Ambrosio de Funes Villalpando

Revisión del 17:17 11 oct 2019 de Josefina (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ambrosio de Funes Villalpando
Información sobre la plantilla
Capitán General de Cuba
1763 - 1765
PredecesorJuan de Prado Mayoera Portocarrero y Luna
SucesorDiego Manrique
Datos Personales
NombreAmbrosio de Funes Villalpando Abarca de Bolea
Nacimiento1720
Zaragoza, Bandera de España España
Fallecimiento17 de julio de 1782
Madrid, Bandera de España España
OcupaciónMilitar

Ambrosio de Funes Villalpando Abarca de Bolea, más conocido como Conde de Ricla. Militar español. Gobernador y Capitán General de Cuba desde julio de 1763 en que los ingleses abandonaron la Isla, hasta 1765. Su gobierno se caracterizó por la construcción de importantes obras defensivas como la fortaleza de La Cabaña y el castillo de Atarés.

Síntesis biográfica

Nació en Zaragoza, España, en 1720. Desde adolescente fue encausado por su padre hacia la carrera militar. A los veinte años participó en la Guerra de Sucesión Austriaca, y sus éxitos militares le llevaron a ser nombrado en 1763 Capitán General de la Isla de Cuba tras la salida de los ingleses.

Gobernador de Cuba

El 6 de julio de 1763, en virtud de negociaciones España entregó la Florida a Inglaterra a cambio de su preciada villa de San Cristóbal de La Habana, la que fue abandonada por los ingleses en ese mismo mes, por lo cual William Keppel entregó el cargo de Capitán General y Gobernador al conde de Ricla.

La lección de la invasión inglesa puso de manifiesto a la Corona española la debilidad de las defensas cubanas, luego de la evacuación británica, el rey de España comisionó al general Alejandro O'Reilly para llevar adelante una profunda reorganización militar en Cuba. En 1763 se comenzó la construcción de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña en La Habana, la mayor de las construidas por España en el Nuevo Mundo. Su posición privilegiada la convertía en un bastión inexpugnable, se dice que las obras se prolongaron tanto y con tan alto coste que Carlos III, rey de España, se asomó a la ventana de su palacio con un catalejo para que le indicaran donde se encontraba aquella construcción.

El territorio cubano recibió mayor autonomía desde 1764 como fruto de las reformas borbónicas llevadas a cabo en el Virreinato de Nueva España por el Conde de Floridablanca, el cual orientó la política exterior de Carlos III hacia un fortalecimiento de la posición española frente al Reino Unido especialmente en el mar Caribe. La administración cubana estuvo dominada desde entonces por Capitanes Generales, militares de oficio en su mayor parte.

Ricla, desde los inicios de su gobierno, realizó una importante labor de reorganización y ampliación del ejército y apoyó decisivamente la modernización y completamiento del sistema de fortalezas de La Habana. También inició la construcción del castillo de Santo Domingo de Atarés.

Pero lo más importante es que al reinstalarse el dominio español en el territorio, los cubanos ya no estaban dispuestos a renunciar a las libertades comerciales que habían disfrutado por breves meses, por lo que con reticencia la libertad de comercio fue admitida legal o ilegalmente por las autoridades españolas. El creciente desarrollo mercantil y comercial alcanzado en Cuba después del cese de la ocupación inglesa fue, por tanto, gracias a la apertura de los mercados y la supresión de las restricciones y monopolios existentes. En virtud de ello, por real decreto de 16 de octubre de 1765 cesó el monopolio de la Real Compañía de Comercio de La Habana, y además se habilitaron puertos metropolitanos para comerciar con Cuba y otras colonias del Caribe.

El 17 de mayo de 1764 apareció el primer número del periódico "Gaceta de La Habana", primer periódico publicado en Cuba. El 17 de octubre de ese año fue nombrado el primer administrador de correos de La Habana y el 31 de octubre de 1764 fue establecida la Intendencia de La Habana, que fue la primera intendencia de hacienda y guerra creada en la América hispánica, siendo su primer intendente Miguel de Altarriba, quien asumió el 8 de marzo de 1765. El 1 de noviembre de 1764 fue inaugurado el primer sistema de buques correos entre la Península y Cuba con mercancías y pasajes, con el barco “El Cortés”.

En junio de 1765 el conde de Ricla cesó en el cargo de Capitán General y Gobernador de Cuba, entregando el mando a Diego Manrique, que lo ejerció con carácter provisional durante un mes, ya que falleció, y en julio pasó a ocuparlo Pascual Jiménez de Cisneros, también provisional hasta que el 19 de marzo de 1766 asumió el poder Antonio María de Bucareli y Ursúa.

Otros cargos

Tras el cese de su mandato en Cuba el conde de Ricla desempeñó el cargo de virrey de Navarra (1765-1768) y capitán general de Cataluña (1768-1772). También fue Secretario de Guerra del gobierno español (1772-1780), durante el reinado de Carlos III.

Muerte

El conde de Ricla murió en Madrid el 17 de julio de 1782.

Fuente

  • Ríos, Arcadio. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Colectivo de autores. Enciclopedia de Historia Militar de Cuba (1510-1868). MINFAR : Centro de Información para la Defensa.