Saltar a: navegación, buscar

Santa Capilla

(Redirigido desde «Capilla del Palacio Real de París»)
Santa Capilla
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Edificio)
Sainte Chapelle.jpeg
Una de las Obras cumbres del período radiante de la arquitectura gótica
Descripción
Tipo:Edificio
Estilo:Gótico
Localización:París, Bandera de Francia Francia]
Uso actual:Iglesia
Datos de su construcción
Inicio:1242

Santa Capilla (Sainte-Chapelle, en francés). También denominada Capilla real de la Île de la Cité, es un templo gótico situado en Île de la Cité, en el centro de la ciudad de París, [Francia]]. Está considerada una de las obras cumbre del período radiante de la arquitectura gótica. Fue construida para albergar las reliquias adquiridas por el Rey San Luis de Francia, por lo que ha sido considerada como un enorme relicario. Las paredes han sido remplazadas por ventanas que filtran la luz a través de las vidrieras policromadas.

Historia

La historia de la capilla comienza en 1241 cuando fueron llevadas hasta Francia, desde Siria y Constantinopla, la corona de espinas, parte de la cruz, el hierro de la lanza, la esponja y otras reliquias del martirio de Jesucristo, que habían sido adquiridas por el Rey Luis IX a Balduino II, último emperador latino de Constantinopla. Se inició probablemente en 1241 y fue consagrada en 1248.

Edificada por Pierre de Montreuil con un fin muy preciso: custodiar en su interior una de las reliquias más preciadas de la cristiandad, la corona de espinas de Jesucristo. Aunque presenta dos niveles, sólo la iglesia alta estaba directamente implicada en este cometido, y es en ella donde se lleva hasta sus máximas consecuencias la estructura diáfana. Todos sus elementos están subordinados a la función de relicario que debía ejercer la fábrica. De una sola nave, la zona presbiterial estaba presidida por la sagrada reliquia y a su alrededor se distribuían, como ahora, los vitrales y las figuras de los doce Apóstoles (en alto y apoyados contra los pilares que separan las ventanas) con los símbolos de la Pasión en sus manos. El espacio interior de esta construcción es uno de los que más subyuga de todo el gótico. Los vidrios de colores logran variar radicalmente el ambiente y es acusada la sensación de habitar dentro de un mundo transmutado.

Considerada una verdadera joya del arte gótico. Edificada en el corazón del Palacio de la Cité (Conciergerie), su historia se remonta al siglo XIII, cuando el rey Luis IX -futuro San Luis de Francia- mandó construir una capilla para guardar las reliquias de la Pasión de Cristo. En 1239, luego de dos años de negociaciones, Luis IX había comprado al emperador de Constantinopla la corona de espinas de Cristo por una suma considerable, y en 1241, un trozo de la Santa Cruz proveniente de Bizancio. Por ello es que decidió construir un lugar digno de conservar estos tesoros. Ningún documento dejó testimonio acerca del autor del proyecto de la capilla; en general se reconoce a Pierre de Montreuil, quien trabajó en Notre Dame y en la abadía de Saint Denis, como el hacedor de la obra. La Sainte Chapelle fue construida entre 1241 y 1248; un tiempo récord para la época.

Concebida como un relicario precioso, debía servir también como capilla real. Estaba compuesta, en realidad, de dos capillas superpuestas: La inferior estaba destinada a la gente común del palacio y la superior, a la familia real.

La capilla baja fue dedicada a la Virgen María y sirve de base a la capilla alta. Su altura relativamente baja -6,60 metros en su parte más elevada- y macizos pilares que soportan toda la estructura del edificio, dan la impresión al visitante de entrar a una cripta. El cielorraso está preciosamente adornado en colores oro y azul. Por medio de una escalera de caracol se accede a la capilla alta, concebida como un relicario monumental, delicadamente pintada y trabajada. Los muros fueron totalmente evitados, instalando en su lugar 670 m2 de enormes vitrales que representan escenas religiosas. La luz que penetra por estos vitrales, en los cuales los colores dominantes son el rojo y el azul, da a la capilla un aire de magnificencia. Es aquí donde se conservan las reliquias, en un imponente relicario de plata y cobre.

Sufrió las vicisitudes del tiempo y los vaivenes de la histoira. Fue afectada por dos incendios, en 1630 y 1776. Los vitrales de la capilla baja fueron destruidos luego de una crecida del Sena en 1690. Durante la Revolución, fue despojada de sus tesoros, algunas estatuas fueron desfiguradas, el mobiliario de la capilla alta desapareció y el relicario fue retirado para su fundición. La Corona de espinas fue salvada y enviada finalmente a Notre Dame. Perdiendo así su función original, en 1803 la Sainte Chapelle fue convertida en lugar de archivo. Recién en 1837 se propone un plan de restauración, que llevan adelante entre 1840 y 1868 Felix Duban, Jean Baptiste Lassus y Emile Boeswillwald, aconsejados por Viollet-le-Duc, el mismo que encarara la restauración de la catedral de Notre Dame. De los enormes vitrales de la capilla alta, dos tercios son los originales, y constituyen el conjunto más completo del arte del vitral del siglo XIII.

Descripción

Se trata de una capilla de pequeñas dimensiones, en un estilo de gran pureza, destinada a acoger la corona de espinas de Cristo. La edificación esta enclavada en el palacio de Justicia, antiguo palacio real, en la Isla de la Cité. Su origen se remonta al siglo XIII, cuando el emperador de Constantinopla vendió la reliquia para obtener dineros. Comprada por Luis IX, rey de Francia; se encargó la construcción de una capilla-relicario, que fue terminada en el año 1284. En el aspecto exterior nada aparenta grandiosidad. Se trata de una edificación de proporciones relativamente pequeñas, caracterizado por una estructura gótica con ventanales alargados, coronada por una aguja del siglo XIX. En el interior hay dos niveles. La capilla inferior en su origen es una dependencia reservada para servidores del antiguo Palacio Real, de la que formaba parte la capilla.

Desde esta dependencia de escasa altura se accede a la capilla alta por una pequeña escalera de caracol. La entrada en la capilla alta es deslumbrante. El visitante surge de la oscura escalera hacia una dependencia pequeña, de techos elevados y ventanales alargados, por cuyas coloristas vidrieras penetra una luz que otorga al recinto tonalidades irreales. Son las vidrieras más antiguas de la ciudad, buena parte de ellas del siglo XIII. En el centro del ábside está la tribuna con el relicario. Una puerta comunicaba esta dependencia con las dependencias reales, y una celosía permitía al monarca asistir a los oficios eclesiásticos, sin ser visto. El rosetón, las 15 vidrieras y las tallas de los apóstoles contribuyen a condensar el arte en escasos metros cuadrados. El efecto en el amante del arte es deslumbrante.

Construcción

Su construcción se debe a que Luis IX, rey de Francia conocido como San Luis por su intensa devoción religiosa, deseaba guardar en ella unas importantes reliquias conocidas como la Pasión de Cristo, que incluyen la corona de espinas de Jesús y un pedazo de la cruz donde murió. Como dato te cuento que la adquisición de la corona costó mucho más que la construcción de la monumental iglesia. San Luis deseaba un lugar digno para tales reliquias y otras que fue adquiriendo en los años posteriores que eran objetos importantes mencionados en los dos testamentos. La capilla se construyó entre 1241 y 1248. El tiempo de construcción es un récord para la época.

Arquitectura

El proyecto se debe, probablemente, a Pierre de Montreuil que la edificó en un corto período: de 1242 a 1248. Este edificio es una obra maestra del gótico temprano, al punto que algunos consideran que señala el apogeo de este arte. Concebida como un joyero destinado a contener reliquias debía servir, también, como capilla real construida dentro del mismo palacio, en la Isla de la Cité. Se superponen en ella dos capillas, la inferior para la gente común, y la superior para la corte del rey, como era costumbre en las construcciones de los palacios reales de la Edad Media. En principio, no se podía acceder a la capilla alta más que por medio de las galerías superiores del palacio ya que no se contempló la construcción de una escalera exterior.

Capilla baja

La capilla baja, dedicada a la Virgen, accesible para la gente común y al servicio de palacio soporta la capilla alta (o superior). El techo, sostenido por infinidad de columnas soporta el peso de todo el edificio; la capilla baja se construyó por su utilidad funcional y
Capilla interior1.JPG
arquitectónica ya que permitió aliviar al máximo la construcción de la capilla alta y soportar todo el peso de la misma. Esta parte tiene planta de salón con tres naves; la del centro más grande; de detallada decoración policromada. La superior tiene una nave de 20 m de altura. Sobre cada pilastra se levanta la estatua de un apóstol. La esbeltez de las cortas columnas hace que la bóveda parezca más ligera. Desde el punto de vista decorativo, se distinguen dos tipos de columnas en la Capilla Baja: las columnas azules decoradas con flores de lis, símbolo de la realeza francesa, y las columnas rojas decoradas con castillos de oro, símbolo de Castilla, por ser Luís IX hijo de Blanca de Castilla.

Capilla alta

Las paredes de la capilla alta fueron prácticamente suprimidas, reemplazándolas por altos ventanales que dejan pasar la luz. Las vidrieras representan escenas religiosas. Fueron diseñadas situando a los personajes reales según sus cargos, así las que representan al
Capilla interior grande.jpg
rey David o al Rey Salomón están situados cerca del rey. Las vidrieras constituyen un conjunto homogéneo; los colores dominantes son el azul, el rojo y el amarillo que dan, a la capilla, un colorido muy característico. Las ventanas de la nave, de 15,35 metros de alto, por 4,70 metros de ancho, están divididas por cuatro ojivas, encima de las cuales hay un rosetón de 6 lóbulos y 2 cuatrilóbulos (elemento en forma de trébol de cuatro hojas). Las ventanas del ábside de 13,45 metros de alto, por 2,10 de ancho, sólo tienen dos ojivas y 3 trilóbulos (elemento en forma de trébol).

Las escenas de las vidrieras representan:

La historia de las reliquias de la Pasión El rosetón (lado Sur), de 9 metros de diámetro, representa el Apocalipsis.

Curiosidades

En principio, un pequeño edificio anexo fue construido cerca del ábside. El nivel inferior servía de sacristía, mientras que, en la pieza situada al nivel de la capilla alta, se guardaban las reliquias. Este anexo desapareció en 1777 cuando se reconstruyó el palacio. La aguja es posterior. En total existen 15 vidrieras (casi todas del siglo XIII) separadas por 15 finas columnas que se elevan 15 metros, hasta un techo policromado, en azul, con estrellas doradas. La cantante islandesa Björk ofreció dos conciertos en la capilla alta el 23 y el 25 de agosto de 2001. La capilla del castillo de Vincennes guardó las reliquias mientras se construía la capilla de la Isla de la Cité. Una cueva estadounidense de Idaho (Santa Capilla Winery) lleva el mismo nombre que la capilla parisina. Tras un viaje a Francia, su fundador, decidió recrear, (en la medida de lo posible) las altas vidrieras de la capilla alta.

Fuentes