Saltar a: navegación, buscar

Carlos Felipe Fernández

Carlos Felipe Fernández
Información sobre la plantilla
Felipe (Mobile).jpg
Dramaturgo cubano
Nacimiento1914
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento1975
OcupaciónDramaturgo
Carlos Felipe Fernández.Uno de los principales renovadores de la dramaturgia cubana en el siglo XX.

Síntesis biográfica

Nació en La Habana en 1914.

Estudios

Aunque asistió a escuelas de nivel primario, debido a los escasos recursos familiares se forjó una educación superior de manera autodidacta. Así leyó a los clásicos españoles y estudió gramática, literatura, inglés, francés, música y armonía.

Desempeño laboral

A los once años escribió su primera pieza dramática sin haber ido nunca al teatro. A partir de los diecisiete, comenzó a trabajar en un café y más tarde, en la Aduana de La Habana. Esta experiencia de vida en los barrios portuarios de la capital le aportó elementos esenciales para las obras teatrales que comenzó a escribir en la década del treinta. Fue autor de una columna en La Gaceta del Pueblo y crítico teatral y cinematográfico en Siempre.

Trayectoria artística

En sus primeras piezas teatrales Carlos Felipe se propuso recrear algunas obras de los autores españoles del Siglo de Oro en el ambiente cubano. También de este primer período son La gaceta del pueblo (1926), donde se basó en el personaje de una chismosa; El faro, que se sustenta en un triángulo amoroso e introduce la innovación de un escenario simultáneo; así como El divertido viaje de Adelita Cossí, enviada en 1933 al concurso de la emisora radial La Hora Múltiple. Ninguna de estas obras tempranas se conserva. A partir de 1961 trabajó como asesor literario del Conjunto Dramático Nacional. Fue en ese mismo año en que se publicaron tres escenas de su obra más conocida, Réquiem por Yarini, la cual, a pesar de haber sido premiada, hasta entonces no se había publicado ni llevado a las tablas. En 1967 el grupo Jorge Ankermann presentó por primera vez una versión abreviada de su obra Tambores, en el Teatro Martí de La Habana. Fue asesor literario en el Departamento de Teatro y Danza del Consejo Nacional de Cultura. En 1980 el grupo Teatro Estudio, bajo la dirección de Vicente Revuelta, repuso El travieso Jimmy, la cual resultó luego seleccionada para ser llevada a las tablas en Sofía, Bulgaria. Felipe fue poco valorado entre sus contemporáneos, y en sentido general ha sido mal atendido por la crítica. Tres de sus obras, Esta noche en el bosque, Tambores y La bruja en el obenque, se publicaron por primera vez en una edición universitaria en los Estados Unidos, trece años después de la muerte de Felipe. Entre sus obras no publicadas aún se encuentra “El alfabeto o la bata de encajes”, de 1962, así como los textos cantables de la comedia musical De película, estrenada en 1963.

Muerte

Carlos Felipe falleció en 1975.

Obras

  • Réquiem por Yarini, ha sido recreada y adaptada en numerosas ocasiones por el cine o por el propio teatro. Ejemplo de ello son la tragedia musical La vida en rosa (1999), estrenada por Teatro Buendía, así como las películas Papeles secundarios (1989) y Los dioses rotos (2008).
  • Esta noche en el bosque, inicia un nuevo período de modernización para el teatro cubano, a partir de otras búsquedas expresivas y de un distanciamiento del realismo de la dramaturgia anterior. Esta obra, que será el germen del teatro de Felipe tanto por su intención experimental como por su propuesta temática, consta de tres actos: en los dos primeros desfila un conjunto de personajes en medio de limitaciones sociales y frustraciones individuales, y luego, en el tercer acto, cada uno por separado alcanzará su realización gracias a la inmersión en un mundo mágico que los alejará de la realidad. Los dos primeros actos, aparentemente desconectados entre sí, se ajustan a una concepción realista; mientras que el último, dividido a su vez en cinco cuadros breves, se acerca más al espíritu vanguardista por su carácter expresionista e imaginativo. Esta pieza, que hace referencias directas a la realidad político-social de los años treinta, ha sido asociada con algunos rasgos del teatro de Luigi Pirandello y Maurice Maeterlinck. Se trata de la única obra política de Felipe hasta Los compadres (1964).
  • Tambores, se inserta en el teatro popular o alhambresco, con hondas raíces en la tradición escénica en Cuba. Se trata de una obra con un prólogo y dos actos largos, que incluye tipos populares, música y ambiente de una casa de vecindad, y un carácter humorístico atípico en su producción posterior. Aquí se cuenta la vida de un joven dramaturgo que, para cambiar el rostro del teatro cubano, indaga en los ancestros culturales siguiendo el influjo del Alma del Tambor Africano. Sin embargo, esta búsqueda lo aleja de las raíces negras, y en cambio lo introduce en las huellas del pasado cultural indígena del continente americano. Como era propio de los sainetes, esta obra también se ubica en una casa de vecindad y en ella los personajes se encuentran ensayando una comparsa de carnaval. Sin embargo, Felipe logra escapar de los estereotipos que habían encasillado la representación de personajes populares como el negro y la mulata.
  • El chino, la obra que marca su etapa de madurez. El tema de esta pieza es el autorreconocimiento de una mujer a partir de la recuperación del pasado: ella intenta recobrar una breve relación amorosa de veinte años atrás, y lo consigue mediante el montaje escénico de sus recuerdos. De esta forma, Felipe incursiona en el recurso del teatro dentro del teatro, el cual marcó luego no sólo su propia dramaturgia, sino la de muchos de los renovadores de la escena a partir de período. Al coexistir los dos planos –el de la realidad y el de la representación, o el del presente y el pasado–, se yuxtaponen igualmente dos universos distintos: el ambiente burgués en el que ella vive, y el mundo marginal de los personajes recreados, puesto que su antiguo amante fue un marino que la condujo a una posada en los barrios bajos del puerto de La Habana. Considerada entre las diecisiete piezas cubanas más importantes del siglo XX, El Chino inaugura un estilo de representación que une los elementos del grotesco, del choteo, de la adivinación y la charada, y de la indagación psicológica. Esta obra ha sido comparada con Esta noche se improvisa la comedia, de Pirandello.
  • Capricho en rojo, es una pieza menor, cuyo tema se vincula nuevamente a lo sobrenatural. Aquí, un personaje regresa de la muerte para mostrarle a un joven lo que no pudo en vida: que la felicidad puede alcanzarse haciendo el bien a los demás. Con esta obra se vuelve a establecer el contraste entre la vida corrupta y derrochadora de la burguesía, y las condiciones de pobreza de los más desamparados. El telón de fondo es una fiesta carnavalesca de la alta sociedad, por lo que la puesta en escena exigía el desfile de muchos personajes disfrazados, el montaje de coreografías con ritmos variados y un sofisticado diseño de luces.
  • El travieso Jimmy, es una de sus obras más destacadas por la crítica. La acción de esta pieza transcurre en la Isla de Pinos, donde un anciano rememora su infancia y su adolescencia, para tratar de encontrar a su madre perdida y, con ella, la felicidad. Sin embargo, con los recuerdos llega también Jimmy, un extranjero travieso con rasgos de irrealidad que perturba el entorno y cambia la fortuna de todos los personajes. Se trata de una obra significativa por sus repercusiones simbólicas, y por sus condiciones de representación, favorecidas por el uso de la música y la danza, por los cambios de ambiente, y por la estructura temporal.

Dramaturgia

La dramaturgia de Carlos Felipe, de un profundo contenido social, se caracterizó por constantes como el acercamiento al mundo de los marginados, el influjo de lo sobrenatural, el autorreconocimiento y la búsqueda en el pasado para encontrar la felicidad o el sentido de la existencia. Todo ello, unido a un nuevo sentido de la experimentación escénica.

Premios

  • Con su pieza Esta noche en el bosque, Felipe obtuvo en 1939 el primer premio en un concurso nacional convocado por la Secretaría del Ministerio de Educación.
  • En 1943 ganó mención en un nuevo concurso del Ministerio de Educación, con su obra Tambores.
  • Obtuvo el primer lugar en los concursos de la Academia de Artes Dramáticas (ADAD) de 1947 y 1948 con El Chino y Capricho en rojo.
  • Ganó el concurso teatral convocado por la Secretaría de Educación, esta vez con El travieso Jimmy, la cual fue estrenada en 1951 por el Patronato de Teatro y contó también con funciones populares en el Anfiteatro de La Habana.

Fuentes