Saltar a: navegación, buscar

Sima Qian

Sima Qian
Información sobre la plantilla
SimaQian.jpeg
Historiador chino.
NombreSima Qian
Nacimiento145 AC
Longmen
Fallecimiento90 AC
NacionalidadChina
EducaciónConfuciana
OcupaciónHistoriador
Conocido porHeródoto chino.
PadresSima Tan
Obras destacadasShi Chi (Registros históricos), Lao Tse (Biografía) y Confucio (Biografía)

Sima Qian. Historiador chino. Conocido en la actualidad como el Heródoto chino.

Datos biográficos

(Longme 145 AC a 90 [[AC]. Realizó numerosos viajes y entró a formar parte de la corte del emperador Han Wuti. Fue el primero de los grandes historiadores de China. Hay casi unanimidad entre los especialistas en considerarlo un historiador sobresaliente. Jacques Gernet, experto sinólogo, ha remarcado tal cuestión: Con uno de los mejores estilos de la historia literaria de China y con un gran poder de síntesis, dibuja por primera vez y gracias a las tradiciones orales, a los textos y a los archivos y testimonios contemporáneos, un cuadro de toda la historia del mundo chino desde sus orígenes.

Formación

De familia influyente; su padre, Sima Tan, gestionaba la biblioteca imperial y asuntos relacionados con astrología. Desde su niñez se familiarizó con los asuntos que luego desarrollaría a lo largo de su vida. Su educación fue confuciana; recibió la influencia de Hsü-tzu un confuciano tardío con rasgos taoistas.

En su juventud, a los veinte años, comenzó un viaje por todo el país, recogiendo los referentes históricos de utilidad para su trabajo principal, Shi Chi. Su propósito era comprobar los rumores y leyendas antiguas y visitar monumentos como las tumbas de los reyes de renombre de épocas anteriores, caso de Qin Shi Huang, tumba que luego describirá pormenorizadamente en su obra. También visitó territorios de las actuales provincias de Shandong, Yunnan, Hebei, Zhejiang, Jiangsu, Jiangxi y Hunan. Casi toda la China de aquella época.

Impulsada por su padre, Sima empezó a compilar Shi Chi, que se suele traducir como Registros Históricos, también a veces como Recuerdos históricos, Memorias históricas, Notas de los historiadores, Actas de la gran historia y otras, dependiendo de traductor e idioma. Shi Chi constituye una síntesis de la historia de China, hasta el emperador Wudi. Sima dedicó su vida a completar esta magna obra.

Después de los viajes, fue designado ayudante del palacio imperial, cuyas funciones eran inspeccionar los distintos territorios del país con el emperador Wudi. En -110 a la edad de treinta y cinco años, fue enviado hacia el oeste en una expedición militar. Poco después su padre enfermó y murió.

Historiador

Antes de Sima, los historiadores centraban sus relatos en las dinastías. Se habían escrito obras que pueden considerarse como crónicas, caso de Shu-Ching (Libro de documentos), Chun-chiu (Anales de primavera y otoño), Tso Chuan (Comentario) y Kuo-yü (Discursos de los Estados). Chun-chiu pasa por ser una crónica bastante árida, con datos muy precisos; Kuo-yü recopila muchas anécdotas y a veces de carácter novelesco con tono moralizante caso de Shu-Ching. La burocratización de la historia -una historia de formulario- era predominante y su elaboración tenía carácter administrativo con un estilo árido, muy oficial. El oportuno silencio era uno de sus principios pues la escribían funcionarios de carrera y solía estar dirigida y supervisada por algún ministro. E. G. Pulleyblank , experto en la historiografía china, ha condensado en una frase tal asunto: la verdad histórica tenía poca importancia, la verdad ética mucha.

Sima supo enriquecer la historiografía con nuevas categorías de exposición y análisis. En la escritura de Shi Chi inició un nuevo estilo de escritura. Consta, en su forma actual, de 130 capítulos organizados no en secuencias de base cronológica, sino que se divide en temas. Los especialistas señalan 5 grandes subdivisiones:

  • Registros Principales:

Una historia de China en forma de anales, desde los cinco emperadores primitivoshasta aproximadamente el año -100. Leer su relato del legendario Qin Shi Huang es una sucesión de hechos concretos y precisos, donde cita hambrunas, malas cosechas, desmanes palaciegos, guerras entre los diferentes territorios, e incluso detalles muy esclarecedores de su famosa tumba.

  • Tablas y listas de soberanos:

El marco cronológico corresponde a los anales de los reinos (notación año por año, mes y día), que garantiza una precisión notable desde los primeros acontecimientos fechados hasta la época en que él vivió.

  • Libros:

Monografías especializadas en música, sistemas de cultivo y riego, las ceremonias, la religión, la economía, astrología-astronomía y los calendarios. Centrémonos en esto último. Como cronista le tenían que interesar estos asuntos, pero fue más lejos. Sobre la base del calendario anterior, creó Taichuli (el primer calendario ). Fue uno de los más avanzados de la época y se considera como una revolución en la tradición del calendario chino; afirmó que existen 365,1/4 días en un año y 29,53 días en un mes. En sus escritos alude con frecuencia a cometas, eclipses y astrónomos. Como homenaje a sus conocimientos de astronomía, al asteroide 12.620 se le ha denominado Sima Qian en su honor.

  • Linajes:

Un bosquejo de la historia de las familias hereditarias, es decir, de los diversos feudos y aristócratas.

  • Biografías:

Muy completas y detalladas. Curiosamente escribió una breve autobiografía al comienzo de Shi Chi, costumbre que siguieron otros cronistas posteriores, aunque lo hacían en tercera persona. Entre otros incluye datos detallados de la biografía de Lao Tse y Confucio.

También incluye algunas informaciones sobre pueblos extranjeros vecinos de China, acierto que convertirán en costumbre historiadores posteriores. Asunto esencial para el conocimiento de toda Asia, pues a veces sólo queda constancia de cómo eran otros países y/o territorios por la labor de historiadores o cronistas chinos y no de los países tratados.

Plasmó muchos temas en base a información histórica real; como técnica narrativa a veces genera un fuerte contraste o yuxtaposición, y luego deja que sus palabras y los hechos hablen por él. El uso de las conversaciones y diálogos en sus escritos también hace las descripciones muy realistas. Basándose siempre en datos históricos, traza escenas llenas de dramatismo: gentes humildes que se levantan en armas, héroes con grandes ambiciones pero cobardes, caballeros modestos cuya fama supera a la de los reyes, generales que nunca han conocido la derrota, asesinos que llegan a sacrificar su vida, intelectuales capaces de vencer al gobierno con su inteligencia, bellas mujeres que se fugan con sus amantes y un largo etcétera.

Saca gran partido del arte de la narrativa, de la anécdota y del discurso que había desarrollado en las entrevistas diplomáticas y en las disputas entre diversas escuelas.

También recogió una literatura oral cuyo recuerdo no se había perdido todavía: la crónica de Zuo Qiuming.

Affaire Li Ling

En el 99 AC se vio involucrado en el asunto Li Ling. Consistió en lo siguiente: Li Ling y Li Guang, dos oficiales del ejército encabezaron una campaña contra los xiongnu. Li Ling comandaba una fuerza de unos cinco mil soldados que derrotaron a ese pueblo fronterizo. Pero cuando regresaban los alcanzó el invierno y, debilitados por las penurias del viaje y sobre todo por la falta de los refuerzos pedidos, los xiongnu se volvieron cada vez más audaces y la exitosa campaña terminó como una calamidad; hasta Li Ling fue hecho prisionero. El emperador Wudi atribuyó la derrota a Li Ling, y casi todos los funcionarios en el gobierno apoyaron al emperador. Sima fue la única persona en defender a Li Ling; nunca había sido su amigo, pero le respetaba. En cuanto a la derrota, señaló al emperador que no debía olvidar el hecho de que los refuerzos que había pedido Li Ling y que puede que hubieran cambiado el signo de esas penurias, fueron detenidos por su cuñado, hermano de la emperatriz, y muy envidioso de Li Ling. El emperador interpretó la defensa de Li Ling como un ataque a la familia imperial. Indignado ante la impertinencia del consejero lo castigó, no haciéndolo cortar por la mitad como era costumbre entonces, sino que, en reconocimiento por los servicios prestados a esa corte y dado, además, que había tanta gente que lo apreciaba la ejecución podía ser conmutada por dinero o por la castración. Sima no tenía suficiente dinero para reparar su "delito", eligió esta última y luego fue encarcelado durante tres años.

En el 96 AC, a su salida de la cárcel, en vez de suicidarse que era lo que se esperaba, decidió vivir como un eunuco de palacio para completar su historia. He aquí sus reflexiones:

Las pérdidas que (Li Ling) antes había infligido al enemigo era tal que su fama se extiende por el Imperio. Después de su desgracia, se me pidió dar mi opinión. Alabé sus méritos, esperando que el emperador tendría una visión más amplia, pero (al final se decidió que yo era culpable de tratar de inducir a error al Emperador.

Yo no tenía los fondos para pagar una multa en lugar de mi castigo, y mis colegas y asociados no hablaban una palabra en mi nombre. Si yo hubiera elegido el suicidio, nadie habría acreditado mi muerte por un principio. Más bien, habrían pensado que la gravedad de mi delito no dejaba otra salida. Era mi obligación con mi padre para terminar su trabajo histórico (Si yo hubiera actuado de otro modo, ¿con que cara podría visitar las tumbas de mis padres? ).

No hay humillación tan grande como la castración. Uno que ha sido sometido a este castigo en ninguna parte cuenta como un hombre. Esto no es sólo una actitud moderna, siempre ha sido así. Incluso un tipo ordinario es ofendido cuando tiene que hacer negocios con un eunuco.

Estoy encargado para guardar sólo los aposentos del palacio de las mujeres. Lo que puedo esperar como justificación sólo después de mi muerte, cuando mis historias sean conocidos por el mundo.

Fuentes