Saltar a: navegación, buscar

Ramón López Soler

Ramón López Soler
Información sobre la plantilla
Ramón López Soler.jpeg
Nacimiento1806
Manresa
Fallecimiento1836
Madrid

Ramon López Soler , Escritor español. Cursó estudios en la Universidad de Cervera. Bajo el trienio liberal (1820-1823), con cuya política se identificaba, fundó con Aribau la revista El Europeo (1823-1824), uno de los primeros órganos del romanticismo en España. Tras la reacción absolutista se refugió en Valencia, donde publicó sus primeras novelas. A la muerte de Fernando VII (1833) regresó a Barcelona, y fue nombrado director de El Vapor, publicación trimestral que seguía la línea de El Europeo. En 1836 se estableció en Madrid. Dejó una obra periodística, poesías, traducciones y novelas históricas, entre las que destaca Los bandos de Castilla (1830), cuyo prólogo es uno de los primeros manifiestos románticos españoles. Publicó otras novelas históricas bajo el seudónimo de Gregorio Pérez de Miranda (Jaime el Barbudo y La catedral de Sevilla, 1834)

Biografía

Murió en plena juventud, como muchos románticos, por lo que su obra no pudo desarrollarse plenamente ni con entera originalidad; es más, ha sido mal estudiada porque con frecuencia usó pseudónimos que la encubrieron. Con catorce años ya colaboró con Buenaventura Carlos Aribau y otros autores en la publicación del drama La libertad restaurada (1820) y después también habría de participar con Aribau (que habría de dar el grito de renacimiento literario catalán con su célebre Oda a la Patria) en la fundación de la revista barcelonesa El Europeo (1823-1824), por la que el Romanticismo se introdujo en España y en la que colaboraron desde el principio el inglés Ernesto Kook y los italianos Luis Monteggia y Florencio Galli; en esta revista se divulgaba el panorama literario europeo y se explicaban las nuevas tendencias románticas no sólo como genuinamente españolas, sino en el más amplio sentido con que se propagaban en Alemania, Italia e Inglaterra. Vio la luz pública el 1 de octubre de 1823 y en ella apareció por primera vez en castellano el poema de Byron El Giaour; también por vez primera aparecieron en esta revista los nombres de los grandes poetas románticos europeos. Su primera novela fue un plagio, una adaptación (con pasajes traducidos) del Ivanhoe de Walter Scott, como declaró el mismo autor en el prólogo y resaltó Ramón Mesonero Romanos al llamarlo "Ivanhoe disfrazado", aunque también toma de Quentin Duward y de Waverley, otras dos novelas del escocés; es más, incluye pasajes de diversos poemas de Byron y de la Historia del padre Juan de Mariana. Se trata de Los bandos de Castilla o El caballero del cisne (1830), que noveliza un episodio en la rivalidad entre Juan II y los infantes de Aragón contraponiendo el Aragón de la época, identificado con la superioridad moral, a una Castilla corrupta y decadente, de forma que queda patente el regionalismo del autor. La trama amorosa se centra en Ramiro del Pimentel, Caballero del Cisne, que combate contra don Pelayo de Luna, hijo del famoso condestable, por la mano de Blanca de Castromerín. El valor mayor de esta obra es su visión sentimental y melancólica de la naturaleza, algunos pasajes propios como su digresión sobre los trovadores, la inclusión de numerosas poesías de la época medieval castellana y el gran estilo y aguda inteligencia que revela el prólogo de esta novela histórica, una de las primeras de este género en castellano, que resulta ser un verdadero manifiesto romántico y contiene, entre otras muchas curiosidades, un anticipo de la futura revalorización de El Greco.

Obras

  • Los bandos de Castilla o El caballero del cisne, Valencia: Cabrerizo, 1830, 3 vols.
  • Kar-Osman. Memorias de la casa de Silva, 1832.
  • Jaime el Barbudo, o sea, La sierra de Crevillente, 1832.
  • Enrique de Lorena, 1832.
  • El pirata de Colombia
  • Memorias del príncipe de Wolfen
  • El primogénito de Alburquerque (1833-1834) , que transcurre en la época de Enrique III de Francia. Finalmente imprimió El primogénito de Alburquerque (1833-1834)
  • La catedral de Sevilla (1834).
  • Las señoritas de hogaño y las doncellas de antaño.
  • La sacerdotisa druida; y Las ruinas de Persépolis. Libro traducido del latín e ilustrado con varias notas por Gregorio Pérez de Miranda Valencia: imp. de Cabrerizo, 1832.

Fuente

biografias.netsaber.com