Batalla de Bardia

Batalla de Bardia
Información sobre la plantilla
Batalla de bardia.jpg
Fecha:3 de enero al 5 de enero de 1941
Lugar:Bardia (África Oriental Italiana)
Descripción:
La Batalla de Bardia tomó lugar entre el 3 y el 5 de enero de 1941 como parte de la Operación Compass y constituyó la primera gran operación militar de la Segunda Guerra Mundial llevada a cabo en el desierto.
País(es) involucrado(s)
Bandera del Reino Unido Reino Unido, Bandera de Australia Australia, Bandera de Italia Italia
Líderes:
Iven Mackay, Annibale Bergonzoli


Batalla de Bardia. Fue una de las batallas que cobró vital importancia durante la Segunda Guerra Mundial. Se ejecutó por parte del Reino Unido y las fuerzas de Australia, en la localidad de Bardia, Libia. La batalla duró 2 días, comenzó el 3 de enero y se extendió hasta el 5 de enero, todo esto ocurrido en el año 1941. La victoria permitió a las fuerzas aliadas continuar su avance en Libia y capturar casi toda la Cirenaica.

Antecedentes

Había llegado el momento decisivo de Libia. En la madrugada del día 3 de enero los británicos daban comienzo a su ofensiva contra la plaza fortificada de Bardia. El Teniente General Annibale Bergonzoli, al mando del XXIII Cuerpo de Ejército, se enfrenta a los británicos con la intención de plantarles cara hasta las últimas consecuencias.

Aproximadamente 45.000 soldados se encontraban bajo las órdenes de Bergonzoli. La defensa de Bardia contaba con un perímetro de 29 kilómetros dotado con una trinchera antitanque continua, numerosas barreras de alambre de espino y una doble hilera de puntos fuertes, separados entre sí a unos 730 metros. Cada uno disponía de su propia trinchera antitanque, ocultada debajo de tablas delgadas y armada con uno o dos cañones antitanque y de dos a cuatro ametralladoras.

Las armas estaban emplazadas en pozos de tirador de cemento conectados mediante trincheras a un bunker subterráneo de cemento que ofrecía protección frente al fuego de artillería, aunque las trincheras carecían de puestos de tiro y los pozos no disponían de techo. Cada punto fuerte lo ocupaba un pelotón o una compañía. La hilera interior de puntos fuertes era similar, salvo que las posiciones carecían de trinchera antitanque.

Los italianos habían desplegado seis campos de minas principales, además las minas estaban puestas de manera aleatoria en frente de cada punto fuerte. Quizás el mayor defecto táctico de este sistema defensivo era que, si el enemigo lograba penetrar a través de las defensas, los puntos fuertes podían ser asaltados individualmente desde el frente o la retaguardia.

Los británicos, por su parte, dejaron el peso del ataque a los 16.000 hombres de su 6ª División de Infantería Australiana, reforzados por ciertos contingentes de artillería y tanques. El resto de las unidades británicas se limitaron a mantener el asedio de la plaza de Bardia, sin intervenir en el asalto a menos que resultara absolutamente necesario.

Combate

El asalto australiano comenzó temprano, tomando posiciones las compañías de vanguardia a las 4:16. El bombardeo de artillería preparatorio se desató a las 5:30. La 2ª Compañía del Primer Batallón australiano fue sometida al fuego de la artillería y de los morteros italianos. Los pelotones en cabeza avanzaron acompañados por zapadores armados con torpedos [[Bangalore y tubos de casi cuatro metros cargados de amonal. Un proyectil italiano explotó entre ellos matando a cuatro soldados e hiriendo a nueve. Entonces, los australianos deslizaron los tubos explosivos por debajo del alambre de espino a intervalos de 55 metros. Se produjo mucha confusión porque los zapadores, que debían avisar de la correcta colocación de los torpedos a los equipos detonadores con un silbido, no fueron escuchados bajo la intensidad del bombardeo italiano. Finalmente, un equipo detonador accionó sus cargas y el resto fue a la zaga.

Una vez abiertas las brechas en las barreras de alambre, la infantería australiana se deslizó a través de las aberturas y se apresuró a derrumbar los extremos de las trincheras antitanque con picos y palas. Fueron avanzando entonces hacia una serie de puntos fuertes retenidos por dos batallones italianos. Los Puestos 49 y 47 fueron capturados con rapidez, así como el Puesto 46 situado en la segunda línea. En media hora había caído también el Puesto 48 y otra compañía australiana se hizo con los Puestos 45 y 44. Otras dos compañías de infantería australiana avanzaron más allá de estas posiciones hacia una pared baja de piedra bajo un nutrido fuego de artillería. Los italianos combatieron desde detrás del murete de piedra hasta que los australianos se encontraron en su interior, atacando con granadas de mano y bayonetas. Así cayeron prisioneros 400 italianos.

Los británicos optaron por explotar esta ruptura y lanzarse hacia delante, conscientes de quedarse quietos en cualquier lugar durante un periodo de tiempo largo les convertiría en presa fácil para las concentraciones de artillería italiana. Las tropas australianas hicieron grandes progresos, tendiendo seis puentes para tanques a través de las barreras de alambre, de las trincheras y de los campos de minas.

A las 7:50 de la mañana, el 3º Batallón del 2º Regimiento de infantería australiana, acompañado por vehículos blindados, había avanzado. Un grupo de defensores italianos atrincherados les plantó cara, pero finalmente fueron desalojados con granadas de mano y para las 9:20 todas las compañías australianas habían alcanzado sus objetivos y establecido contacto con el 1º Batallón de su regimiento. Sin embargo, los vehículos blindados de apoyo se encontraron con problemas y perdieron dos unidades. Media docena de tanques italianos M13/40 contraatacaron con éxito, logrando liberar a 500 prisioneros italianos. Entonces se produjo un encarnizado combate entre los tanques italianos y los antitanques británicos, que finalmente lograron rechazar a los M13/40 a cambio de dos piezas. Para el mediodía, los australianos habían reunido a 6.000 prisioneros italianos cerca del Puesto 45.

Resultado de la batalla

El 6º Batallón del 2º Regimiento de Infantería australiana, que había recibido la orden de llevar a cabo un ataque simulado contra la esquina sudoeste del perímetro, defendida por dos batallones italianos, efectuó un lamentable ejemplo de insubordinación que quedó registrado en la historia militar cuando su oficial al mando, un tal Teniente Coronel A. H. L. Godfrey, ordenó, a pesar de la claridad de las órdenes recibidas, atacar con todas las consecuencias y contra toda lógica militar y sentido común. Aunque mal planeado y ejecutado, el ataque consiguió capturar el Puesto 7 y parte del 9, pero el Puesto 11 se resistió tenazmente.

Al finalizar el día quedó claro que el perímetro italiano fue forzado por las tropas británicas y que el intento italiano de detener el asalto australiano en las defensas exteriores fracasó.

Algunos jefes militares participantes

  • Por los Australianos:
  • Por lo Italianos:

Fuentes