Saltar a: navegación, buscar

Abdías (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Abdías (Libro de la Biblia)»)
Para otros usos de este término, véase Abdías (desambiguación).


Libro de Abdías
Información sobre la plantilla
AbdíasLibro de la Biblia.jpg
Categoría:Religión
Idioma:hebreo


Libro de Abdías. Es un libro bíblico del Antiguo testamento (el Tanaj hebreo). Es el libro más breve de la Biblia, ya que cuenta con solo 21 versículos en un único capítulo. Por su poca extensión, pertenece a la colección llamada "Profetas menores". Se encuentra ubicado entre los libros de Amós y Jonás.

Autor y fecha

Se desconoce casi todo acerca del autor del libro.

Según ciertos autores, el profeta Abdías habría sido un príncipe enviado por el rey Josafat para adoctrinar al pueblo judío, junto con otros dos príncipes. De acuerdo con esta hipótesis, la profecía de Abdías data de entre los años 848 y 841 a. C. Si esto es cierto, entonces el Libro de Abdías muy bien puede ser consecuencia de la desastrosa campaña militar del rey Joram contra los idumeos.

En la antigüedad se creía que Abdías había profetizado en la época de Joram, rey de Judá entre 849 y 842; pero como puede interpretarse que habla de la destrucción de Jerusalén como ya ocurrida en los versos 11-14, otros colocan su profecía en la época del destierro (entonces el escritor publicó profecías ya cumplidas). Ciertamente el tono de su libro, que muestra bastante mayor confianza en el futuro que en el presente, hace pensar que Abdías nació después de la caída de Jerusalén (586 a. C.), en el oscuro período a que alude también el Libro de Jeremías.

Contexto histórico

Ya desde tiempos de Esaú y Jacob era evidente la gran rivalidad que existía entre Israel y Edom (Genesis 25:23, Genesis 27:39-40). En tiempos de la monarquía hebrea, Edom ocupaba un lugar estratégico en la ruta hacia el importante puerto de Elat en el Mar Rojo, y ello ocasionó continuas peleas con los judíos, tal como se relata en II Crónicas, II Samuel y I y II Reyes.

La enemistad entre ambos reinos generó una abundante literatura bíblica antiedomita (ejemplos de los cuales pueden leerse en Ezequiel, Salmos, Isaías, Jeremías y Amós), a la que pertenece la primera parte de Abdías. Este odio está marcado por la colaboración que los edomitas prestaron a Nabucodonosor II en la guerra hebreo-caldea, y, tras llevarse cautivos los caldeos a muchos judíos, los del Edom aprovecharon para ocupar sus territorios.

El libro de Abdías profetiza la venganza del dios Ieué contra Edom, que llegará en el año 312 a. n. e. con su conquista por parte de los árabes.

Después de 400 años, el rey David conquistó a los edomitas (2.º Samuel 8: 13-14). Sin embargo, durante el reinado de Joram los edomitas causaron una revuelta contra el reinado de Judá (2.º Reyes 8:20). También hubo combates entre Edom y Judá durante los reinados de Josafat, Amasías y Acaz (2.ª Crónicas 20:10; 25:11; 28:17). Edom se regocijó cuando Jerusalén fue destruida en el 586 a. C. (Salmo 137:7; Lamentaciones 4:21). Sólo los babilonios, años más tarde, pudieron devastar a Edom. Esto ocurrió cuando el Imperio Nabateo se levantó en Edom. En la época de los Macabeos, Edom fue anexada al estado judío por Juan Hircano. Cuando los romanos conquistaron Judea, la familia idumea (edomita) de Herodes alcanzó la dignidad real. Pero después de la destrucción de Jerusalén en el año 70, los edomitas desaparecieron de la historia.

Sin embargo, Edom aparecerá nuevamente en el futuro. Esta nación, que manifestará una inconcebible fraternidad a causa de su odio contra los israelitas, deberá huir del rey del norte (Daniel 11:41). Pero el dios Yawé mismo los castigará tiempo después (Isaías 34:5,8; Jeremías 49: 7,22). Y el instrumento que Yawé utilizará para ejecutar dicho castigo, será su pueblo, Israel (Isaías 11:13,14; Ezequiel 25: 12,14). Esto sucederá al principio del Milenio, cuando el Señor Jesús aparezca como el Mesías (Isaías 63: 1,5; Ezequiel 35; 1,15).

Abdías advierte, en esta breve profecía, acerca del juicio final sobre Edom y las razones que lo motivan. Pero, enseña también que el día del dios Yawé será un día de juicio general sobre todas las naciones y también de restauración para el pueblo de Israel.

División

El libro está dividido de la siguiente manera:

  • Prólogo, en que se envía un mensajero a convencer a las naciones de marchar contra Edom;
  • Juicio sobre Edom (2-10);
  • Destrucción de la misma por su maldad (11-14); y
  • "Día de Yahvéh": visión escatológica.

Sentido religioso

El "Día de Yahvéh", como en otros libros del Tanaj, es la ejecución de una sentencia de Dios contra una nación, especie de proceso judicial en que la divinidad la juzga por sus crímenes y pecados y actúa en consecuencia.

Edom, como todos los demás países que bastardean los derechos humanos y divinos, son castigados de manera inexorable e inmediata. La venganza de Yahvéh (al igual que en el Libro de Nahum), es nacionalista, por contraposición al universalista Deuteroisaías.

Propósito del libro

El único propósito de este breve libro profético es hablar de Edom, nación cuyo odio contra Israel la llevaría a su propia destrucción. Edom es el nombre que identifica a los descendientes de Esaú, quienes habitaban en el monte Seir, al sur del Mar Muerto, región que llegaba hasta el golfo de Aqaba (Génesis 36: 8-9). Esaú era el hermano gemelo de Jacob. Antes de que él naciera, Dios había anunciado que el mayor, Esaú, sería el siervo del menor, Jacob (Génesis 25:23). Esaú despreció su primogenitura y se levantó con odio contra su hermano Jacob (Génesis 27). Alrededor de 300 años más tarde, cuando los Israelitas viajaban de Egipto a Canaán, los edomitas les impidieron el paso por su territorio (Números 20:14-21).

Véase también

Fuente