Saltar a: navegación, buscar

Cáncer canino

Cáncer canino
Información sobre la plantilla
Perroscancer.jpg
El cáncer es un crecimiento no controlado de células anormales sobre o dentro del cuerpo.

Cáncer canino.Los perros, al igual que los humanos y otros animales, son susceptibles a padecer cáncer. El cáncer es un conjunto de enfermedades causadas por la proliferación descontrolada de células. Este crecimiento celular descontrolado produce exceso de tejido que se conoce como tumor o neoplasia.

El cáncer es un crecimiento no controlado de células anormales sobre o dentro del cuerpo. Puede ser benigno o maligno. Puede ser localizado o puede invadir tejido adyacente o diseminarse a lo largo del cuerpo. Es común en las mascotas y la incidencia aumenta con la edad. Es la causa de casi la mitad de las muertes de animales que tienen más de 10 años de edad.

Los tumores malignos tienen la capacidad de dispersar las células enfermas a otras partes del cuerpo, y son los tumores cancerosos. Por su parte, los tumores benignos no son cancerosos porque no dispersan las células enfermas a otras partes del cuerpo. Sin embargo, puede ser necesario extirparlos quirúrgicamente cuando obstaculizan las funciones normales del cuerpo.

Diagnóstico

Podemos diagnosticar el cáncer por medio de radiografías, pruebas de sangre, ultrasonografia, el examen físico y la historia médica. Sin embargo, en la mayoría de los casos requerirán de una biopsia la confirmación de la presencia de cáncer y para saber el grado de severidad, de benigno a un agresivamente maligno.

Desafortunadamente, la causa de la mayoría de los tipos de cáncer no es conocida y por lo tanto, la prevención es difícil. La detección temprana y el tratamiento son las mejores maneras para tratar el cáncer en animales.

Las pruebas de sangre, las radiografías, el examen veterinario de rutina y la ultra sonografía pueden proporcionar evidencia circunstancial de cáncer. Sin embargo, el diagnóstico confiable suele requerir de una biopsia.

Síntomas

  • Inflamaciones anormales que persisten en el tiempo o continúan creciendo
  • Úlceras que no sanan
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Hemorragias frecuentes
  • Olor a putrefacción en alguna zona del cuerpo
  • Desgana y dificultad para realizar ejercicio físico
  • Rigidez en alguna zona del cuerpo (esto puede producir cojera, por ejemplo)
  • Dificultad para tragar, respirar, orinar o defecar

Prevención

La prevención del cáncer es difícil, ya que sus causas suelen ser desconocidas. Sin embargo, el buen cuidado del perro y el chequeo veterinario de rutina ayudan a mantener el estado general de salud de la mascota.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer en perros debe ser recomendado y seguido por un médico veterinario. Este tratamiento puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Dado que estos tratamientos suelen ser específicos y complicados, puede ser necesaria la participación de un médico veterinario especializado en oncología.

Tipos de cáncer

Los cánceres más comunes en perros son:

Piel

Los tumores de la piel son muy comunes en los perros viejos, pero mucho menos comunes en gatos. La mayoría de los tumores de piel en gatos son malignos, pero en perros estos frecuentemente son benignos. Su Médico Veterinario debería examinar todos los tumores de piel en el perro o en el gato para determinar si son malignos.

Mama

El 50% de todos los tumores mamarios en perros y en un número mayor al 85% en gatos son considerados malignos. La castración de su mascota hembra entre los 6 y los 12 meses de edad reducirá mucho el riesgo de cáncer mamario. La cirugía es el tratamiento de elección para este tipo de cáncer. Es recomendable continuar con un tratamiento post-operatorio.

Cabeza y Cuello

El cáncer de boca es común en perros y menos común en gatos. Los signos a observar son: una masa en las encías, hemorragia, olor, o la dificultad al comer. Debido a que muchas inflamaciones son malignas, el tratamiento inicial agresivo es esencial. El cáncer puede desarrollarse también adentro de la nariz de tanto en gatos como en perros. Hemorragia por la nariz, dificultad de respiración, o la hinchazón facial son los síntomas que pueden indicar cáncer y debería ser verificado por su Médico Veterinario.

Linfoma

Linfoma es una forma común de cáncer en perros y gatos. Es caracterizado por el crecimiento de uno o varios ganglios linfáticos en el cuerpo. El virus contagioso de leucemia felina puede ser la causa de linfoma en algunos gatos. La quimioterapia es frecuentemente efectiva para controlar este tipo de cáncer.

Los Testículos

Tumores testiculares son comunes en perros, especialmente en esos casos donde existe retención testicular. La mayoría de estos cánceres son evitables con la castración y, curable con la cirugía si es realizada al inicio del proceso de la enfermedad.

Los Tumores Abdominales

Los tumores adentro del abdomen son comunes pero es difícil hacer un diagnóstico temprano. Pérdida de peso o crecimiento del abdomen son los signos de estos tumores.

El Hueso

Los tumores del hueso son la mayoría frecuentemente vistos en las razas de perros grandes pero raramente en los gatos. Los huesos de las patas, cerca de las articulaciones, son los sitios más comunes. El dolor persistente, cojera y la inflamación en el área afectada son los síntomas comunes de la enfermedad.

Muchos de los síntomas mencionados anteriormente también son vistos en condiciones no cancerosas pero aun así estos requieren una atención inmediata por el Médico Veterinario para determinar la causa. El cáncer es frecuentemente tratable si existe un diagnóstico temprano que ayudará a su Médico Veterinario a proporcionar el mejor cuidado posible.

¿Que es la Neoplasia?

Es el crecimiento anormal e incontrolado de células o tejido en el cuerpo. El crecimiento anormal es conocido como neoplasma o tumor. Puede ser benigno o maligno. Los neoplasmas benignos no crecen de manera agresiva, no invaden los tejidos corporales que los rodean ni se diseminan por todo el cuerpo.

Los neoplasmas malignos tienden a crecer rápidamente, invaden los tejidos que los rodean y se diseminan a otras partes del cuerpo (metástasis). A menudo, las palabras “tumor” o “masa” son utilizadas para describir la hinchazón existente u otro tipo de apariencia física de un neoplasma. Con frecuencia, la palabra “cáncer” se confunde con neoplasia, pero solamente los neoplasmas malignos son verdaderamente cáncer. La neoplasia es común en mascotas y la incidencia incrementa con la edad. Casi la mitad de las muertes de las mascotas mayores de 10 años son por cáncer.

Diagnóstico de la Neoplasia

El diagnostico de la neoplasia es con base en el historial médico y al examen físico de la mascota. Otros exámenes adicionales, como radiografías (rayos-x), pruebas de sangre y ultrasonidos pueden ser necesarios para confirmar la neoplasia. Por lo general, se necesita llevar a cabo una biopsia, la cual consiste en tomar una muestra de tejido del neoplasma para ser examinado bajo un microscopio. Esto ayudará a confirmar el diagnóstico y a determinar si el neoplasma es benigno o maligno. También pueden ser necesarias biopsias adicionales de otros tejidos, como de los ganglios linfáticos, para determinar la magnitud de la diseminación del neoplasma maligno (cáncer).

Desafortunadamente, la causa de la mayoría de las muertes por neoplasia aún se desconoce y, por lo tanto, la prevención es difícil. Una detección y un tratamiento tempranos son la mejor forma de manejar la neoplasia en mascotas

Signos de la Neoplasia

Los 10 signos comunes de neoplasia en animales pequeños

  • Hinchazones anormales que persisten o siguen creciendo.
  • Úlceras que no sanan.
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida de apetito.
  • Hemorragia o secreción por cualquier abertura corporal.
  • Rigidez o cojera persistentes.
  • Dificultad para comer o tragar.
  • Titubeos al hacer ejercicio o pérdida de vitalidad.
  • Olor fétido.
  • Dificultad para respirar, orinar o defecar.

¿Cómo se Trata el Cáncer?

Cada tipo de cáncer requiere un cuidado individual y puede necesitar una combinación de terapias de tratamiento tal como, cirugía, quimioterapia, radiación, criocirugía (congelamiento), hipertermia (calentamiento) o inmunoterapia. Una vez que usted tiene un diagnóstico, su Médico Veterinario recomendará la mejor opción de tratamiento(s), para su mascota. En algunos casos, su Médico Veterinario lo puede referir a la atención de un Médico Veterinario especializado en oncología (especialista en cáncer) dependiendo del procedimiento recomendado para su tratamiento.

El éxito de estas terapias depende en gran parte del tipo y extensión del cáncer, así como también la agresividad de la terapia. Algunos cánceres pueden curarse, y a casi todos los pacientes se les puede ayudar de una manera u otra.

Detección

La salud general de su mascota también es muy importante. El veterinario puede recomendar cambios en la dieta u otras alternativas para ayudar a que su mascota responda mejor al tratamiento. Una vez que tenga un diagnóstico, el veterinario discutirá sobre la mejor opción de tratamiento para su mascota, y los riesgos y efectos secundarios asociados con cada opción.

El manejo del dolor es parte importante del tratamiento. En algunos casos, el veterinario puede referirlo a un oncólogo certificado (especialista en cáncer) y/o a una clínica especializada, dependiendo del curso recomendado del tratamiento.

Los factores más importantes para determinar el éxito del tratamiento son la detección temprana del neoplasma y el tipo de éste. Algunos tipos de neoplasia pueden ser curados, pero otros solamente pueden ser tratados para disminuir su propagación, prolongar el alivio y la vida de su mascota el mayor tiempo posible.

La eutanasia es considerada cuando una mascota tiene neoplasia (especialmente en algunos tipos de cáncer). Antes de tomar una decisión, ya sea para el tratamiento o la eutanasia, discuta las opciones con el veterinario con el fin de poder hacer la mejor elección para su mascota y su familia.

Hoy en día, los animales tienen más posibilidades que antes de ser tratados de manera exitosa contra la neoplasia y el cáncer. Los nuevos métodos de diagnóstico pueden ayudar a detectar la neoplasia de manera temprana e incrementar las posibilidades de su mascota. Están desarrollándose nuevos métodos de tratamiento para tener mayores posibilidades de éxito con menores riesgos de efectos secundarios.

Fuente