Tártaros

Los tártaros
Información sobre la plantilla
Tartarosenacción123.jpg

Tártaros. Nombre colectivo que se aplica a los pueblos túrquicos de Europa Oriental y Asia Central.

Historia

Federación Rusa

El nombre deriva de Ta-ta o Dada, una tribu mongol que habitaba el noroeste de la actual Mongolia en el siglo V. Se utilizó por vez primera para describir a los pueblos que dominaron partes de Asia y Europa bajo el liderazgo mongol en el siglo XIII. Se extendió el uso después para incluir a casi cualquier invasor nómada de origen asiático, tanto de Mongolia como del occidente de Asia. Antes de la década de 1920, los rusos utilizaban la palabra Tatar para designar a numerosos pueblos, desde los turcos azerbayanos a las tribus de Siberia.

Su pasado

Los tártaros estuvieron vinculados por siglos con los pueblos mongoles y turcos. En el siglo XIII participaron en las campañas militares de Gengis Kan. El imperio de este gran líder mongol abarcaba una vastísima región, comparable en tamaño a la antigua Unión Soviética. En 1236, unos 150.000 de sus guerreros marcharon rumbo a Europa (que comienza al oeste de los montes Urales) y empezaron por atacar diversas ciudades rusas.

Los mongoles no tardaron en conquistar Rusia, tras lo cual fundaron el Estado turcomongol. La sección occidental llegó a ser conocida como la Horda de Oro, y su capital, Sarai, se ubicaba a orillas del bajo Volga. Dicho estado abarcaba regiones de Siberia, con sus montes Urales, y llegaba hasta las cordilleras de los Cárpatos y el Cáucaso, en Ucrania y Georgia. Los principados rusos se vieron obligados a rendir tributo a la Horda. En el siglo XV, la Horda se fragmentó y dio lugar a jurisdicciones como Crimea, Astracán y Kazán.

Actualidad

En la actualidad, la mayor parte de los tártaros viven en el centro y el sur de Rusia (la mayoría en Tartaristán). A finales del siglo XX suponían más de 10 millones. La mayor parte de los tártaros son musulmanes suníes.

Tartaristán y su capital, Kazán

kremlin de Kazán a orillas del Kazanka

Actualmente hay unos 4.000.000 de habitantes en la cosmopolita República de Tartaristán, localizada en el extremo oriental de la Rusia europea. Su territorio comprende 68.000 kilómetros cuadrados (26.255 millas cuadradas) y tiene la reputación de ser "uno de los miembros más avanzados de la Federación de Rusia en el aspecto económico". Es uno de los principales productores de petróleo y gas de Rusia, tiene una pujante industria aeronáutica y automovilística, y cuenta con varios aeropuertos.

Kazán es una moderna ciudad de 1.000.000 de habitantes, localizada en la confluencia de los ríos Volga y Kazanka. Es una de las muchas ciudades rusas que cuentan con hermosos sistemas de tren subterráneo. Cada estación tiene su propio tema: algunas son de diseño contemporáneo, y otras reproducen una atmósfera del medievo oriental. Hay una que está decorada con veintidós frescos en mosaico que representan sendos cuentos de hadas tradicionales tártaros.

La Universidad Federal de Kazán fue fundada en 1804 por el zar ruso Alejandro I y alberga una de las mayores bibliotecas de Rusia. Es, además, un importante centro educativo y cultural, y fue precursora de otras universidades de la república. Entre los 5.000.000 de publicaciones de su biblioteca se encuentran 30.000 manuscritos antiguos, algunos de los cuales datan del siglo IX.

Es una delicia caminar por la calle Baumana, en el centro de la ciudad. La zona está repleta de pintorescos cafés y tiendas. En una visita reciente, mi esposa y yo disfrutamos de un relajarte crucero por el río Volga después de haber hecho un recorrido por la ciudad. Uno de los atractivos de Kazán es su famoso kremlin. Esta antigua fortaleza, cuyos edificios se remontan al siglo XVI, es la única fortificación tártara de Rusia que ha sobrevivido. Dentro de la muralla de piedra se encuentran la torre Syuyumbeki, los edificios del gobierno tártaro, una mezquita y una iglesia ortodoxa.

En el año 2000, el kremlin de Kazán fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De noche, este complejo luce particularmente majestuoso, sobre todo gracias a sus luces que se reflejan en el río Kazanka.

Los tártaros y su lengua

Los tártaros conforman la etnia turca más grande de Rusia. Se dice que ascienden a 5.500.000, aunque no se sabe a ciencia cierta cuántos viven en este vasto país.

El idioma de los tártaros pertenece a la familia túrcica, la cual incluye además el azerbayano, el bashkir, el kazajo, el kirguís, el nogái, el turco, el turcomano, el tuviniano, el uzbeko y el yakuto. Algunas de estas lenguas son tan parecidas que sus hablantes pueden entenderse a buen grado entre sí.

Las lenguas túrcicas tienen millones de hablantes esparcidos por todo el mundo. En Tartaristán, la gente emplea tanto el tártaro como el ruso, y también lo hacen los periódicos, los libros, la radio y la televisión. Los teatros presentan obras en tártaro que tratan sobre la historia, el folclore y la vida cotidiana de los tártaros.

En Kazán y otras ciudades, los letreros de las calles y los negocios están en ruso y tártaro. De hecho, el ruso tiene muchas palabras de origen tártaro. En 1928 se cambió el alfabeto árabe por el latino para escribir el tártaro, y desde 1939 se ha utilizado un alfabeto cirílico similar al ruso.

Tradiciones nacionales

Error al crear miniatura: Falta archivo
El belesh es uno de los plaros predilectos de las familias tártaras

En su día, los tártaros fueron cazadores y ganaderos. La cocina tradicional todavía conserva muchos platos a base de carne, como el belesh, uno de los preferidos de las familias tártaras. Normalmente se prepara en forma de pastel, se rellena de papa, carne, cebolla y especias, y se deja en el horno por unas dos horas. Se corta en la mesa mientras todavía está humeante.

Entre las fiestas nacionales de los tártaros, probablemente la más antigua y popular sea el Sabantuy, basado en la costumbre pagana de orar en grupo y ofrecer sacrificios al dios Sol y a los espíritus de los antepasados. La gente creía que dichos actos garantizaban la preservación de su descendencia, la fecundidad de su ganado y la fertilidad de sus tierras.

A los tártaros les encantan los caballos, pues son una parte esencial de su cultura y están muy vinculados a su pasado nómada. Kazán tiene uno de los mejores hipódromos del mundo, que cuenta con doce establos y una clínica veterinaria. ¡Los caballos incluso tienen su piscina!

Debido a la magnitud de las migraciones y mezclas entre diferentes pueblos y la laxa utilización del adjetivo "tártaro", en la actualidad se cuentan como tártaros gentes que van desde el aspecto mongoloide en un extremo hasta el caucasoide en el otro. Los tártaros originales de Mongolia se parecían más a los invasores mongoles de Asia Central.

Autonomía

Un paso importante para restablecer el régimen estatal del pueblo tártaro fue la proclamación de la autonomía en 1920. El 30 de agosto de 1990 fue aprobada la Declaración de la soberanía estatal de la República de Tatarstan.

Fuentes