Saltar a: navegación, buscar

Camaleón

Camaleón
Información sobre la plantilla
Camacama 1.jpeg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Sauropsida
Orden:Squamata
Familia:Chamaeleonidae

Camaleón. Nombre de casi 80 especies de lagartijas de tamaño pequeño a mediano que conforman la familia Chamaeleontidae, se localizan principalmente en África y Madagascar. Los camaleones americanos (Anolis) pertenecen a una familia diferente de lagartija, las Iguanidae.

Chamaeleo chamaeleon es la especie más común y es un ejemplo representativo del grupo. Su cuerpo está aplanado de lado a lado, tiene una cola larga y prensil, tanto las extremidades anteriores como las posteriores tienen dos dedos, opuestos con respecto a los otros tres. Los pies y la cola hacen al camaleón bien adaptado para su habitat arbóreo. Los ojos son grandes y se mueven independientes uno de otro en todas las direcciones. La lengua también es prensil, protráctil por una distancia equivalente a la longitud del animal mismo, y es un órgano muy eficiente para la captura de insectos. La cabeza es triangular de perfil y presenta una cresta afilada. Los camaleones son notables por su habilidad para cambiar de color. Al parecer el cambio de color se relaciona con la temperatura ambiental y con otros estímulos externos.

Origen

La familia comprende dos géneros, con 90 especies.Chamaeleo es el más amplia, puesto que incluye unas 70 especies. Las 20 restantes (camaleón de cola corta) en distintos géneros, pero por lo general, se consideran pertenecientes a Brookesia. En África tropical y en Madagascar se encuentra la mayor parte de las especies. Aunque la variedad de éstas disminuye hacia el sur, también se dan en la provincia de El Cabo (África del Sur).

El camaleón común, Chamaeleo chamaeleon, es el representante más septentrional de la familia y se halla difundido por África del Norte, sur de España y de Portugal, Malta, Creta, norte de la península arábiga y la India y Ceilán. La mayor parte de los camaleones son lagartos de tamaño medio, con una longitud de 15 a 30 cm, pero también los hay diminutos, de apenas unos centímetros (por ejemplo, especies del género Brookesia) y también gigantes, como algunos del género Chamaeleo, que según testimonios, en ciertos ejemplares de Madagascar y África , alcanzan los 80 cm.

Descripción

El cuerpo del camaleón suele ser muy comprimido lateralmente. La cabeza suele ostentar una alta cresta, cuernos u otros apéndices. Los dientes son acrodontos, como los de los agámidos. varían grandemente en tamaño, desde los pequeños camaleones de la familia Brookesia, los cuales tienen como 10cm de largo hasta los grandes de 80 cm Calumna parsonii.

Camaleón verde
La especie más pequeña vive en la isla de Nosy-bé en Madagascar es Brookesia mínima y en su fase adulta difícilmente supera el centímetro y medio. Muchos de ellos tienen adornos en la cabeza o en la cara como protuberancias nasales e incluso cuernos como en el caso de Chamaeleo jacksonii o largas crestas en la parte superior de la cabeza como Chamaeleo calyptratus. Muchas especies presentan dimorfismo sexual y los machos suelen estar más adornados que sus pares femeninas.

Ojos

El globo ocular es muy grande y presenta un considerable relieve externo. Los párpados forman, a modo de cobertura, un orificio central que corresponde al iris. Los ojos pueden moverse independientemente el uno del otro, lo cual suele constituir motivo de especial sorpresa para el espectador humano.

Lengua

La lengua no es bífida, como en la mayor parte de los lagartos, sino que adopta la forma de una catapulta, muy gruesa en el extremo, y puede proyectarse con enorme rapidez a una distancia superior a la longitud de la cabeza y el tronco del animal juntos. Una vez atrapada y adherida la presa a la punta de la lengua, ésta desaparece con la misma rapidez en el interior de la boca. Dicho mecanismo amplía grandemente el campo de acción de captura de alimento.

El tamaño de la presa depende de las dimensiones del propio camaleón: los pequeños y medianos cazan principalmente insectos, los grandes capturan también otros lagartos, pequeños mamíferos y aves. El hueso lingual está bien desarrollado en todos ellos y desempeña un importante papel en el mecanismo de proyección de la lengua.

Camaleón en su hábitat

En la posición de reposo, ésta, muy musculada, se encuentra arrollada en torno al hueso. Antes de ser proyectada, los músculos circulares situados en su extremo posterior se contraen violentamente acumulándola lo más lejos posible del extremo agudo del hueso. Sin embargo, esta operación sólo es posible cuando los músculos longitudinales están relajados, momento en que pierden toda eficacia en su papel de oponentes de los circulares.

Como esta relajación se produce de manera súbita, la lengua se dispara fuera de la boca bajo los efectos de la presión resultante, algo así como si uno proyectase una semilla de naranja apretándola con las puntas de los dedos. Seguidamente, gracias a la elasticidad del tejido y a una nueva contracción de los músculos longitudinales, la lengua vuelve al punto de partida con la presa adherida a ella.

Extremidades

Las extremidades del camaleón, largas y delgadas, sostienen el cuerpo a cierta altura. Los dedos de cada pie se reúnen en dos grupos separados: dos exteriores y tres interiores en las extremidades anteriores, tres exteriores y dos interiores en las posteriores. Ello hace de los pies una especie de tenazas que permiten al animal aferrarse firmemente a las ramas. Por añadidura, las especies del género Chamaeleo cuentan con una cola prensil, capaz incluso de soportar por sí sola el peso del cuerpo.

Comportamiento

Son animales diurnos. Su periodo de mayor actividad es la mañana y el crepúsculo. Los camaleones no son cazadores activos. En vez de eso, prefieren sentarse, quedándose horas inmóviles, esperando que una presa pase por allí. Se alimentan básicamente de artrópodos y de pequeños vertebrados.

En cautividad, también comen frutas como papayas, plátanos, y hasta crías de roedores. Pero esa dieta sólo es válida para animales adultos: las crías son casi exclusivamente insectívoras. Los camaleones viven la mayor parte de sus vidas en solitario, y son bastante agresivos contra otros miembros de su misma especie. El hábito solitario sólo es abandonado en la época de apareamiento, cuando el macho desciende de los árboles en busca de hembras.

Camaleón cambiando de color

Temperamento

La capacidad del camaleón para cambiar de color es un proceso muy notorio y rápido en la mayor parte de los camaleones. Lo que no quiere decir que siempre puedan mimetizarse con lo que les rodea. Durante el día, la coloración corpórea de los arborícolas activos constituye una buena protección, por ejemplo el verde o el color corteza, según el medio.

Muy a menudo, sin embargo, la coloración y las manchas desempeñan un papel determinado en las disputas entre individuos de la misma especie. Algunas veces sólo reflejan un específico estado fisiológico. Un importante número de camaleones adquieren durante el sueño una coloración pálida, blancuzca, que , como un artefacto luminoso, permite descubrirlos fácilmente entre el oscuro ramaje donde durante el día su color les protegería perfectamente. Los machos, y a veces las hembras, dominan un territorio, que defienden celosamente contra otros individuos.

Pero sólo en raras ocasiones se produce verdadera lucha, aunque los cuernos y crestas de algunas especies constituirían probablemente unos muy efectivos elementos de combate. Cuando dos rivales se encuentran a la distancia de la vista, se amenazan mutuamente haciendo ostentación de sus brillantes colores e, inflando el cuerpo, lo exponen de costado al enemigo para que su aspecto sea más impresionante.

Unos característicos movimientos oscilatorios subrayan la actitud de desafío, y algunas veces su boca se abre de par en par para mostrar la coloración contrastante de la membrana mucosa. En libertad, esta guerra psicológica basta normalmente para que uno de los oponentes opte por retirarse. Sólo en las limitadas condiciones de la cautividad ocurren auténticas peleas, y las mordeduras pueden infligir graves heridas y, a veces, incluso matar al rival.

El macho derrotado deja constancia de su sumisión tiñéndose con los colores de una hembra o de un joven y se retira despacio. El victorioso le deja ir, sin la menor oposición: por el cambio de color es evidente que ha dejado de ofrecer interés como adversario.

Alimentación

Los camaleones tienen básicamente una alimentación insectívora, aunque algunas especies consumen esporádicamente materia vegetal. En la naturaleza, la dieta es muy variada, ya que los camaleones cazan cualquier presa que quepa en su boca y que llame su atención. Los camaleones detectan a sus presas por el movimiento y gracias a su agudeza visual. Cualquier leve movimiento es detectado por los ojos que constantemente "escanean" el entorno. La dieta de muchas especies incluye individuos de su propia especie de menor tamaño, otros saurios, insectos de cientos de especies diferentes, etc.

Este alimento tan variado, proporciona a los camaleones todos los nutrientes necesarios para un correcto crecimiento, desarrollo y reproducción. Aunque esto es así solo cuando el camaleón vive en un ambiente óptimo. Lo cierto es que la tasa de mortalidad de los camaleones en libertad es altísima, principalmente en las primeras semanas de vida, y solo un pequeño tanto por ciento de los huevos fecundados llegarán a ser camaleones adultos algún día.

Cuando se mantiene a camaleones en cautividad, se debe intentar ofrecerles dietas muy variadas. Presas vivas tales como grillos, gusanos de seda, langostas y saltamontes, cucarachas, larvas de zophobas, larvas de tenebrios, gusanos de cera, moscas de la fruta, del vinagre (utilizadas para camaleones enanos o para las crías en sus primeros días de vida).

Reproducción

Son ovíparos, una vez que la hembra está lista para colocar los huevos (3-6 semanas después de la fecundación), desciende hacia el suelo y comienza a excavar un hueco de 10 a 30 centímetros dependiendo la especie. Luego, entierra los huevos y deja el lugar. La cantidad de huevos depositados varía de especie en especie desde el Brookesia con 2 a 4 huevos hasta el Chamaeleo calyptratus ponen de 6 a 40 huevos.

Los huevos tardan en incubar de 4 a 12 meses con excepción de los de Calumma parsonii, en esta especie la incubación puede durar de 18 a 24 meses. Los camaleones suelen alcanzar la madurez sexual en menos de un año (dependiendo de la especie) y pueden vivir del orden de 4 ó 5 años, si bien algunas especies de gran tamaño como los Chamaeleo melleri y los Calumma parsonii pueden llegar hasta los 15 años.

Algunas especies de camaleones como Chamaeleo jacksonii y Chamaeleo fuelleborni son ovovivíparos y dan a luz crías vivas. El tiempo de gestación puede variar de 4 a 6 meses dependiendo la especie.

Amenazas

Debido a su extraño aspecto y a su interesante biología, los camaleones son atracción favorita en los terrarios. Pero las consecuencias de la cautividad no son muy alentadoras. Por lo general, y aún en el caso de que desde un principio acepten el alimento, mueren a los pocos meses.

Estas condiciones de vida y de crianza sólo son admitidas de modo ocasional por algún que otro ejemplar de determinadas especies. Una de las muchas razones de esta incompatibilidad reside en el estricto reparto de territorios, que hace imposible poner a un macho dentro del radio visual de otro de la misma especie. La mayor parte ponen huevos que la hembra deposita en hoyos excavados previsoramente por ella misma.

El conjunto de la operación encierra, para el camaleón arborícola, un gran peligro. Algunas especies, sobre todo en el clima subtropical de África meridional y en zonas de mayor altitud, se han convertido en vivíparas. Las crías, completamente desarrolladas, nacen dentro de la membrana del huevo; se liberan de ésta así que nacen y empiezan su vida independiente. No necesitan la guía de los padres para convertirse en expertos cazadores.

Véase también

Fuentes