Saltar a: navegación, buscar

Batalla de San Jacinto

Batalla de San Jacinto
Información sobre la plantilla
Batalla de san jacinto.jpeg
Fecha:21 de abril de 1836
Lugar:Boca del río San Jacinto, Texas, Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México
Descripción:
Acción combativa entre tropas aztecas y secesionistas norteamericanos
Consecuencias:
Derrota total de los mexicanos, la mayor parte de los cuales fueron asesinados o hechos prisioneros
País(es) involucrado(s)
Bandera de los Estados Unidos Mexicanos México, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Líderes:
General Sam Houston y general Antonio López Santa Anna
Batalla de San Jacinto. También conocida como La siesta de San Jacinto. Acción combativa librada el 21 de abril de 1836 entre tropas aztecas y secesionistas norteamericanos asentados en el territorio mexicano de Texas.

Antecedentes

La batalla de San Jacinto tuvo lugar cuando las tropas comandadas por el presidente y general Antonio López de Santa Ana, acampadas cerca de la boca del río San Jacinto seguidas de cerca por la milicia tejana, se reponían descuidadamente de su victoria del Fuerte El Álamo el 6 de marzo de 1836.

La batalla

En esas circunstancias, el 21 de abril de 1836 fueron atacadas sorpresivamente, al grito de ¡Recordad el Álamo!, por unos 800 aventureros yanquis bajo el mando del general Sam Houston.

Los mexicanos fueron tomados por sorpresa, y a pesar de reagruparse en pocos minutos, se retiraron en desorden.

El combate duró menos de media hora y culminó con la derrota total de los mexicanos, la mayor parte de los cuales fueron asesinados o hechos prisioneros.

Detención de Antonio López Santa Anna

Santa Anna tuvo que escapar disfrazado, pero al ser reconocido y capturado, fue llevado a un campo en el que los soldados mexicanos se sorprendieron al reconocer a su comandante preso, actitud que comprobó el mismo Houston.

Consecuencias

Durante el tiempo que duró la batalla, 630 mexicanos fueron asesinados, 208 heridos y 713 capturados mientras que sólo hubo 9 bajas del ejército texano.

Frente a las amenazas de fusilamiento, Santa Anna aceptó firmar los Tratados de Velasco, que establecían el reconocimiento del gobierno mexicano sobre la separación de Texas, que nueve años después se sumaría a los Estados Unidos.

Además, fue trasladado a Washington, en donde garantizó al presidente Andrew Jackson que no intentaría recuperar Texas.

Véase también

Fuente