Saltar a: navegación, buscar

Aristarco

Aristarco
Información sobre la plantilla
Aristarco.jpg
Astrónomo de la Antigua Grecia.
NombreAristarco de Samos
Nacimientoaprox. 320 a.n.e.[1]
Samos, Bandera de Grecia Grecia
Fallecimiento220 a.n.e. o 250 a.n.e.[1]
NacionalidadGriega
OcupaciónGeómetra
Conocido porAristarco

Aristarco. Astrónomo de la Antigua Grecia, pitágorica, discípulo de Estratón. Las mediciones que llevó a cabo, por vía geométrica de las distancias de la Tierra al sol y a la Luna, así como los cálculos sobre el tamaño de dichos astros, le llevaron a la conclusión de que el sistema geocéntrico de Aristóteles no respondía a la realidad le movieron a crear un sistema eleocéntrico. En la Antigüedad el sistema de Aristarco de Samos no encontró buena acogida y permaneció olvidado hasta de los tiempos de Copérnico.[1]

Síntesis biográfica

Nació en Samos, Grecia - en el año 310 a.n.e. Fue discípulo de Estratón de Lampsacos jefe de la escuela peripatética fundada por Aristóteles. Años después Aristarco sucedería a Teofrasto como jefe de esta institución entre años 288 y 287 a.n.e.

Publicaciones

Arquímedes, en el Arenario - El contador de Arena - explica que Aristarco publicó un libro basado en ciertas hipótesis y en el que parece que el universo es mucho mayor de lo que se cría. Sus hipótesis son que las estrellas fijas y el Sol permanecen inmóviles, que la tierra gira alrededor del Sol siguiendo la circunferencia de un círculo con el Sol en medio de la órbita, y que la esfera de las estrellas fijas también con el Sol como centro, es tan grande que el circulo en el que supone que la tierra gira guarda la misma proporción a la distancia de las estrellas fijas que el centro de la esfera a su superficie.

Aristarco pudo asumir que el Sol era una estrella más de las que se observan en el cielo. Desafortunadamente solo una de las obras de Aristarco nos ha llegado a los tiempos modernos, "Sobre las magnitudes y las distancias del Sol y de la Luna", y aunque la mayoría de sus ideas se conocen a través de terceros, se puede decir que fue uno de los que se ha presentado más avanzado a su época.

Aportes

Fue un hábil geómetra pero es poco lo que se conoce de su vida. Sus hipótesis sobre el universo se han extraído a partir de las referencias hechas por otros autores después de su muerte. Ptolomeo en el Almagesto lo nombra como un concienzudo observador de los solsticios y equinoccios. Parece haber interpretado estas observaciones correctamente, atribuyendo estos fenómenos al movimiento de la Tierra alrededor del Sol. Dedujo por esto que era necesario que la órbita terrestre estuviera inclinada para explicar los cambios de estación.

Plutarco también hace referencia a Aristarco resumiendo su idea geocéntrica en que el cielo es inmóvil y la Tierra se mueve sobre una órbita inclinada rotando al mismo tiempo sobre su propio eje. En el mismo texto, Plutarco relata que Cleantes (alrededor de 260 a.n.e.) denunció a Aristarco por impío, basándose en que desplazó la Tierra del centro del universo.

Aristarco consideraba al Sol como una estrella y probablemente que las estrellas eran soles. De lo que se conoce de sus pensamientos sobre el cosmos se puede resumir que fue uno de los primeros en promulgar la teoría Heliocéntrica.

Comenzó a medir la distancia y comparar los tamaños relativos en la cosmología utilizando la trigonometría. Explicó los movimientos de rotación y traslación terrestres. Dedujo que la orbita de la tierra se encuentra inclinada. Amplio el tamaño del universo conocido - aunque con un gran margen de error ya que calculó que el Sol era 19 veces mas grande que la Luna y se encontraba 19 veces mas lejos, actualmente se sabe que es 400 veces mas grande y esta 400 veces mas lejos.

Es probable que de no ser por ausencia de sus escritos y por los ataques que se empezaron a sentir por grupos guiados por las creencias y la fe religiosa, la historia de la cosmología hubiera sido diferente y que Aristarco "El geómetra" tuviera el reconocimiento que se merece.

Muerte

Murió en el 220 a.n.e.

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, p. 23.

Fuentes