José Luis Alonso de Santos

Revisión del 20:36 13 ago 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
José Luis Alonso de Santos
Información sobre la plantilla
Jose luis alonso de santos.jpg
Nacimiento1942.
Valladolid, Bandera de España España
OcupaciónDramaturgo y director de escena.

José Luis Alonso de Santos. Dramaturgo y director de escena español. Licenciado en Ciencias de la Información y en Filosofía y Letras, comenzó su carrera teatral en 1964 en grupos de teatro independiente como el TEM, Tábano, TEI y Teatro Libre, en los que trabajó como actor, director y dramaturgo.

Síntesis biográfica

Nació en Valladolid, España, en 1942.

Estudios

Licenciado en Ciencias de la Información y en Filosofía y Letras.

Trayectoria artística

Comenzó su carrera teatral en 1964 en grupos de teatro independiente como el TEM, Tábano, TEI y Teatro Libre, en los que trabajó como actor, director y dramaturgo. En 1975 se estrenó como autor con ¡Viva el duque nuestro dueño!; a esta pieza siguieron La verdadera y singular historia de la Princesa y el Dragón y El álbum familiar, texto de 1981 donde recoge la herencia de El tragaluz de Antonio Buero Vallejo, pero al que el joven dramaturgo adapta esa actitud positiva compartida por otros autores de esta década, decididos a no condenar a sus criaturas a la catástrofe final, permitiéndoles iniciar otro camino.

En 1981 también es La estanquera de Vallecas, Premio Gallo Vallecano 1981, que, junto con Bajarse al moro (1985), Premios Tirso de Molina y Nacional de Teatro 1985 (compartido éste con La taberna fantástica, de Alfonso Sastre), compone el paradigma estético e ideológico de los autores de estos años. A partir de entonces su carrera de estrenos y éxitos de público no ha decaído. En 1986 estrena La última pirueta; en 1987, Fuera de quicio; en 1989, Pares y Nines. En Trampa para pájaros (1990), después de sus incursiones en la comedia humorística, coloca de nuevo ante el espectador la conflictiva realidad presente, esta vez en el debate político entre la intolerancia, último reducto de un sistema periclitado que representa Mauro, el ex policía franquista, y la libertad, personificada en su hermano Abel. Mauro era un pájaro en una trampa, ya no puede salir. Signos cainitas se perciben en la fraternal oposición y hasta en los nombres propios. La dialéctica soñador-activo que presentan los hermanos en su construcción como personajes evoca la planteada en la dramaturgia bueriana, de la que Alonso de Santos se reconoce deudor.

Fuente