Merienda

Revisión del 09:25 8 jul 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Merienda
Información sobre la plantilla
Merienda.jpg
Concepto:refrigerio que se toma en la media tarde, también recibe el nombre de merienda la comida que se hace a media mañana.

Merienda. Es un tipo de refrigerio que se toma en la media tarde, también recibe el nombre de merienda la comida que se hace a media mañana. Suele ser un pan con embutido, alguna pasta acompañado de alguna bebida fría o caliente. Puede ser también alguna fruta.

Etimología

La palabra merienda viene del latín merenda. Este vocablo es propio del lenguaje militar y designada, bien como una comida de mediodía o de la tarde que se distribuía a los soldados. En realidad la palabra procede del gerundio del verbo merece o mererí, que significa merecer, ganarse algo. De ahí también se formo en el latín un verbo denominativo merendare que nos da merendar.

Importancia

La merienda es muy importante, ya que de esta manera hacen las 5 comidas recomendadas al día repartiendo los nutrientes esenciales a lo largo del día, y así además no llegan hambrientos a la cena.

La merienda debe aportar del 10 al 15% de las calorías diarias. Es recomendable que no sea muy abundante (igual que la media mañana) para que no vayan sin apetito a la cena. Debe ser parecida a la comida de media mañana (bocadillo pequeño, fruta, frutos secos o zumo natural, leche o yogurt).

Es bastante común, por falta de tiempo y comodidad, darles productos poco saludables a la hora de la merienda, en este artículo os diré cuáles son las mejores opciones y ejemplos de meriendas saludables.

Claves de una ingesta aconsejable y necesaria

La merienda es una ingesta que aparentemente es considerada exclusiva de los escolares y no se le concede la importancia que realmente se merece. Sin embargo, esta ingesta vespertina supone un aporte nutritivo durante un intervalo de tiempo, que transcurre entre la comida del mediodía y la cena, y que puede resultar demasiado amplio.

El reparto uniforme de la energía y los nutrientes necesarios a lo largo del día en razón a las actividades diarias, evitando lapsus de tiempo demasiado extensos. Supone una ventaja nutricional ya que garantiza el mantenimiento de niveles constantes de glucosa en sangre y evita el consumo de las reservas propias del organismo. En este sentido, la merienda deberá representar el 15% del aporte energético total diario. Si bien merendar es un hábito alimentario absolutamente recomendable para personas de cualquier edad, conviene resaltar la importancia de la merienda para algunos colectivos o situaciones en los que resulta crucial para cubrir las necesidades nutricionales.

Niños y adolescentes

En las etapas de crecimiento es sumamente importante que la alimentación sea equilibrada y variada con objeto de asegurar los requerimientos nutricionales. Por esta razón, la merienda está especialmente aconsejada en niños y adolescentes.

Además, en el caso de los niños, su aparato digestivo todavía está en pleno periodo de maduración y desarrollo con lo cual su organismo no está suficientemente preparado para estar muchas horas sin comer. Si a esto se suma el aumento de actividad en estas edades, se puede comprender la importancia de la merienda en estos casos.

En España, la merienda de los escolares se compone mayoritariamente de bocadillo (65%), bollería (20%), pan con chocolate (20%), yogur y fruta (20%), siendo el 81% de los niños quienes consumen habitualmente algún tipo de merienda.

Sin embargo, si el porcentaje de escolares que meriendan es aceptable, en el caso de los adolescentes, este porcentaje está muy por debajo de lo deseado.

Embarazadas y madres lactantes

La merienda cobra un especial protagonismo en el caso de embarazadas y madres lactantes teniendo en cuenta que las necesidades nutricionales se ven aumentadas.

Ancianos

En personas de la tercera edad, la merienda proporciona una manera óptima de facilitar al organismo los nutrientes que necesita sin que el aparato digestivo deba llevar a cabo digestiones lentas y pesadas, ya que a estas edades la capacidad digestiva es menor.

Merienda ideal

Leche o derivados, fruta y cereales constituyen una merienda completa. La merienda debe incluir alimentos variados, ricos en nutrientes. Se recomienda moderar el consumo de alimentos excesivamente calóricos o ricos en grasas saturadas y azúcares refinados que pueden resultar perjudiciales si se toman en exceso y pueden ocasionar sobrepeso, obesidad, así como otras patologías.

Esta ingesta a media tarde puede ser una buena oportunidad de completar las raciones diarias recomendadas de frutas, cereales y lácteos.

Una opción saludable puede ser un combinado de alimentos representativos de estos tres grupos, por ejemplo, un vaso de leche acompañado de una fruta o cereales, pan con chocolate y una fruta. O bien, también resulta muy aconsejable tomar un yogur y frutos secos o un bocadillo de jamón o queso.

Reglas para una buena merienda

  • No debe interferir negativamente en el proceso de digestión de la comida del mediodía. Para ello debe estar lo suficientemente alejada de la misma y no tomarse demasiado tarde para impedir la cena.
  • Hay que cuidar no sólo el tipo de alimentos a incluir, a los que ya se ha hecho mención, sino la ración de los mismos. Las cantidades a ingerir no deben ser desorbitadas para evitar el exceso de calorías o anular el hambre para la cena. No obstante, las cantidades a ingerir dependerán de las necesidades intrínsecas de la persona y de la actividad desempeñada.

Ventajas de la merienda

  • La merienda supone un paréntesis y una recarga de energía muy útil y necesaria para continuar la jornada o para emprender una serie de actividades que requieren un esfuerzo psíquico y/o físico (es el caso de las actividades extraescolares realizadas por niños y adolescentes, por ejemplo).
  • Una merienda adecuada ayuda a controlar el sobrepeso. Merendar es siempre un recurso eficaz para calmar el apetito y no llegar a la cena para atiborrarse en ella. Además, evita "picar" entre horas, dando sensación de saciedad.

Fuentes