por la carretera venía un tanque de los mercenarios. Ellos atacaron el tanque, pero un camión que venía con una ametralladora 50 les tiró, matándolos a ambos. Ramón apenas tenía 20 años. Sus hermanos conocieron la noticia varios días después, así como el resto de la familia. Al conocer de la noticia, su madre, quien estaba de enfermera, dijo a uno de sus hijos:

“No, hijo, no. ¡Viva la Revolución! ¡Viva Fidel! Si todos tenemos que dar nuestras vidas, gustosos debemos de darla. Prefiero que me traigan un hijo muerto, a que me digan que ha sido un traidor.”

Fuentes

Chávez, Clara Enma. Girón: biografía de la victoria. La Habana: Editora Política; 1986 Consultado el 16 de junio de 2010.