Saltar a: navegación, buscar

Idioma hebreo

Para los pueblos con este idioma, véase Cultura hebrea.
Hebreo
Información sobre la plantilla
Hablantes

• Nativos:
• Otros:

entre 9 y 10 millones

• 5 millones de personas
• entre 4 y 5 millones de personas

Familia Afro-asiático, Lenguas cananeas, Semítico, Semítico central, Semítico noroccidental
Alfabeto Alfabeto fenicio
Estatus oficial
Oficial en 1 país Bandera del Estado de Israel Israel
Regulado por No está regulado
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2
ISO 639-3
Hebreo
Israel país donde se habla el hebreo de forma oficial

Idioma hebreo. Lengua semítica hablada en Israel y en otras comunidades judías del mundo.

Etimología

El Hebreo tiene su origen influenciado por varias lenguas-raíz semíticas Arameo (antecesores y derivados; las mismas que originaron el árabe, por ejemplo), además de que fue altamente enriquecido por el babilónico y el Fenicio.

Pero quizá la cultura que más beneficios le ha traído a la hebrea a sido Egipto, pues de ellos aprendieron la escritura, culturizaron su idioma y su sociedad, además que de ellos aprendieron la concepción de Dios Monoteísta (Amén-Rá) y de hecho la biblia es el resultado de los estudios de la iniciación de Osiris (libro de los muertos) y el Gilgamesh.

Historia

El hebreo es una lengua con casi 30 siglos de historia escrita. Obviamente en un período tan largo la lengua ha sufrido procesos de cambio lingüístico que hacen del hebreo antiguo y el hebreo actual, más que la misma lengua puedan considerarse lenguas emparentadas pero que difieren en pronunciación, gramática y léxico.

Los hebreos, copiaron de los cananeos el arte de la escritura. El más antiguo texto escrito con alfabeto hebreo data del siglo IX a.n.e. A esta época pertenece la estela de Moab, escrita en dialecto cananeo-moabita, en la cual Mesa, rey de Moab, describe sus triunfos contra Omri, el rey de Israel. Guarda gran paralelismo con el 2º libro de los Reyes, capítulo 3.

En la estela de la casa de David, escrita en hebreo a mediados del Siglo VIII a.n.e, conmemora las victorias del rey sirio Hazael sobre Joram, hijo de Acab, rey de Israel, y sobre Ocozías hijo de Joram rey de Judá, de la dinastía de David. Es la mención escrita más antigua respecto a esta dinastía. Durante los años de la diáspora, el hebreo se vio limitado al uso litúrgico. Para el uso diario, los judíos empleaban distintas lenguas judías basadas en los idiomas vernáculos de sus países de acogida (español, árabe, alemán, etc.)

Al producirse las diferentes invasiones a la Tierra de Israel, y en consecuencia las deportaciones de israelitas a otros territorios, el hebreo se vio influenciado por los dialectos de las zonas dónde se vieron obligados a asentarse. De esta manera, el hebreo antiguo, conocido popularmente, pasó a utilizarse principalmente como una lengua escrita, ritual y sagrada. Así se le calificó como hebreo bíblico, también hebreo clásico y como hebreo cuadrado. Los rabinos y el pueblo de Israel, por su utilización masiva en la liturgia religiosa, la llamaron también: lengua sagrada. Según Las Escrituras, en la época de Yeshúa o Jesús, el Hebreo era el lenguaje cotidiano más común (Marcos 5:41); aunque se lo utilizaba, fundamentalmente, para las ocasiones especiales y la liturgia.

Al hebreo bíblico le sucedió una forma intermedia conocida como: hebreo mísnico o hebreo míshnico, vocablo adaptado de la palabra mishná, la cual se refiere a un compendio escrito que engloba la tradición oral del pueblo judío. Este tipo de hebreo, también fue catalogado como Rabínico, y se trataba únicamente de una modalidad de la lengua escrita, aunque resultaba mucho más práctica que la lengua bíblica. Gramaticalmente, es posible decir que el Hebreo es una lengua bastante sencilla. Al lado del Español o Castellano, parece un idioma brusco y directo; sin embargo es una lengua muy pintoresca en cuanto a sus descripciones y sus expresiones breves y fuertes que dan la idea de energía. Por tal motivo, también se considera al Hebreo como un idioma de acción, concreto y básico, ya que su fundamento es el verbo.

Este se puede expresar en tiempo pasado, presente y algunas formas de tiempo futuro; así como en dos estados: perfecto e imperfecto. Dada las cualidades especiales de este idioma, encontramos que cada palabra se forma en base a un conjunto de letras consonantes a las que se les llama Raíz. De una Raíz, a su vez, pueden formarse varias y diversas palabras; así como también, en cuanto a los tiempos verbales, puede indicarse siete clases diferentes de acción. A diferencia de las lenguas occidentales, el Hebreo se escribe de derecha a izquierda. No se utilizan en el Hebreo, el acento de palabras. No existen las llamadas Letras Mayúsculas y Letras Minúsculas, ya que todas tienen una configuración fija, conforme a los lugares que ocupan. Existen también las llamadas Letras Intermedias y Letras Finales.

El alfabeto original del Hebreo, constaba únicamente de consonantes. Tanto los signos vocálicos como la pronunciación, que siempre se estimaron pertenecientes al llamado Hebreo Bíblico o Hebreo Cuadrado, fueron introducidos por los llamados Masoretas. Estos eran los rabinos y eruditos bíblicos que guardaban la tradición oral y escrita o Masoret, del Pueblo de Israel, transmitiéndola de generación en generación. El alfabeto hebreo consta de veintidós caracteres o consonantes y su léxico se basa en el Hebreo Bíblico o clásico y su sintáxis en el Hebreo Míshnico o rabínico. Las vocales se indican agregándolas a las consonantes. Se forman con puntos y rayas que mantienen cierto orden. Se modula la pronunciación siguiendo las pautas de los judíos sefardíes o judíos de origen hispano que viven sobre todo en Turquía, Grecia y Bulgaria.

Tras la creación del Estado de Israel, el hebreo fue designado como idioma oficial. Para recuperar el idioma, se hubo de ampliar y actualizar el vocabulario, tomando préstamos de otras lenguas o "inventando" nuevos términos.

Países hablantes

Es el idioma oficial de Israel donde lo hablan alrededor de cinco millones de personas. Además es hablado por minorías en Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos, Francia, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, Inglaterra, Rusia, Uruguay y Colombia, llegando a alcanzar la cifra de 4 millones de personas.

Descripción lingüística

En la pronunciación el hebreo moderno presenta una reducción del número de consonantes. En la gramática presenta un acercamiento a la sintaxis de las lenguas europeas, así como una importante cantidad de préstamos léxicos procedentes de estas lenguas. Desde el punto de vista tipológico el hebreo es una lengua sintética con un alto grado de fusión.

En cuanto al orden básico el hebreo tienen SVO y usa preposiciones, con tendencia a ser núcleo inicial. Un alineamiento morfosintáctico de tipo nominativo-acusativo.

Fonología y sonidos

Labial Coronal Dorsal Glotal Oclusiva simple p, b t, d k, g ʔ Africada simple ʦ Fricativa f, v s, z; ʃ χ, ʁ h Aproximante l j Nasal m n

Gramática

La lengua hebrea se escribe de derecha a izquierda con un alfabeto de 22 letras. Originalmente, denotaban sólo consonantes, pero la w, y y la h también se usan para representar ciertas vocales largas y vocales al final de palabra (w = /u/; y = /i/; h = /a/, /o/ y /e/; w y y fueron usadas más tarde para /o/ y /e/, respectivamente) hasta, al menos, el siglo X a.n.e. y w y y en el interior de palabra hasta el siglo IX. Estas consonantes auxiliares escritas para denotar vocales se emplean también en otras lenguas semíticas, y se denomina matres lectionis.

En los textos procedentes de Qumrán y en escritos tardíos, las letras se usaron con más profusión para representar las vocales. El sistema completo de representación de vocales, añadiendo puntos a las consonantes, se desarrolló mucho más tarde, entre el siglo V y X

El actual sistema de vocalización reproduce, entonces, la pronunciación corriente de unos mil años después del final del periodo bíblico, aunque sin duda está basado en las primeras tradiciones de lectura de la Biblia.

Sistema de escritura

Alfabeto

Alfabeto hebreo

El alfabeto hebreo o alefato (de álef), algunas veces denominado mediante su forma hebrea álef-bet[1] (אָלֶף-בֵּית), es la serie formada por las consonantes hebreas. Está compuesto por 22 caracteres, de los cuales cinco tienen una grafía distinta en final de palabra. Se utiliza para escribir el idioma hebreo, el yidis y, en menor medida, el judeoespañol.

El alfabeto originalmente fue un abjad, es decir, solo contenía caracteres consonánticos. El hebreo arcaico fue utilizado desde su creación hasta los patriarcas, el hebreo antiguo aparece en la época de los Reyes (Saúl, David, Salomón, etc.), y el hebreo cuadrado o moderno aparece por primera vez en el Siglo III a.n.e .

El hebreo se lee y escribe de derecha a izquierda, al igual que el alfabeto fenicio, del cual tomó sus letras. Existen dos formas principales de escritura:

Formas principales de escritura

  • Con puntuación diacrítica: Se utiliza principalmente como método de

enseñanza del idioma hebreo, y en poesía. Se utiliza siempre al escribir en yidis.

  • Sin puntuación: Es la manera más común y expandida de escritura en hebreo, incluso la prensa escrita y la prosa.

Fuentes