Saltar a: navegación, buscar

Anna Freud

Anna Freud
Información sobre la plantilla
Annafreud.jpg
Psicoanalista
Fecha de nacimiento3 de diciembre de 1895
Lugar de nacimientoViena, Bandera de Austria Austria
Fecha de fallecimiento9 de octubre de 1982

Anna Freud. Psicoanalista británica de origen austríaco. Recibió una adecuada preparación científica en el seno de la sociedad psicoanalítica de Viena. Se especializó en los problemas educacionales y en el psicoanálisis infantil. En 1938, huyendo de la persecución nazi, se trasladó con su padre a Londres, donde continuó sus actividades. Sus obras más importantes son: El yo y los mecanismos de defensa (1936) y, Lo normal y lo patológico en el niño (1965). Trató de dar continuidad a la obra de su padre, Sigmund Freud.

Síntesis biográfica

Niñez y adolescencia

Nace en Viena, el 3 de diciembre de 1895. Fue la sexta y última hija del matrimonio de Sigmund Freud y Martha Bernays. Su nacimiento encontró a su madre agotada física y mentalmente, lo que motivó que fuera confiada inmediatamente a los cuidados de la institutriz Josefine Cihlarz, una joven con la que mantuvo un vínculo privilegiado.

Mantuvo una relación distante con su madre y sentimientos de gran ambivalencia con su hermana Sophie, la preferida de Martha y la más bonita de las hijas mujeres, condición que Anna trató de compensar con su desarrollo intelectual.

Anna fue apodada por su padre como "Annerl", y éste recuerda su nacimiento como el inicio de un bienestar económico debido al aumento de su trabajo clínico. También la apodó "demonio negro", por su carácter aventurero y díscolo dentro del medio familiar y de amigos, no comportándose así en público, donde fue reconocida como reservada y tímida.

Uno de sus pasatiempos predilectos era el tejido, el cual siguió practicando durante su vida. De hecho algunos de sus pacientes recuerdan que lo practicaba mientras atendía. En cuanto a su apariencia, adoptó como vestimenta el Dirnal, tradicional de su país, un ropaje largo y suelto que ocultaba su figura.

En 1912, al finalizar los estudios secundarios en el Lyceum, fue enviada a Merano para descansar y recuperar la pérdida de peso . Pasaba períodos de gran fatiga y hablaba de ello como "eso" que la hacía cansarse y "sentirse tonta". De esta manera, definía su recurrencia a las ensoñaciones diurnas e historias fantasiosas, cuestiones éstas que trata en el trabajo Relación entre fantasías de flagelación y sueño diurno, con el que ingresara a la Sociedad Psicoanalítica de Viena, en 1922.

Ingresa al profesorado de Educación Elemental, y ejerce la docencia hasta caer enferma de tuberculosis, tras lo cual abandonó la docencia en 1920.

Dos años antes, en 1918, había comenzado a analizarse con su propio padre, análisis que se mantuvo hasta 1922 con una frecuencia de seis sesiones semanales. Freud centró este análisis en las fantasías y ensueños de flagelación como inhibidores del trabajo intelectual.

Junto a S.Bernfeld, militante sionista y socialista, Anna apoyó la creación del Asilo e Instituto Baumgarten, para niños judíos huérfanos de guerra. Allí se formó un grupo dedicado a estudiar los problemas de aprendizaje y de psicología del niño, en el que participaron también Willie Hoffer y August Aichhorn. Este último ya tenía experiencia con niños y adolescentes y dejo en Anna huellas de su influencia.

En 1920, la familia Freud sufre la muerte de Sophie, víctima de una epidemia. Anna sobrelleva la pérdida de su gran rival, amada y envidiada, dedicándose al igual que su padre a un intenso trabajo, afianzándose su consagración al psicoanálisis. Recibió de Freud su reconocimiento cuando éste le otorgó uno de los anillos de oro grabado que poseían los miembros del Comité de los Siete Anillos, grupo que frecuentaba ya desde los 14 años, cuando se le permitía asistir en silencio a las reuniones de los miércoles.

Comienzos en el psicoanálisis

Su recorrido institucional se inicia en 1920 cuando asiste como invitada al Primer Congreso Internacional de Posguerra, en La Haya. Dos años más tarde, a los 27 años de edad, ingresa a la Sociedad Psicoanalítica de Viena, como psicoanalista de niños, pues la clínica con adultos era "vedada" a los profanos. En 1921 había conocido a Lou Andreas Salomé, psicoanalista de origen ruso que ocupa el lugar de "buena madre" y "madre analista", encontrando en ella una imagen femenina y maternal y una valiosa ayuda para la elaboración del citado trabajo sobre las fantasías de flagelación.

Entre sus primeros pacientes se cuentan los hijos de Dorothy Burlingham, a quien la ligaría una relación profunda y compleja por el resto de su vida. Fue su compañera de viaje y de vida, y ejerció con los hijos de ella sus inclinaciones maternales. A pesar de las apariencias, no hay acuerdo entre sus biógrafos acerca del carácter homosexual activo de esta relación, pero Anna se disgustaba frente a los rumores que la señalaban como lesbiana.

En 1924 ocupa el lugar de Otto Rank en el comité, y en 1925 es designada secretaria del Instituto Psicoanalítico de Viena. Allí, impulsó la formación del kinderseminar, un seminario de investigación sobre psicoanálisis aplicado a la pedagogía y destinado no sólo a psicoanalistas sino también a educadores y trabajadores sociales.

En colaboración con otros profesionales del instituto, fueron creados algunos centros de reeducación, jardines de infantes, y la primera escuela para niños, que fuera guiada conforme a los principios psicoanalíticos, dirigida por Eva Rosenfeld. Fueron, asimismo, consultados por el municipio de Viena para la orientación de niños con dificultades.

Colaboró en la "Zeitschrift fur Psychoanalitische Pedagogie", publicación dirigida por W.Hoffer, y en 1927 ocupa el cargo de secretaria de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA).

La única antecesora de Anna en Viena, en la práctica del análisis infantil, fue Hermine von Hug-Helmuth, maestra jubilada que poseía un doctorado en filosofía. Pero en realidad su verdadera competidora habría de ser Melanie Klein. El simposio de Londres en 1927, patrocinado por Ernest Jones, es una fiel y clara exposición de las diferencias teóricas y técnicas que prevalecían entre ambas.

Freud fue un encarnado defensor de las posiciones adoptadas por Anna, y un detractor de las opiniones de Klein, quien en cambio sí recibío el apoyo de Abraham en primer lugar, y luego el de Jones.

Mientras Freud, en 1934, terminaba su primer borrador de "Moisés y la religión monoteísta", Anna iniciaba "El yo y los mecanismos de defensa", regalándole la primera edición a Freud al cumplir éste los 80 años en 1936.

Un año más tarde se inaugura en Viena la guardería Jackson, patrocinada por la americana Edith Jackson, analizada de Freud. Este proyecto, dirigido por Anna, estaba destinado a niños menores de dos años, con el objetivo de informarse acerca de las primeras etapas de la vida a través de la observación directa. Los niños debían pertenecer a familias indigentes.

Anna fue miembro del Consejo Ejecutivo de la IPA en la década de 1950, pero su mayor interés se manifestó en la década de 1960 en torno a la capacitación para el psicoanálisis infantil.

A partir de 1963, empezó a delegar la dirección de la Hampstead Clinic. Estaba preparando su vejez, siempre junto a Dorothy, con quien realizó numerosos viajes. Su principal preocupación se centraba en el futuro de la clínica, y si bien delegaba funciones, nunca lo hacía totalmente.

En 1971 se realiza el Congreso Internacional en Viena, donde se inaugura el museo en el viejo departamento de Bergasse 19. Anna ya tenía 75 años, y mantenía la esperanza de que en esa oportunidad la IPA aprobara y reconociera oficialmente la formación de los psicoanalistas de niños en la Hampstead Clinic. Pero Leo Rangell, entonces presidente, deseaba un congreso en paz y mocionó para que tal debate se pospusiera para el próximo congreso, y para que la Hampstead Clinic fuera aceptada como grupo de estudio.

La Sociedad Británica de Psicoanálisis temía que la clínica de Anna se convirtiera en una sociedad paralela. Anna presentó entonces su renuncia a la IPA y a Rangell, quien le ofreció el cargo de presidenta honoraria. A partir de 1976, Anna delegó la dirección de la clínica.

En 1975 su salud se vio afectada, sin poder llegarse a un diagnóstico preciso. Fue tratada por una anemia, y requirió internaciones periódicas. Durante este tiempo se dedicó a la refutación y desacreditación de teóricos posfreudianos y biógrafos no autorizados, con la ayuda de K. Eissler. También recibió los doctorados honorarios que le confirieron las universidades de Viena, Columbia, Harvard y Franckfort.

Muerte

Alice Colonna, una ex-analizada de Anna, y Manna Friedman fueron quienes la acompañaron durante sus últimos tiempos. En 1982 padeció un ataque cerebral que afectó su motricidad y habla, no así su lucidez mental. Un año antes, había asistido por última vez a un simposio de la clínica, presentando un trabajo sobre patogénesis.

A partir del ataque su estado físico era realmente penoso, y sólo podía ser paseada en silla de ruedas. Murió mientras dormía en la madrugada del 9 de octubre de 1982. Dejando su legado en los ocho volúmenes de The Writings of Anna Freud, 1966-1980 , donde quedaron recogidas todas sus ideas y sus inalienables compromisos con el psicoanálisis infantil.

Bases teóricas de Anna Freud.

Anna Freud aceptó la hipótesis de Melanie Klein de los mecanismos de proyección e introyección exclusivamente para las psicosis infantil. En cambio, escribe Anna Freud— "...choques entre apetencias instintivas opuestas de las series de amor—odio y libido—destrucción. Discuten la escuela de Melanie Klein y otros analistas (la autora entre éstos) si estos choques pueden o no llegar a producirse antes de que se haya establecido un yo central, con poder suficiente para integrar los procesos psíquicos..."

Anna Freud (1950) se adhiere a las hipótesis de Freud con los siguientes supuestos:

  1. La pulsión agresiva o destructiva que tiende a desconectar la vida, tiende a asimilar en una fusión a la pulsión sexual.
  2. La teoría de la angustia de 1926 en que el yo es un agente en el conflicto entre las demandas de las pulsiones y la adaptación a la realidad.
  3. La noción de defensa como técnica para evitar el conflicto.

Anna Freud fundó la Clínica de Hampstead, que incorporó las nociones de Hartmann de la esfera libre del conflicto del yo autónomo y la interpretación intrasistema del yo-eIlo-superyó. Asume que en lo inconsciente coexisten los pares antitéticos de actividad-pasividad, masculinidad-feminidad, amor-odio y entran en conflicto cuando emergen a la conciencia (A. Freud, 1964). Li posición teórica de la Escuela de Hampstead es enunciada también en la obra colectiva dirigida por Nagera (1969) .

La agresión es una función del yo. En la agresividad la cantidad de energía se encuentra al servicio del yo. Coexisten las dos tendencias pulsionales. Incluso el amor y odio, la agresión y la ternura se manifiestan como derivadas de pulsiones contradictorias. Cuando se fusionan las pulsiones sexuales y agresivas desaparece la tendencia destructiva y surge la sublimación. En la agresividad el monto de energía está al servicio del sujeto. El bebé la dirige contra su propio cuerpo, después contra los objetos animados o inanimados del mundo externo.

Fuentes