Mariquita (insecto)

(Redirigido desde «Coccinellidae»)
Mariquita
Información sobre la plantilla
Mariquitaa.jpg
Insectos pequeños, con un tamaño que va de 1 a 10 milímetros.
Clasificación Científica
Nombre científicoCoccinella septempunctata
Reino:Animalia
Filo:Arthropoda
Clase:Insecta
Orden:Coleoptera
Familia:Coccinellidae

Mariquita. Coccinellidae. Familia de insectos coleópteros de la superfamilia Cucujoidea con un tamaño que va de 1 a 10 milímetros. Se encuentran por todo el mundo, con más de 4.500 especies descritas.

Otros nombres

Su nombre común varía según la especie y el país; los más habituales son:

Descripción

Los coccinélidos, llamados en el argot popular cotorritas, son entomófagos o insectos benéficos que se conocen comúnmente como depredadores de chinches harinosas, áfidos, guaguas y ácaros que plagan gran cantidad de cultivos económicos, plantas ornamentales, flores y hortalizas, entre otras. Estos depredadores pertenecen a la clase Insecta y al orden Coleoptera.
Mariquita roja
Mariquita anaranjada
Mariquita amarilla

Son muy utilizados en cultivos protegidos o en invernaderos por su gran actividad depredadora, ya que llegan a eliminar hasta 800 insectos plagas, que afectan a los cultivos agrícolas. La mayoría son polífagos y se caracterizan porque tanto la fase larval como los adultos, son voraces depredadores de insectos de cuerpo blando. Son fácilmente reconocidos por sus vivos y brillantes colores, como rojo, negro, anaranjado, que en algunos casos poseen manchas o lunares, lo que caracteriza y distingue una especie de otra. Con un tamaño que va de 1 a 10 milímetros. De forma redondeada u oval, brillantes, suelen ser de vivos colores, con manchas negras sobre un fondo naranja, amarillo o rojo, en forma de puntos o rayas (no es un caparazón sino gruesas alas transformadas, llamadas élitros, que protegen las alas funcionales para el vuelo, el segundo par). Algunas especies son peludas. Su cabeza, antenas y patas son negros. Las extremidades cortas. Dado que son útiles, coloridos e inofensivos para los humanos, son insectos vistos tradicionalmente con simpatía e incluso se les considera en algunos lugares signo de buena suerte, y que el matarlas se toma como un presagio de mala suerte.

Reproducción

Ponen los huevos de color amarillo uno por uno o colocados en grupos o ristras sobre las hojas. Después de una semana, de los huevos salen las larvas que tienen seis patas, y gran movilidad. Suelen ser espinosas o verrugosas, de color negro con minúsculas manchas blancas y anaranjadas, aunque hay una gran variedad en los colores según la especie. Estas larvas mudan tres veces antes de convertirse en pupas. Las pupas se adhieren a las hojas, tallos o rocas, y son de un color anaranjado y negro. Y pueden confundirse con excrementos de aves. De éstas emerge un adulto de color amarillo sin tener aún definidos los colores característicos del adulto; pero los mismos aparecen en unas pocas horas.

Alimentación

Se alimentan de pulgones o plantas oleaginosas, no de fresnos, aunque pueden sobrevivir un par de días si se las alimenta con agua de miel o polen, viven cerca de 1 año.

Cría rústica de coccinélidos

Dimensiones de la jaula

Cria INISAV.jpgMedidas jaula.jpg
El tamaño de las jaulas puede variar, pero se recomiendan las de 1,76 metros (m) de largo por 0,43 m de ancho y 0,88 m de altura.

Materiales a utilizar para la construcción de las jaulas

Su estructura puede ser de madera, varillas de hierro u otras alternativas de las cuales dispongan los agricultores. Pueden forrarse con diferentes tipos de mallas, siempre y cuando el diámetro del orificio de las mismas sea lo más tupido posible, para evitar la salida de los artrópodos que se vayan a reproducir, o la entrada de algunos que no sean de interés. El techo puede ser de guano, nylon o ambos combinados, aunque debe tenerse en cuenta que el agua de lluvia no debe entrar a la misma para evitar la muerte de los insectos y la pudrición de las plantas. Las patas deben quedar separadas del suelo 50 ó 60 centímetros de altura para facilitar la manipulación diaria. Es conveniente suministrarle en la base grasa o petróleo para aislar a las hormigas u otros organismos no deseados.

Ubicación de la jaula

Las jaulas han de ubicarse en lugares frescos, preferiblemente debajo de árboles, arbustos o casas rústicas con techo de guano.

Procedimiento en la jaula

Para la reproducción de los áfidos o presas que han de servir de alimento a los coccinélidos durante su fase larval y adulta, se pueden utilizar diferentes plantas como frijol, habichuela, pepino, rábano, papa, maíz, croton y otros. Las plantas se pueden cultivar en diversos tipos de envases desechables o en bolsas de polietileno, y se sembrarán semanalmente para mantenerlas de manera escalonada, garantizando así la reproducción de los áfidos o presas. El proceso se inicia con la ubicación de ocho plantas infestadas con áfidos de cualquier especie, o esperar a que las plantas cultivadas tengan suficiente follaje para ser infestadas. La infestación provocada, se realizará colocando ramitas infestadas encima de las plantas sanas ubicadas en el primer cubículo. Cuando exista alta infestación en las plantas de la jaula, se trasladarán cuatro de ellas hacia la segunda división, donde se llevará a cabo la cría de las cotorritas provenientes del campo y se rellenará la primera división con nuevas plantas para sustituir a las que se extrajeron. Se debe mantener un chequeo diario de las plantas incluyendo el riego, la limpieza de cada cubículo y de la jaula en general. Ya establecida la cría de los áfidos, se puede iniciar la reproducción de los coccinélidos para lo cual se colectarán cinco o más individuos, y este número dependerá del objetivo de la cría, ya sea para comercializarlas o para el control de las áreas infestadas. La especie a reproducir, se colectará en áreas cultivables, en cualquiera de las formas de desarrollo, ya sean huevos, larvas, pupas o adultos. Durante la captura y el traslado de las cotorritas desde el campo, pueden utilizarse diversos envases siempre y cuando posibiliten la aireación de los insectos. Sobre las plantas infestadas ubicadas en la segunda división de la jaula, se colocarán las cotorritas capturadas. Pasados dos o tres días y una vez observadas las puestas de huevos, se trasladarán estas plantas del segundo al tercer cubículo para que en él se desarrollen las larvas. Se velará porque no vayan adultos hacia el otro cubículo, y nuevamente se trasladarán plantas infestadas de la primera división a la segunda, para continuar el ciclo. Durante el proceso productivo, después del tercer cambio, los adultos que queden en el segundo cubículo se liberarán. Es importante mantener plantas infestadas con áfidos en la tercera división para proporcionarles alimentos a las larvas que emerjan. Una vez que las larvas completen su ciclo, se obtendrán las pupas y posteriormente los adultos.

Liberación

La liberación de los coccinélidos o cotorritas, debe realizarse en horas tempranas de la mañana, es decir, entre 7:00 y 7:30 de la mañana o después de las 4:30 de la tarde. Pueden realizarse en cualquiera de las fases biológicas del insecto, sin embargo en el caso de las fases en que se adhieren a las hojas, es decir huevos y pupas, se deben extraer dichas hojas y colocarlas cerca de las colonias de la plaga que se quiere regular en el campo, de forma tal que no le incidan los rayos solares. Las larvas para la liberación deben tener 7 días de nacidas, con un tamaño aproximado de medio centímetro.

Transportación

Para la transportación al campo pueden utilizarse frascos, pero si se liberan larvas o adultos, es importante suministrarles alimento natural como hojas o tallos de plantas infestadas con áfidos.

Cantidades a liberar

  • Cuando se trata de plantas pequeñas y aisladas, con una infestación baja, se deben liberar uno o dos adultos o larvas por planta.
  • Cuando se trata de plantas pequeñas y aisladas, con infestación alta, se deben liberar cinco o más individuos por planta.
  • Cuando más del 50 % de las plantas se encuentren infestadas, se liberará un adulto o tres larvas por metro cuadrado.

Con el objetivo de llevar un control de la actividad que se realiza, el agricultor debe registrar en una libreta algunos datos de interés como son la fecha de liberación, la fase o estadio del insecto liberado, la cantidad, el cultivo y la plaga a controlar. La producción de medios biológicos, como los coccinélidos, propicia el control de los insectos plagas, lo que redunda en la disminución de pérdidas en los cultivos económicos y al mismo tiempo contribuye a la protección del medio por la sustitución de los productos químicos.

Algunas especies

Fuentes