Saltar a: navegación, buscar

Akiba Kivelovic Rubinstein

Akiba Rubinstein
Información sobre la plantilla
Akibarub.jpg
Ajedrecista polaco
NombreAkiba Kivelovic Rubinstein
Nacimiento12 de diciembre de 1882
Bandera de Polonia Polonia
Fallecimiento15 de marzo de 1961
Bandera de Bélgica Bélgica
NacionalidadPolaco
OcupaciónJugador de Ajedrez

Akiba Kivelovic Rubinstein. . Ajedrecista polaco. Fue un gran jugador de principios del siglo XX. A pesar de que no llegar a ser campeón del mundo, sus partidas se estudian aún hoy, y tienen una gran influencia en el ajedrez actual.

Síntesis biográfica

Nacido el 12 de diciembre de 1882], en Stawiski, ciudad fronteriza de Polonia, hijo de padres judíos, aprendió a jugar ajedrez a la edad de 16 años en la escuela jugando con sus condiscípulos y a partir de ahí, no pensaba en otra cosa que no fuera ajedrez.

Renunció a sus estudios teológicos por una carrera de ajedrez profesional. En 1903, se llevó el quinto lugar en un Torneo de Kiev.

Desarrollo ajedrecístico

Después de algunos años de desarrollo técnico, Rubinstein entró de lleno a la escena internacional como un fuerte jugador a vencer y fue uno de los jugadores mas dominantes a nivel mundial de los años 1905 a 1911.

Al ir aprendiendo de sus muchos logros históricos, hay que tener presente que Akiba Rubinstein padecía de un trastorno nervioso conocido como antrofobia (temor a la gente y la sociedad) durante toda su vida.

El juego de Rubinstein floreció especialmente entre 1907 y 1912. Comenzando con una victoria en Carlsbad en 1907, y un primer puesto compartido en San Petersburgo el mismo año.

En 1909 derrotó al maestro Emmanuel Lasker, entonces campeón del mundo, en San Petersburgo, y dos años más tarde hizo lo propio con el cubano José R. Capablanca en San Sebastián. En 1911 se enfrentó por primera vez a Alexander Alekhine en Carlsbad, a quien derrotó.

En 1912 alcanzó una racha récord de victorias, alcanzando la victoria en cinco grandes torneos consecutivos: San Sebastián, Piesany, Breslau (campeonato germano), Varsovia y Vilna, hazaña nunca repetida.

Todo mundo demandaba un encuentro entre Rubinstein y Lasker, que era claramente el único jugador que se le acercaba a Rubinstein en poder. Desafortunadamente, este encuentro nunca se llevo a cabo. Los inicios de problemas sicológicos profundos que eventualmente se trasformaron en una total enfermedad mental, la aparición del genio de ajedrez cubano, Capablanca y el advenimiento de la Primera Guerra Mundial, todo esto se combinó para frustrar sus esperanzas por un título Mundial.

En 1914, Nicholas II, el Zar de Rusia, organizó un Torneo en San Petersburgo e invitó a todos los más grandes jugadores del mundo. A los cinco finalistas del Torneo se les otorgaría el título de "Gran Maestro". Akiba Rubinstein trágicamente no pudo calificar en los primero cinco. Aunque él continuó siendo uno de los jugadores más fuertes del mundo hasta el año de 1921, su timidez patológica y la erosión de su confianza, lo condujo a una desintegración gradual de sus poderes.

Después de la Primera Guerra Mundial, Rubinstein continuó jugando en torneos con éxito moderado pero no volvió a su antiguo gran nivel de juego hasta que ganó el Torneo de Viena en 1922, adelante de Alexander Alekhine y Richard Reti.

Concepciones sobre su juego

El estilo de Rubinstein formaba un puente entre los estilos de Steinitz y los jugadores de hoy. Un Maestro de las Aperturas, un profundo conocimiento de las consecuencias de los diferentes tipos de estructura de Peones y un talento en finales de juego que nunca ha sido rebasado, todo esto era parte de su repertorio.

Lo más notable, sin embargo, era su habilidad de conectar las Aperturas que el jugaba con las clases de Finales que se podía alcanzar desde ellas. Esta increíble y profunda planificación es comúnmente observada en los modernos campeones de ajedrez pero que era virtualmente desconocida en la época de Rubinstein.

Entre los jugadores de Ajedrez que merecen justa y profunda admiración, Akiba Rubinstein sobresale como un contribuidor único del Ajedrez. Su carrera noble y vida de gran sufrimiento, emerge como un faro de luz para todos aquellos estudiosos del Ajedrez así como aquellos que estudian la vida en sí misma.

Hoy, las partidas de Rubinstein son minuciosamente estudiadas por todos los jugadores más finos. Sus movidas y conceptos aún parecen frescos, su manejo de finales es aún mas notable y sus ideas en las aperturas aún están de moda. Después de 1932, Rubinstein no volvió a competir en Torneos de Ajedrez nunca más, aunque se le invitaba a participar.

Su lucha de toda la vida por su salud mental empeoró y pasó un tiempo en un sanatorio. Algo bueno resultó de ello, ya que es posible que esto lo protegiera de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y no se le molestó.

Aunque vivió casi 30 años más, no dejó tras de sí ningún legado en forma de libro, como hicieron otros grandes jugadores de ajedrez. Como ya se ha dicho, su influencia en el ajedrez actual ha sido grande. Existen muchos esquemas, planes y aperturas que provienen directamente de sus partidas.

Muerte

Akiba Rubinstein pasó sus últimos años hasta su muerte el 15 de marzo de 1961 con su familia en Bélgica.

Enlace externo

Fuente