Saltar a: navegación, buscar

Coatlicue

Coatlicue
Información sobre la plantilla
Coatlicue.jpg
Religión o MitologíaMitología azteca

Coatlicue ("falda de serpientes", en náhuatl). Diosa terrestre, gobernante de la vida y de la muerte, madre del dios solar Huitzilopochtli. Los aztecas creían que Coatlicue había sido descubierta por magos envuelta en una nube. Gracias a ella, los humanos podían vivir y habitar la Tierra.

Iconografía

A pesar de su importancia, los aztecas no la representaban de forma muy agraciada. Se la representaba comúnmente con senos descubiertos y colgantes y garras por manos y pies. Portaba una falda conformada por serpientes trenzadas y un collar de corazones humanos del que colgaba un cráneo. Su cabeza era a veces en forma de calavera o de dos serpientes encontradas.

Mitología

En un mito, una gran pelota de plumas flotando por el cielo descendió hasta los pies de Coatlicue mientras esta barría su hogar cierto día. Ella la recogió y se la guardó en su bolsillo. Al hacerlo quedó embarazada. Avergonzados y horrorizados por el hecho de que su madre quedara preñada en condición tan misterios, los 400 hijos de la diosa, dirigidos por Coyolxauhqui, se prepararon para atacarla. Pero antes de lograr su macabro objetivo, Huitzilopochtli salió de su vientre como un adulto y los asesinó a todos. En otra versión de la historia, Coyolxauhqui es leal a su madre, pero Huitzilopochtli no repara en ello y la asesina junto a sus demás hermanos. El dios solar, tras asesinarlos, los envía a todos al cielo, convirtiéndose en estrellas y Coyolxauhqui en la Luna.

En otro mito, el gobernante azteca Moctezuma I envió a un grupo de sacerdotes a visitar la mítica tierra de Aztlán, donde se encontraron con Coatlicue. Ella les dijo que como la gente se había vuelto tan glotona y olvidadiza de su propia cultura, pronto serían conquistados y su imperio sería completamente destruído. Les dió simples sandalias y mantas a todos los sacerdotes en la esperanza de que les recordara los orígenes modestos de la cultura azteca e inspirar a su hijo Huitzilopochtli, quien había guiado al pueblo lejos de Aztlán, volviera a conducirlos de vuelta.

Culto

Coatlicue era una diosa dual, dadora de vida y a la vez cruel. Los mexicanos continúan honrándola como un símbolo de la fuerza femenina y de cómo los humanos se hallan bajo la influencia de sus subconcientes. Para los aztecas, Coatlicue y su familia representaban el universo: ella era la Tierra, Huitzilopochtli el Sol, Coyolxauhqui la Luna, y sus 400 hijos las estrellas. Estos celebraban a la diosa ctónica dos veces al año, en la primavera con el fin de curar las enfermedades y en el otoño para asegurar buena caza.

Fuentes

  • Bingham, Ann. South and Meso-American Mythology A to Z. New York : Facts On File Inc., 2004.