Saltar a: navegación, buscar

Sociedad de la información

Sociedad de la información
Información sobre la plantilla
Informacion 2.jpg
Concepto:Movimiento que surge por la preeminencia de las Nuevas tecnologías de la información en todas las esferas.
Sociedad de la información. Movimiento que surge por la preeminencia de las Nuevas tecnologías de la información en todas las esferas. Su aparición no emergió repentinamente pues se encuentra embrionariamente, en las investigaciones sociales realizadas durante los últimos años de la década de 1970 y principios de 1980.

Surgimiento

Los acontecimientos surgidos a partir del desarrollo tecnológico acaecido en las últimas décadas ha llevado a que no pocas personas piensen que el mundo se halla en un período de revolución tecnológica en la que las nuevas tecnologías han contribuido a la transformación de la sociedad no solamente en los aspectos puramente económicos sino en todo su conjunto y que por ello es posible definir lo que se conoce como Sociedad de la Información. Al respecto es muy importante señalar que la transformación de la sociedad en estos tiempos de cambio tecnológico no se debe solamente a la presencia de nuevas tecnologías sino a otros factores políticos, económicos y sociales de mucha importancia.

Los orígenes del concepto de Sociedad de la Información se remontan a la década de los años 60 cuando comenzó a observarse que la Sociedad Industrial empezaba a evolucionar hacia un nuevo modelo, en la que el control y la optimización de los procesos industriales es reemplazado por el procesamiento y manejo de la información.

En esa época con el Informe “Towards the Information Society” del Ministerio de Industria y Comercio de Japón ya se comenzó a manejar el término de “Sociedad de la Información”. Posteriormente en 1973, el sociólogo estadounidense Daniel Bell introdujo la noción de la «sociedad de información» en su libro "El advenimiento de la sociedad post-industrial", donde formula que el eje principal de ésta será el conocimiento teórico y advierte que los servicios basados en el conocimiento habrían de convertirse en la estructura central de la nueva economía y de una sociedad apuntalada en la información. Más adelante, a finales de la década de los años 70 autores como John Naisbitt en su libro “Megatrends” y Simón Nora y Alain Minc en un informe encargado por el presidente francés, divulgado en 1978 (conocido como informe Nora-Minc con el título: "Informatización de la Sociedad") en el que se daba una visión increíblemente precisa de la evolución tecnológica y en que además se introdujo por vez primera el término “Telematique” contribuyeron a la difusión inicial del concepto que ha sido posteriormente muy empleado e incluso ampliado dando lugar a otros como el de “Sociedad del Conocimiento” y últimamente el de “Sociedad Red”.

Dada la importancia y vigencia de la temática es muy conveniente profundizar en las diferentes facetas asociadas al concepto. Es necesario así además de establecer con precisión la definición del concepto, presentar los elementos fundamentales que motivaron su surgimiento y las implicaciones actuales del mismo. Un pálido reflejo de ello es que sobre las temáticas asociadas a la Sociedad de la Información se ha desarrollado en los últimos años la denominada “Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información” organizada por las Naciones Unidad y que ha tenido dos fases (diciembre 2003 Ginebra, noviembre 2005 Túnez).

El objetivo de la Fase de Ginebra fue redactar y propiciar una clara declaración de voluntad política, y tomar medidas concretas para preparar los fundamentos de la Sociedad de la Información para todos y que tenga en cuenta los distintos intereses en juego.

A esta fase asistieron cerca de 50 jefes de Estado o Gobierno y Vicepresidentes, 82 Ministros y 26 Viceministros de 175 países, así como representantes de organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil, que proporcionaron apoyo político a la Declaración de Principios de Ginebra y el Plan de Acción de Ginebra, que se aprobaron el 12 de diciembre de 2003. Más de 11 000 participantes de 175 países asistieron a la Cumbre y a los eventos conexos.

El objetivo de la segunda fase fue poner en marcha el Plan de Acción de Ginebra y hallar soluciones y alcanzar acuerdos en los campos de gobierno de Internet, mecanismos de financiación y el seguimiento y la aplicación de los documentos de Ginebra y Túnez. A la Fase de Túnez de la CMSI asistieron cerca de 50 jefes de Estado o Gobierno y Vicepresidentes y 197 Ministros, Viceministros y Subsecretarios de 174 países, así como representantes de organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil, que proporcionaron apoyo político al Compromiso de Túnez y al Programa de Acciones de Túnez para la Sociedad de la Información, que se aprobaron el 18 de noviembre de 2005. Más de 19 000 participantes de 174 países asistieron a la Cumbre y a los eventos conexos.

En esta cumbre en la que participó nuestro país fueron debatidas muchas aristas asociadas al concepto y la misma se convirtió en un lugar en donde existió un alto nivel de confrontación entre los países ricos y los subdesarrollados. Fueron debatidos entre otros, temas asociados a la inclusión digital, a la brecha digital entre países ricos y pobres, al gobierno de Internet, Nuestro país en las sendas presentaciones en ambas fases destacó que lo importante no era la tecnología en sí pues por sí sola no puede resolver la existencia de desigualdades extremas no sólo en el ámbito de las tecnologías de la Información y comunicaciones, sino en la existencia de desigualdades extremas vinculadas a problemas sociales más fundamentales y profundos.

Sociedad de la Información

El concepto de sociedad de la información fue creado por Machlup (1962), que concluía que el número de personas que se dedicaban a manejar y procesar información era mayor que el de los empleados que realizaban tareas basadas en un esfuerzo físico.[ Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) División de Desarrollo Productivo y Empresarial Programa Sociedad de la Información “La sociedad de la información en América Latina y el Caribe: Desarrollo de las tecnologías y tecnologías para el desarrollo. “ Santiago, Chile, febrero de 2008]

La definición de Sociedad de la Información presenta numerosos matices que son destacados por Murelaga.. Al respecto es conveniente destacar que quizás una definición que por ser de las primeras se destaca por su claridad es la enunciada por el Ministerio de Ciencias de Portugal en 1997. Es muy conveniente notar el hecho de que la definición anterior destaca la socialización de la información en el sentido de que se vive en una red de informaciones en la que los recursos son accesibles desde diferentes individuos o instancias. Por supuesto que existen otras definiciones posibles, incluso algunas que intentan definir a la Sociedad de la Información como una ideología. Ejemplo de ello es la que puede hallarse en la conocida Wikipedia. En ella se establece lo siguiente: “Podemos definir sociedad de la información como una ideología basada en los marcos mentales del progreso, el crecimiento y la modernidad, desarrollada a partir del siglo XVIII, apoyándose en distintas tendencias y cambios tanto científicos como tecnológicos impulsados en gran medida por la innovación en el terreno militar e industrial capitalista. Para comprender lo que es la sociedad de la información es preciso advertir las líneas de continuidad entre las innovaciones tecnológicas de la actualidad y la preeminencia del cálculo -la automatización del pensamiento-, el lenguaje universal -la mathesis universalis y la representación matemática de la realidad-, la estadística -la clasificación y categorización de grupos e individuos para prevenir desviaciones a la norma-, la gestión científica de la sociedad, la cartografía científica de los territorios y el post industrialismo -que sitúa al conocimiento y la información como fuentes de riqueza. Se trata de un modelo social fundado en la introducción de nuevas tecnologías en todos los aspectos de la sociedad, desde la organización de la economía hoy globalizada hasta la mediación en las relaciones sociales, dando lugar a una sociedad planificada y regida por estándares de normalidad tal y como leemos en Un mundo vigilado, de Armand Mattelart.” Como se aprecia definir “sociedad de la información” ha presentado la característica de presentarse con una diversidad de enfoques. No obstante es usual que se presente el término como sinónimo de progreso social, de eficiencia y productividad aunque la práctica establece, como se expresaba por nuestro país en la Cumbre Mundial, que la tecnología por sí sola no es capaz de eliminar las desigualdades sociales. Otro elemento importante a destacar es que desde la perspectiva de la economía globalizada contemporánea, la sociedad de la información concede a las TIC, en una visión realmente unilateral, el poder de convertirse en los nuevos motores de desarrollo y progreso. Frente a esta visión muchos críticos han señalado que la llamada sociedad de la información no es sino una versión actualizada del denominado “imperialismo cultural” ejercido desde los países ricos con grandes recursos en las nuevas tecnologías hacia los pobres que tienen que soportar en mayor o menor grado una dependencia tecnológica en extremo perjudicial.

De acuerdo con la declaración de principios de la Cumbre de la Sociedad de la Información, organizada por las Naciones unidas y llevada a cabo en Ginebra (Suiza) en 2003, la sociedad de la información debe estar centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo, en que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida, sobre la base de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Precursores de la investigación social sobre el tema

Básicamente de manos de investigadores de la talla de Alain Touraine a partir de obras como La sociedad post-industrielle de 1969 o Daniel Bell con The coming of post-industrial society de 1973. Ambos analizaron los cambios sociales y económicos en la sociedad de ese tiempo, aproximándose una nueva etapa en que la centralidad de todo progreso sería acaparada por el conocimiento, un conocimiento fruto de la aparición de nuevas fuentes de información y de la posibilidad de acceso a ellas.

Marshall Mcluhan, teórico de la comunicación, académico e investigador de la Universidad de Toronto Canadá ha pasado a la posteridad como uno de los grandes visionarios de la presente y futura sociedad de la información. Durante el final de los años 1960 y principios de los 1970, Mcluhan acuñó el término aldea global para describir la interconectividad humana a escala global generada por los medios electrónicos de comunicación.

Peter F. Drucker en su libro La sociedad post-capitalista, de 1974, destacaba la necesidad de generar una teoría económica que colocara al conocimiento en el centro de la producción de riqueza. En este sentido, reclamaba para una futura sociedad de la información en la que el recurso básico sería el saber, que la voluntad de aplicar conocimiento para generar más conocimiento debía basarse en un elevado esfuerzo de sistematización y organización.

La Comisión Europea ha hecho uso de la expresión en múltiples ocasiones y como título de diversas iniciativas, englobando en el concepto de “sociedad de la información” todos los servicios prestados con los concursos de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Las mejoras en las comunicaciones se han convertido en un rasgo fundamental para comprender los parámetros de esta nueva sociedad de la información. Los ciudadanos pasan a emplear los avances tecnológicos y nuevos servicios a su alcance para mejorar los diversos aspectos de su vida cotidian. Esta generalización en el uso de datos e información va acompañada de innovaciones organizacionales comerciales, sociales y legales, que cambiarán profundamente la vida en el mundo del trabajo y en la sociedad en general.

Partiendo de las puntualizaciones señaladas con anterioridad, en líneas generales, actualmente, podríamos hablar de la Sociedad de la Información como un modo de incidir sobre la importancia que tiene la presencia de la información en nuestra cultura, una información que se apoya en los recursos tecnológicos que hacen posible su comunicación y transmisión en aras de un intercambio global entre diferentes culturas.

Posturas alrededor de la Sociedad de la Información

La producción y generación de conocimiento conduce a entornos más igualitarios de libertad. Producir conocimiento y dinamizar la sociedad a través del conocimiento, podría erosionar las estructuras de poder jerárquicas ya que el lugar que cada cual ocupara en la sociedad vendría determinado por factores de competencia o niveles de instrucción, pero no por razones de jerarquía social como podría ser la pertenencia a una u otra clase social.

Suman Naresh ha destacado que la disponibilidad de la información es ya un principio fundamental para que ésta pueda ser más accesible a todos y en todas partes. De este modo, se producirá un incremento en el nivel de educación y en el desarrollo socioeconómico de las personas. No obstante, para evitar caer en los criticables excesos de optimismo, reconoce que los que en este momento ya están gozando de los beneficios de la Sociedad de la Información, tienen la responsabilidad ética de fomentar este potencial.

La información que llega con las nuevas tecnologías, desde su postura, reafirma su valor como un bien social, imprescindible para el desarrollo al contribuir a la obtención, consolidación y generación del conocimiento científico.

Nicholas Negroponte afirma que la digitalización de las comunicaciones internacionales en la Sociedad de la Información trae consigo, automáticamente, el bienestar y el desarrollo sociales en un nuevo contexto en el que la democracia pasará a ser más participativa y vital.

La Sociedad de la Información, en la medida que propicia la comunicación de todos con todos, cambiará y mejorará las relaciones humanas en la compañía, la empresa o la familia. En conjunto, estos cambios nos trasladarán de una sociedad muy informada a una muy bien comunicada.

Autores como Douglas Schuler plantea que las comunicaciones constituyen el corazón de casi todos los aspectos de la vida contemporánea actual. La Sociedad de la Información, Bill Gates con su obra "Camino al Futuro" de 1995 se convierte en uno de los principales abanderados en este aspecto al reconocer las amplias posibilidades educativas que ofrecen las nuevas tecnologías en la Sociedad de la Información, y esta misma predisposición ha sido seguida por diversos autores que nos indican claramente las posibilidades de las nuevas tecnologías y los nuevos canales de comunicación e información para la sociedad en general y para el terreno educativo en particular.

Brecha Digital

El modelo de sociedad esbozado por el concepto de “Sociedad de la Información” presenta como uno de los principales elementos que echan por tierra sus preceptos a escala global es que el hecho de la existencia de grandes diferencias en los niveles de desarrollo económico, social, educacional que existe a escala planetaria. Estos desniveles conllevan al consiguiente desnivel en la implantación de las nuevas tecnologías y que provocan una gran desigualdad en el aprovechamiento de sus posibles beneficios e incluso una enorme dependencia tecnológica de los países pobres respecto a los ricos. A esta diferencia se le denomina “Brecha Digital”.

Otro término muy empleado es el de “Inclusión Digital”. Una definición muy concisa de la misma es aportada por la Wikipedia [14] en la que se plantea que la misma es “la democratización del acceso a las tecnologías de la información y la comunicación para permitir la inserción de todos en la sociedad de la información. La inclusión digital es también la rutina diaria para maximizar el tiempo y sus posibilidades. Un incluido digital no es aquél que solamente usa el nuevo lenguaje para intercambiar emails, esto es el mundo digital. Sino el que usufructúa este soporte para mejorar sus condiciones de vida y puede tener una postura crítica frente a los criterios que definen las tecnologías como una panacea social.”

Hay que destacar que para que exista la inclusión digital hay que poseer los medios necesarios y la cultura necesaria para su uso. Se necesita una computadora o dispositivo equivalente que posea conexión a la Red (por lo general Internet) y se necesita dominar estas herramientas. Esto implica que una persona que no posea una formación básica y los recursos necesarios no puede pertenecer a la Sociedad de la Información. Esta panorámica es bastante usual en países subdesarrollados en donde grandes masas marginadas, incluso en donde el analfabetismo abunda, viven en esta situación.

Al respecto la CEPAL ya en el 2003 en la Conferencia Ministerial Regional Preparatoria de América Latina y el Caribe para la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información Bávaro, Punta Cana, República Dominicana, 29 al 31 de enero de 2003 planteaba [15]

...”Cuando se hace referencia a la brecha digital es necesario distinguir dos dimensiones. La primera es la brecha internacional, que plantea problemas similares a los habituales en los debates clásicos sobre la difusión "relativamente lenta e irregular" del progreso tecnológico desde los países de origen hacia el resto del mundo, así como sobre la capacidad de actualización y la importancia de no quedar demasiado rezagado. “...

….”La brecha digital es, en esencia, un subproducto de las brechas socioeconómicas preexistentes. Es posible analizarla desde diversos puntos de vista. Si se mide la tasa de penetración de Internet en relación con el ingreso por habitante en una muestra significativa de países, resulta evidente que los países latinoamericanos están situados en el tercio inferior de ambas escalas. Hay una relación directa entre el ingreso y el acceso a Internet, y los países con menores niveles de ingreso tienden a mostrar tasas de penetración inferiores.”

Este hecho es la base de la posición de nuestro país en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información. Se necesita una transformación social como premisa para que se pueda entrar de lleno en la Sociedad de la Información.

Fases de la Sociedad de la Información

Es posible describir a la Sociedad de la Información en 4 diferentes fases:

1.Fase “Isla”.

En la etapa más temprana, los ordenadores, los sistemas de telecomunicación y los audiovisuales eran independientes y no se observaba ningún signo de convergencia. En esta primera fase, denominada “Isla”, los ordenadores no estaban conectados y sus beneficios eran escasos (mientras que su tamaño era inmenso) pocos y aislados requerían de grandes conocimientos técnicos para su manejo. A finales de los 70, los Gobiernos reconocieron la importancia de las TIC (2) en la industria y financiaron programas especiales. Durante esta década se completó el despliegue telefónico.

2.Fase “Archipiélago"

Comienza en la década de los años 80. Aparecen los ordenadores personales. Aunque en un primer momento el uso estaba restringido a algunos profesionales, pero cada vez más personas tenían acceso a los PC y a un software que buscaba la simplificación de uso. El desarrollo de la microelectrónica tuvo un gran impacto en diferentes dispositivos (telefonía digital, vídeos, contestadores automáticos). El correo electrónico comienza a ser utilizado, pero es el fax el dispositivo que tuvo una mayor difusión. Comienzan los primeros programas de I+D+I de telecomunicaciones e informática. Es en esta fase en la que comienzan a detectarse las primeras necesidades de información dirigidas a la obtención de datos sobre el impacto de las TIC en la productividad.

3.Fase “Continentes”.

Se caracteriza por la convergencia y la interconexión, Los pc´s y una multitud de dispositivos (agendas electrónicas, PDA, telefonía móvil) forman este continente. Son dos los hitos que han caracterizado esta etapa: el éxito de Internet y de la telefonía móvil. Es en este periodo cuando son adoptados los términos Sociedad de la Información y Sociedad del Conocimiento para indicar el conjunto de implicaciones sociales de estas tecnologías. Todos las aplicaciones relacionadas con Internet: correo electrónico, navegación, sms, chat aceleran la difusión de “dispositivos informáticos y de comunicación”. Este proceso va acompañado de profundas transformaciones en el mercado de telecomunicaciones acompañadas de la consiguiente bajada de precios.

4.Fase “Ecosistema”

Esta fase implica una convergencia y consolidación del “Continente”. Las nuevas tecnologías de comunicación (wi-fi, wlan, wireless) pueden conectar de una forma más sencilla a los usuarios.

Como se aprecia esta división es fases se caracteriza por la lógica de su propuesta. Con estas ideas conjuntamente con otras de índole político, económico y social es posible desarrollar un modelo de desarrollo para llegar a obtener una sociedad de la Información.

En nuestro país estas ideas son empleadas por las instituciones de gobierno. Desde hace ya años se elaboraron y se aplican políticas de desarrollo de la informatización del país en la que se crearon grandes sistemas con un nivel relativamente alto de tecnología de redes y se han aplicado procesos de informatización a nivel de cada subsistema. Ejemplo es el Sistema de los Joven Club de Computación, La Red de Datos Nacional del Ministerio de Educación Superior ([RedUniv][1]), del Ministerio de Educación ([RIMED][2]), del Ministerio de Cultura ([CUBARTE][3]), del Ministerio de Salud Pública ([INFOMED][4]), entre otros.

Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones

Desde el punto de vista de la Sociedad de la Información es muy importante el análisis de las características y del estado de desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Por ello incluso las Cumbres Mundiales han dedicado parte de sus análisis a este aspecto.

El concepto de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) posee un carácter histórico. Lo que se considera tecnologías de avanzada en un momento puede ser considerado obsoleto en otro posterior. Por ejemplo la telefonía era considerada una tecnología nueva y novedosa a inicios del siglo XX según las definiciones actuales. Algo similar puede dsecirse respecto a la Televisión, radio, etc. A pesar de lo anterior las tecnologías antes descritas son explícitamente, tecnologías de la Información y las Comunicaciones y aún hoy en día es imposible prescindir de ellas en el mundo computarizado de hoy, caracterizado por una globalización creciente, y ya hoy muy importante, en el que Internet y la conectividad a escala planetaria, ya sea mediante computadoras o mediante teléfonos, o incluso mediante el empleo de sistemas satelitales es algo común sin el que es imposible imaginarse el mundo actual y sus estructuras económicas, sociales e incluso, políticas.

Existen diversas maneras de definir lo que se entiende por Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). De ellas una muy conveniente es la que establece que son. “…el conjunto de procesos y productos derivados de las nuevas herramientas (hardware y software), soportes de la información y canales de comunicación relacionados con el almacenamiento, procesamiento y transmisión digitalizados de la información.” En otras palabras, las TIC pueden estar compuesta por la computadora, sus periféricos, los programas que éstas contiene y las redes que las interconectan.

Como características identificativas de estas tecnologías tenemos: -La intangibilidad de la información. -Su capacidad de interconexión. -Su interactividad. -La instantaneidad. -La alta calidad de la información, -Permiten la diferenciación y segmentación de la audiencia. -Su diversidad.

Por todo lo anterior es que las TIC forman parte de la vida pública y privada de una enorme cantidad de personas en el mundo, llegando a ser paradigma tecnológico el uso de las redes informáticas.

El avance de las TIC es muy impetuoso sobre todo en aquellos países con recursos financieros y elevado nivel cultural en los que han logrado una penetración importante en la sociedad. No obstante en los países del tercer mundo, aunque están experimentando un ritmo de penetración importante, es cierto que se está expandiendo la brecha digital dentro de cada país haciendo que la diferencia entre ricos y pobres sea cada día mayor en muchos países ahondando incluso las diferencias entre diferentes sectores sociales.

Retos que debe afrontar

El papel que deben jugar las nuevas tecnologías de la información es la de ayuda al progreso y a la solución de problemas, unos problemas que si bien pueden haber existido ya de antemano podrían verse agudizados con la aparición de la Sociedad de la Información.

El dominio actual de los flujos informativos y las tecnologías que los hacen posibles no ha beneficiado a todos por igual y, en este sentido, se debe trabajar para que todos los sectores no resulten perjudicados y puedan beneficiarse de las ventajas que las alteraciones que experimentamos puedan aportar beneficios para todos. Los gobiernos y los organismos internacionales deben trabajar por limitar esta discriminación económica, cultural e intelectual.

Desde otra perspectiva, la sociedad de la información no se ha visto exenta del conjunto de dificultades que afectan a las esferas fundamentalmente culturales. Así, se considera que la sociedad de la información, a través de sus mecanismos básicos de manifestación, no ha dado suficientes muestras aún de sus capacidades para eliminar tendencias existentes en nuestra sociedad como el sexismo o el racismo. Estas consideraciones tienden a focalizarse en contra de Internet que, como gran estandarte de la Sociedad de la Información, parece no consolidarse como un espacio igualitario de interacción en el que todos los ciudadanos tendrían los mismos derechos y posibilidades.

Fuentes

  • ADELL, J. “Tendencias de investigación en la sociedad de las tecnologías de la información”. Edutec: revista electrónica de tecnología educativa, nº 7. 1997.
  • AMORÓS, M. Algunas consideraciones sobre el tema de la técnica y las maneras de combatir su dominio. 2000.
  • ANGULO, E. C. “Superautopistas de la información, telecomunicaciones y nuevas tecnologías”.1998.
  • ARRIGHI, G. “La Sociedad de la Información es una de las más ignorantes de la historia”, La insignia. 20 de diciembre, 2000.